P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 

" Memorias del Espectáculo " Por Pierrot

 ILUSTRACIÓN DE ELOY DE LA IGLESIA CON DIBUJO Y DEDICATORIA DE ELOY 

 

Prohibida la reproducción total o parcial de ésta sección, material grafico o texto, sin autorización expresa del autor. © y mención de este Diario Digital. Así mismo este Medio no se hace responsable de las opiniones expresadas por los entrevistados o en la narrativa, y el hecho de publicar las mismas no significa que esté de acuerdo con ellas.

Capítulos anteriores: - -

CAPITULO 3º    

ELOY DE LA IGLESIA / VICENTE PARRA / JOSÉ LUÍS MANZANO 

El mes de Marzo del 2006 saltó la noticia: “ Fallece en Madrid el director de cine Eloy de la Iglesia. Su cuerpo podrá ser velado en el tanatorio de la M-30  de Madrid y será incinerado por la tarde en el crematorio del cementerio de La Almudena.”

Eloy Germán de la Iglesia (Zarauz, Guipúzcoa, 1 de Enero de 1944 ) dirigió en 2003 su última película “Los novios búlgaros”. Una historia de amor homosexual inspirada en la novela homónima de Eduardo Mendicutti. Este film rompía con un  paron cinematográfico de casi 16 años debido, en parte, a su adicción a las drogas, aunque dos años antes rodó para televisión “Caligula”, de Albert Camus. 

PIERROT ENTREVISTANDO A ELOY DE LA IGLESIA 

Era el otoño  de 1982. A Eloy me lo presentaron  en el Gay Club.  Vino con motivo de uno de los múltiples homenajes que allí presentaba. Resultó que éramos vecinos, así que quedé en pasar a por su casa para hacerle una entrevista. Ya en ella, frente al siempre agonizante manzanares, me encontré con un piso de soltero estudioso que, puestos a encontrarle algún atractivo, solo lo hallé  en José Luis Manzano; un lujo en decoración greco-romana que muy bien podría decorar la portada de “Nuestro virgen de los mártires” del Terenci Moix. Acudí a la entrevista con mi boy friend Just , - de la escuadra del Manzano – y nos embargo de inmediato una corriente de empatía, coleguismo  y tipi-tipi.   

Hoy, la entrevista que le hice( y que publiqué en la revista Lib nº 315  ) queda como un testimonio mas de su libertad a la hora de opinar sobre temas tan poco comerciales, - en aquel tiempo - como asumir la homosexualidad. A mi pregunta de si había tenido relaciones de esta singularidad  me contesto:  

-          Sí. Aunque no es un tema excesivamente importante la relación sexual de un individuo como para hablar demasiado de ello pero… yo… sí, claro, las he tenido y viendo una película mia es inequívoco. 

Mi siguiente pregunta a prescrito; ¿Cómo definirías la situación sexual actual? 

- Yo creo que a lo que se tiende, es a una mayor forma de libertad al sexo. Entonces, inevitablemente, lleva consigo que el sexo no esté limitado a un tipo de relaciones en una u otra dirección. 

- Está claro que el ser humano  es por naturaleza plurisexual, es decir  que puede perfectamente dar una respuesta sexual con una persona de distinto sexo o con una persona del   mismo sexo. Que son una especie de tabúes culturales e ideológicos los que limitan estos campos y en cuanto se vaya tendiendo a una libertad de sexo, en general, se irán rompiendo estos tabúes y estas limitaciones y yo creo que este es el futuro, que por mucho que las fuerzas conservadoras traten de  evitarlo, a lo que se tiende es a que la relación sexual entre los seres humanos sea totalmente abierta y sin  ninguna limitación, y si la  respuesta sexual se da entre dos personas del mismo sexo, se lleve sin ningún problema. 

ELOY Y JUST 

Naturalmente le hice preguntas relacionadas con su cine, gustos, etc., Te adjunto algunas de sus respuestas cual ramillete de crisantemos: 

-          Mi primera época era una época muy juvenil, muy apasionada, muy violenta. Era un cine rabioso. Era una época que reflejaba la situación  del país…era una época en que mis películas eran muy terroristas… como <La semana del asesino> o < Una gota de sangre para seguir amando>, con crímenes con grandes pasiones. Yo definí aquella época como <películas de amor y muerte>. Esta época duró hasta el año 75, aproximadamente, en que el país empezó a cambiar. 

