@@@@@@@@@@@@@@@@@@ ACCION @@@@@@@@@@@@@@@@@@


Por favor escribir a (a continuación encontrarán una carta modelo):

Eduardo Duhalde
Presidente
Balcarce 50 Piso 1 ,1064, Buenos Aires
Teléfono/fax: (54 11) 43 44 3600
Correo electrónico: presidencia@presidencia.net.ar 

Jorge Rubén Matzkin
Ministro del Interior
Balcarce 24, 1064, Buenos Aires, Argentina
Fax (5411) 4343 0880 ext 1639
Correo electrónico: secretariaprivada@mininterior.gov.ar 

Dr. Aníbal Ibarra
Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Correo electrónico: gcba@buenosaires.gov.ar 
(También se puede visitar www.buenosaires.gov.ar/carta_jefe.asp  y enviarle el mensaje directamente desde allí)

Dr. José Luis Mandalunis
Jefe de Fiscales Contravencionales
Combate de los Pozos 150, 1079
Teléfono/fax: (54 11) 4959-1400

Y por favor enviar copia a:

A.L.I.T.T. (Asociación de lucha por la identidad travesti Transexual)
Attn. Lohana Berkins
Defensa 920 Dto. D-
Correo electrónico :lohanaberkins@hotmail.com 
Correo electrónico: alittorg@hotmail.com 

FUTURO TRANSGENERICO
Attn. Marlene Wayar
Araoz 924 1° "6"
Correo electrónico: marlenewayar@yahoo.com.ar 


@@@@@@@@@@@@@@@@ CARTA MODELO @@@@@@@@@@@@@@@@

Estimado señor:

Le escribimos para expresarle nuestra profunda preocupación por la situación denunciada por la señora Marlene Wayar a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 28 de mayo de 2002.

El 26 de mayo de 2002, agentes de la policía no identificados que aparentemente pertenecían a la Comisaría 25 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dispararon balas de goma contra activistas travestis. Estas intentaban fotografiar a agentes que habían hostigado a una pareja en un automóvil estacionado frente al Hotel Gondolín (Araoz 924, Buenos Aires), donde viven las activistas. Moira Aquino recibió dos heridas de bala - una en la espalda y otra en la sien-, mientras que Sabrina Ocampo recibió el impacto de una bala cerca de la boca.

Monitorear de manera pacífica las acciones de la policía es un derecho civil. La participación pública es crucial para garantizar que el goce de los derechos humanos y la democracia no se verá en peligro por abusos de autoridad o por corrupción.

La venganza violenta por parte de la policía viola los derechos a la seguridad personal y a la libertad de expresión, reconocidos como tales en tratados de derechos humanos ratificados por Argentina (como el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana de Derechos Humanos y la Convención contra la Tortura). Esos tratados se consideran prevalentes por sobre las leyes nacionales y municipales, según el artículo 75.22 de la Constitución Nacional y el artículo 10 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

El artículo 34.1 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires también estipula que la conducta de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley debe regirse por el Código de Conducta de Naciones Unidas para tales funcionarios. El artículo 3 de ese Código afirma claramente que "Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podrán usar la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario y en la medida que lo requiera el desempeño de sus tareas".

La ciudad de Buenos Aires cuenta con un Código Contravencional progresista, que en principio establece controles frente al acoso policial al proporcionar toda una gama de alternativas al arresto en caso de contravenciones - desde el trabajo comunitario a las multas o la capacitación. Pero la realidad difiere del Código, y la policía aún no ha sido capacitada para actuar de acuerdo al espíritu de la ley que está obligada a hacer cumplir.

Lo exhortamos a investigar de inmediato el incidente ocurrido en el Hotel Gondolín y a castigar a quienes sean considerados responsables de haber atacado a las activistas travestis. También lo exhortamos a garantizar que los agentes de policía reciban una capacitación adecuadas en temas de derechos humanos y minorías.

Cordialmente,

(nombre, dirección y organización)


@@@@@@@@@@@@ ANTECEDENTES @@@@@@@@@@@

El 26 de mayo de 2002, a la 1.30 de la mañana, dos automóviles policiales ocupados por agentes a quienes no se ha identificado, aparentemente de la comisaría 25 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se acercaron a una travesti y a otro individuo que se encontraban dentro de un automóvil estacionado frente al Hotel Gondolín (Aráoz 924). Los agentes intentaron labrar un acta por contravención. Las dos personas que estaban en el automóvil comenzaron a discutir con los policías.

Desde hace mucho tiempo las contravenciones vienen siendo un factor que contribuye al hostigamiento y al abuso por parte de la policía en Argentina. Las contravenciones son faltas que no están incluidas en el Código Penal; incluyen actos como el descargar desperdicios en lugares públicos, la "conducta escandalosa" en público y "alterar la paz". En el pasado, los Códigos Contravencionales permitían a la policía arrestar a las personas sospechosas sin que fuera necesario imputarles una falta o fijarles una multa. Ahora, según la Constitución de la ciudad Autónoma de Buenos Aires (artículos 13.11 y 13.12), las infractoras o infractores no deben ser objeto de arresto sino que los policías deben notificarles que han cometido una contravención. Luego serán llamadas/os por un juez, quien puede aplicarles una multa o hacerles realizar trabajo comunitario o enviarlas/os a recibir algún curso formativo. Pero si hay evidencias de que la infractora o el infractor puede ser peligrosa/o para sí misma/o o para otras personas, la policía debe llevarla/o ante el juez o a un hospital, según el caso.

