P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 
Historia de Richi 2º

Capitulo1 º   Capitulo 2º   Capitulo3º  Capitulo4º

Richi para ésta Web-.  Que sea lo que sea (me repetía) nada puede ser tan malo. Aun seguía con mi mirada al suelo, examine con detalles cada baldosa del salón de clases. Siempre se oían gritos en mi división, éramos el peor curso de todos. Antes de entrar el vice-rector te hacia pasar por un examen de nivel. Analizaba tus notas de comportamiento y te enviaba al curso que le parecía mas adecuado para ti. Ojalá tuviera un espejo que pudiera reflejar mi mas profunda realidad en lugar de ocultarme bajo una fugaz imagen. Tenia los compañeros que me merecía tener. ¡Rayos! Yo no era tan malo. Una vez mas en la historia un pobre joven inocente es enviado a la hoguera por el prejuicio de unos pocos ignorantes. Alcé mi mirada al escritorio del profesor. El me saludo y dijo que me sentara para comenzar con la clase. Esta vez me dirigí a los 2 primeros bancos, ubicados en frente del escritorio del profe. Nadie se sentaba ahí... No, en mi curso. Me senté rápidamente sin ver a mi alrededor. Solo éramos yo, mi carpeta, mi lapicera y la aburrida clase de geografía de la primera hora.

Aun nadie decía nada sobre mi. Eso me ponía cada vez mas tenso y me dejaba pensar en nada mas. Me decía : Porque demonios no me tiran todo en cara de una vez. Que me jodan pero que POR FAVOR HAGAN ALGO.

Finalmente no pude resistirlo mas, volteé a ver hacia atrás. Y en el primer banco detrás mío estaba la amiga de mi ex. Me saludo y yo le respondí con una torpe sonrisa. Me hizo señas para que me acercara. Y me dijo que quería verme y hablar conmigo en el recreo.

Mi muerte ya tenia una hora; 2:15 PM. El timbre sonó y todo salieron como estampida del salón. Me saludaron de pasada, si Flash tuviera hijos...

Nosotros salimos a la ultimo y fuimos a la sala de árbol. Un salón que se usaba para ver videos entre todas las divisiones. O para que los chicos de primaria ensayaran sus obras. A los de secundaria no nos dejaban estar en ese sector del colegio, era solo para los mas chicos, era el lugar perfecto para morir con dignidad.

Entramos y lo primero que salio de mi fue "¿Ya te contó?".

- Si, ya me contó. Y no vamos a decir nada si haces unas cosas por nosotras primero.

-¿Que cosas?

-Lo que no se nos ocurra. ¿Quieres si o no? no te queda otra.

-También me puede cambiar de escuela.

-Pero ya todos te conocen.

-Uff, no se...

-Bueno tienes hasta la salida para contestarme.

-Bueno...chau

-Chau gila

Mi vida no podría ser peor, ella tenia razón ya todos me conocían. Aunque fuera a otra escuela tenia conocidos en todas los colegios de la zona. No tenia alternativa tenia que aceptar todo lo que ellas quisieran de mi.

A la salida me encontré con Laura y le di el ok de lejos, ya que estaba con sus amigas. De alguna forma lograba intimidarme ahora. No podía verle a la cara. Ya no podía acercármele.

Esta vez no camine por donde siempre. Tome un camino mas apartado. Uno mas tranquilo en donde no tendría que soportar la cruel presencia de la gente normal y su superioridad.

El día estaba horrible, sin contar lo mal que la estaba pasando. Era un cielo en gris oscuro. En la esquina había un grupo de pibes tomando cerveza y riéndose a carcajadas. Al pasar uno de ellos me pidió Fuego. Yo le dije que tenia. Sin contar que llevaba los ojos rojos y brillantes a punto de derramar su primera lagrima y un fuerte nudo en la garganta lastimándome por dentro. Mi voz no fue, como debía ser. Fue la señal para que bucearan en mi buscando la verdad que ellos conocían. ¿Era una mujer?.

Uno de ellos me tomo de la muñeca y me atrajo con brusquedad hacia el y su grupo. Casi caigo encima de ellos. Estaban sentados en una especie de semi circulo. Como una especie de ritual, en el centro sus adoradas Cervezas, las cajas de cigarrillos y aun costado bolsitas de cocaína. Ahora yo completaba aquel altar de sacrificios maravillosamente.

Trate de safarme de su mano pero me fui imposible. Me pidió que me quedara con ellos un rato. Unos minutos mas, me pasaban como si fuera un vaso. Ya había estado con la mitad de ellos cuando en la cuadra de enfrente veo pasa a Natalia una de las chicas de la división de al lado. Me quede viéndola por unos largos segundos para saber si me había visto y en la situación en la que estaba. Y cuando mis ojos iban a dejarla en soledad. Ella se dio vuelta a verme desde la vereda de enfrente.

Siguiente capitulo

Ilustración de Richi. Estos textos son una recreación de vivencias propias y de otras personas adaptadas por el autor

Comenta esta Bio ( indica en el titulo de que Bio estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2003