-          Después vino el cine melodramático. Eran historias mas cotidianas, me convertí ya más en cronista cinematográfico que en el muchacho rabioso que había sido hasta entonces y fue el periodo en que hice mis películas que posiblemente sean mis grandes éxitos comerciales como < Placeres ocultos>, <El diputado>, <Navajeros>… 

-          Ahora estoy empezando a prever una nueva época, un tipo de  películas mas maduras, más tranquilas, menos panfletarias que las  anteriores. La última que es de alguna manera la iniciación de esta   nueva etapa se llama <Colegas>.    

-          Soy poco alcohólico. Sólo bebo cerveza, que me sienta fatal y me crea una barriga terrible. 

-          ¿Si soy feliz?. Yo no sé exactamente en qué consistiría esto de ser feliz. 

ELOY Y MANZANO 

JOSÉ LUÍS MANZANO ICONO GAY 

Con  Manzano no tuve una amistad que ahora me permita traerte intimidades. Coincidí algunas veces en el bar de la esquina donde él, que quedaría que ni pintando dándole a la maquina del millón, se entretenía jugando a las cartas, ( ¿ o era al dominó? ) con gente mayor y sintiéndose muy satisfecho de vivir un anonimato que pronto dejaría de serlo. Al éxito de sus interpretaciones en las películas de Eloy se sumaría los artículos que se hacían eco del mismo, de entre ellos saco a relucir uno; cuando la revista “Party” le dedicó la portada, - Septiembre de 1984 – llamándolo “chico passoliniano”. En la entrevista Manzano diría: 

-          Cuando me presente a las pruebas yo no había visto ninguna película de Eloy, pero luego las he visto todas en video y me encanta el tipo de cine que hace porque presenta a la perfección lo que es la sociedad actual sobre todo en lo referente a las capas mas humildes. Generalmente trabajo siempre con Eloy porque somos muy amigos y me conoce muy bien, lo que ayuda mucho en el trabajo, pero claro que estoy dispuesto a trabajar con otros directores.

-          Yo no sé porque son tan escandalosas las películas de Eloy, te aseguro que no lo pretendía en absoluto. Las historias que cuenta son absolutamente reales y la gente joven , en las grandes ciudades, fuma porros, se pincha, hace el amor con chicos y chicas y si no tienen otra salida se entregan a la delincuencia. Vivimos en una sociedad que se molesta mucho cuando se habla de drogas, pero es ella la que esta completamente drogada y la que mueve hábilmente los mecanismos para que se consuma. 

Si estas interesado,-  que deberías estarlo -, en la vida de José Luis Manzano te recomiendo que visites la Web.: www.bloodyplanet.com y, una vez allí, entres en los foros;  Cine Quinqui donde  encontraras, con detalle, como lo recuerdan sus admiradores, entre ellos El Choro, del que hago mías sus palabras: “ La verdad es que sí, Manzano era muy atractivo en todos los aspectos. Era un chico muy tímido, pero encantador y muy generoso. Incluso en los tiempos que tuvo sus problemas con las drogas no perdió su encanto. Fue uno de los primeros actores jóvenes en desnudarse íntegramente en pantalla. Y es un icono del mundo gay. Dios lo tenga en su gloria.” 

CARTEL DE “LA SEMANA DEL ASESINO” 

 

LA SEMANA DEL ASESINO     

De los actores que trabajaron con Eloy de la Iglesia uno de ellos me es grato recordar y guardo con especial cariño del tiempo que me ofreció su amistad: Vicente Parra.

Como introducción a las efemérides seleccionadas voy a utilizar de bisagra un texto que mi jovencísimo amigo Pedro J. López ha escrito para esta Web  sobre “La semana del asesino”  de Eloy de la Iglesia protagonizada por Vicente Parra en 1971 y que puedes leer a continuación. 

En un coloquio del programa "Versión Española" (tve2, presentado por Cayetana Guillén Cuervo), tras la emisión de "El Pico", José Manuel Cervino resumió mis pensamientos sobre el cine de Eloy de la Iglesia en una breve y concisa expresión: "Eloy es un cineasta que no tiene juicios negativos (ni positivos) de valor sobre el comportamiento de sus personajes. Se compadece de ellos y los muestra, y eso es poco habitual en los directores (y en los actores)". Sin dar rodeos a las cuestiones que muchos ya han resaltado del cine de Eloy (extraña poesía de lo escabroso, realismo, compromiso con mostrar la marginación y la injusticia social...), y centrándome en "La Semana del Asesino" en particular, tengo que decir que es de las películas para las que tengo más elogios, pues la descubrí hará cerca de dos años cuando la filmografía del director de "El Pico" y las películas recónditas de nuestro cine se me iban mostrando poco a poco.