En el caso que estamos relatando, la discusión se hizo más intensa y las activistas travestis que viven en el Hotel Gondolín salieron de su vivienda. Una de ellas, Moira Aquino, llevó consigo una cámara de fotos con la que intentó documentar el incidente. Los policías pidieron ayuda y pronto hubo hasta 15 automóviles policiales en la cuadra. Los agentes vestían chalecos antibalas que impedían ver sus placas identificatorias. Pronto comenzaron a disparar balas de goma contra quienes observaban el procedimiento.

Dos balas golpearon a Moira Aquino, una en la espalda y otra en la sien; Sabrina Ocampo -que observaba los acontecimientos desde la terraza del hotel- recibió otra bala cerca de la boca. Moira Aquino se cayó luego de haber sido herida; su cámara se rompió, dañándose así las fotos que había tomado.

El tiroteo duró casi media hora. Se detuvo de repente cuando algunos vecinos salieron de sus hogares a mirar. Los agentes de policía, como ya se ha dicho, vestían chalecos antibala que ocultaban sus placas identificatorias.

Las heridas que sufrieron Moira Aquino y Sabrina Ocampo fueron certificadas por un médico legista el 30 de mayo de 2002. El mismo día, las activistas radicaron una denuncia ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. ALITT y Futuro Transgenérico tienen fotografías que muestran claramente las heridas.

El Hotel Gondolín es bien conocido por los agentes de policía, dado que durante años fue uno de los pocos hoteles de la ciudad que permitía a las travestis alojarse allí. Durante ese tiempo, las travestis pagaron cifras exorbitantes por habitaciones sin baño privado y sin las comodidades más elementales. En el año 2000, el dueño abandonó el edificio; tras una larga batalla judicial, un colectivo de travestis lideradas por Valeria Bravo logró que se les reconociera el derecho a quedarse en el hotel, pagando los impuestos y los gastos. Desde entonces, se han hecho mejoras en la propiedad y ahora el Hotel Gondolín es un lugar donde las travestis pueden vivir en paz y dignamente. Muchas activistas travestis que viven allí han luchado durante años contra la brutalidad policial, y han sido víctimas de abusos, trato inhumano y arrestos arbitrarios una y otra vez. El lugar ha servido también como punto de encuentro para la comunidad travesti en Buenos Aires, albergando desde talleres hasta conferencias de prensa para denunciar la violencia policial. Quienes allí residen dicen que en estos últimos dos años más de una vez han tenido que resistir a intentos policiales por irrumpir en el hotel sin autorización judicial.


@@@@@@@@@@@@@@@@@ MARCO LEGAL @@@@@@@@@@@@@@@@@

El derecho a la vida y a la seguridad personales lo protegen la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 3), el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (artículos 6 y 9) y la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículos 4 y 7).

El derecho a la libertad de expresión, que incluye la libertad de "buscar, recibir y difundir información" lo protegen la Declaración (artículo 19), el Pacto (artículo 19) y la Convención (artículo 13). El artículo 13.3 de esta última agrega que "No se puede restringir el derecho de expresión por Š el abuso de controles oficiales Š (sobre) enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones".

El derecho a no sufrir torturas o tratos crueles o inhumanos lo protegen la Declaración (artículo 5), el Pacto (artículo 7) y la Convención (artículo 5). La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes, define a la "tortura" como "todo acto por el cual se inflijan intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de Š castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya" (artículo 1.1.)

El Código de Conducta de Naciones Unidas para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley ( Resolución de la Asamblea General 34/169, Documento de Naciones Unidas A/34/46) se adoptó en 1979.

La "Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos" ("Declaración sobre los derechos humanos de los defensores de los derechos humanos", A.G. res. 53/144, Documento de Naciones Unidas A/RES/53/144-1999) afirma que: "El Estado garantizará la protección por las autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente, frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de los
derechos mencionados en la presente Declaración" (Artículo 12.2). Y agrega que "A este respecto, toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a una protección eficaz de las leyes nacionales al reaccionar u oponerse, por medios pacíficos, a actividades y actos, con inclusión de las omisiones, imputables a los Estados que causen violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como a actos de violencia perpetrados por grupos o particulares que afecten el disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales".(Artículo 12.3)

Argentina ratificó el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, así como la Convención contra la Tortura en 1986, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos en 1984. La Declaración Universal se considera parte del derecho internacional consuetudinario y de cumplimiento obligatorio para todos los Estados miembros de Naciones Unidas.


@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
@@@@@@@@ SOBRE IGLHRC @@@@@@@@

La misión de la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (según sus siglas en inglés IGLHRC) es la de observar, documentar y dar respuestas a las violaciones de los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, personas con VIH y SIDA, así como de las personas oprimidas debido a su identidad sexual o conducta sexual con personas en edad de decidir.

IGLHRC
1360 Mission Street, Suite 200
San Francisco, CA 94103
Estados Unidos
Teléfono: +1-415-255-8680
Fax: +1-415-255-8662
Dirección electrónica (general): iglhrc@iglhrc.org
Dirección electrónica (Latinoamérica y el Caribe): Alejandra Sardá (alejandra@iglhrc.org)
http://www.iglhrc.org

Carla Antonelli Page transexual seccion noticias