Un director que -pese lo que pese a sus detractores- tiene un trasfondo en casi cada una de sus obras, digno de exaltar. Es ésta película una de las más famosas de su obra, pero por desgracia, no por sus muchas cualidades, sino por la famosa anécdota de la censura. A mí no me importan demasiado esos más de sesenta cortes en el metraje, porque, sí, le quitaron todos los adornos truculentos, las recreaciones en lo cruel y despiadado, pero dejaron intacta la base principal. En "La Semana del Asesino" Eloy hace un resumen de lo que sería más adelante su cine: el extrarradio, el desarrollo laboral, la diferencia de clases sociales, la homosexualidad, etc. Creó una criaturilla con la que expresar esa mala leche que poco a poco iría dejando de lado para hacer otro tipo de películas. En el guión (escrito por él mismo y por Antonio Fos, con la colaboración de Robert Oliver en los diálogos), el protagonista es Marcos (Vicente Parra), un hombre que se ve convertido en un psychokiller por una serie de circunstancias que desatan el monstruo que hay en su interior. Nos damos cuenta entonces de que el protagonista, del que Eloy de la Iglesia se compadece y se ocupa en mostrarnos su vida doméstica y laboral, sus complejidades interiores, sus dudas, y su insatisfacción con el mundo que le rodea, es el prototipo de marginado social que luego se ha visto muchas veces.

Sí, yo lo veo como otro excluido, solitario e introvertido personaje tan propio de Hitchcock (no lo estoy comparando con el joven Bates. Se me viene a la cabeza "Frenesí"), que luego ha sido tratado con más asiduidad en el cine español. Cuesta describir a personajes tan complejos, porque no es solo "Un tipo que de pronto se pone a matar", es el símbolo de la represión y de los bruscos cambios en las grandes ciudades españolas. Pero no creo que ese fuera el objetivo principal de Eloy, sabiendo que el resultado de la película no le gustó. La historia que él quería era la de un joven de unos 18 años, pues sería mucho más verosímil entonces el hecho de un tipo corriente convertido en un asesino y pareciendo el más ajeno a los hechos. Pues sí, sería más verosímil, pero la interpretación de Vicente Parra es impagable. Cada gesto, cada palabra, cada mirada, recrea a la perfección ese personaje lleno de dudas. La mala fortuna ve conveniente que un incidente con un taxista sea el detonante de un comportamiento sicótico que siempre ha estado dentro de él y que tarde o temprano tenía que acontecer para salir de su hermetismo. Que el final de Eloy fuese sustituido por otro que no había escrito ninguno de los guionistas (sí, fue obra de los censores, lo vieron más oportuno) si que me parece un asesinato.

Pero Eloy no sería el que fue sin su trasgresión en una época con tanta falta de libertad de expresión (que como dijo el propio director en el citado coloquio, no se limitaba a su profesión: era una falta de libertades que afectaba a todos los campos), y nos deleitó con algunas escenas que pasaron la censura, como la de Vicente Parra siendo interrogado por "los grises", con el rápido enfoque de la porra, la pistola, y los símbolos policiales (secuencia que me recordó a una posterior en "Navajeros", cuando José Luís Manzano es intimidado por dos policías secretos), que resume la turbación del protagonista con rapidísimos planos muy logrados. También está el aspecto del guión que trata la homosexualidad, mucho más que insinuada, que se representa en la amistad de Marcos y un vecino cercano que finalmente le devuelve algo de raciocinio (que a su vez, es el reflejo de los sueños rotos y las metas sin alcanzar en la vida de Marcos). En conjunto, una magistral muestra a favor de la libertad creativa y una digna aportación española al género de los asesinos en serie, llena de matices. 

ILUSTRACIÓN DE PIERROT CON DIBUJO Y AUTÓGRAFO DE VICENTE PARRA

VICENTE PARRA 

OBITUARIO / Marzo 1997 / El Mundo. 

“ Para mucha gente, Vicente Parra – que acaba de fallecer a los 66 años – era Alfonso XII. Escasas veces la criatura de ficción suplanta tan vampirescamente al personaje real. Una identificación casi parasitaria.  <¿Dónde vas, Alfonso XII ?>, la película que, bajo la dirección de Luis César  Armadori y en compañía de Paquita Rico, rodó Parra en 1958, supuso un fenómeno social y elevó a sus protagonistas a la categoría de ídolos populares. (…) El éxito de la película obligó, en 1960, el rodaje de una segunda parte que redondeó el triunfo de la primera. (…) Su consagración teatral llegaría en 1962, de la mano de Alfonso Paso, con <Rebelde>. (…) Su carrera lo llevó a Argentina, en donde vivió durante dos años. En 1971, otorgado por el Circulo de Escritores Cinematográficos, recibió el premio al mejor actor del año por la película < La semana del asesino >. Una cinta con problemas, mutilada un centenar de veces por la censura y, por esa razón, prestigiada en los círculos progresistas. “ 

De “La semana del asesino” y de Vicente Parra diría Eloy: 

-          “La semana del asesino” es una película que me desgastó mucho psíquica y físicamente; comencé por tener todo tipo de males, incluso hemorroides. Era la película en la que más me había implicado personalmente; se había creado un ambiente muy malo en el rodaje, porque todos decían que nunca pasaría censura, que arruinaría al productor, y esta psicosis llegó donde tenía que llegar y puso a la censura sobre aviso. Además, salvo (Eusebio) Poncela, los actores no entendían nada, no conocían este mundo, aunque incluso llevé a Vicente Parra a bares cutres de madrugada. Es curioso, porque Vicente, que procede de un medio rural humilde, podía entender a un Borbón, perteneciendo a un mundo que él tampoco conocía, pero no a un trabajador del matadero. “ 

Vicente Parra era también productor de “La semana del asesino” 

-          “Nunca puso ninguna pega para rodar lo que le pedía.

      El aspecto homosexual de la película era inseparable a la anécdota, del personaje que mira, y lo reivindica su propio protagonismo. En < El Techo de cristal>  había algunos apuntes de lesbianismo, y también puede encontrarse otros detalles en las películas anteriores, que ahora incluso me parece excesiva, sino que simplemente se presenta el tema sin tapujos. En este aspecto me ayudó mucho  Eusebio Poncela. Creo que él fue el primer actor con el que trabajé que era consciente de lo que estaba haciendo, algo que ni siquiera me había ocurrido con un actor al que me sentía muy ligado Juan Diego. Fue un actor consecuente.” 

 Parra no era el actor para “La semana…” 

-          (…) “Tenía mas sentido en la idea original, con un chaval muy joven, algo así como el Manzano de < Navajeros>.  (Vicente Parra) quería dejar de ser Alfonso XII y que le dieran el premio del Circulo de Escritores Cinematográficos. El papel no le iba nada, pero yo entendía que hacer la película era una especie de antojo y que rodarla como estaba previsto, con un actor mucho  más joven, como de  dieciocho años, era imposible. “  

VICENTE PARRA- DIBUJO-

1997/ 2007 

CIENTOS DE MUJERES SE RENDIAN A SUS PIES PERO ¿ A LOS PIES DE QUIEN SE RENDIA VICENTE PARRA ? 

Es la mágica pregunta de los tomateros de Tele 5 que en Febrero del 2007 le dedicaros un especial “weekend”  y desde allí   pudimos escuchar, atónitos, las declaraciones del escritor Fernando Gracia; que diría:

 “ la duquesa de Alba era una mujer que le interesaban mucho los hombres guapos, siempre tuvo  una predilección por los hombres guapos y Vicente tuvo muchos encuentros con ella…”

Carlos Ferrando que es un  archivo de datos apostilla;

Vicente Parra se convirtió en el galán amado por todas las damas con cabecera de cartel y la prensa, siguiendo la norma de no mirar al otro lado, “Le gustaba mas que un  torero, que ya es decir, en aquella época. Si se acostaron o no se acostaron es algo no me atrevería nunca a decir porque Vicente, además, nunca hablaba de estas cosas”.  

Vicente Parra se convirtió en el galán amado por todas las damas con cabecera de cartel y la prensa, siguiendo la norma de no coment lo emparentaba, según temporada, con Paquita Rico, Natalia Figueroa, Analia Gade, Carmen Sevilla o Sara Montiel. Mujeres. Pero el resultado fue mas bien no.  Y es que, para Parra, no había parrús nacido para él.  Prefirió morir soltero. Después pasaría la etapa bisexual. El amigo Hilario López Millán lo recuerda: 

-          Vicente era bisexual,  vivía otro amor, con un señor, con un hombre que se dedicaba al mundo del artisteo de la producción y de la dirección de cine. 

Su pareja y amante durante siete años, Wenceslao Ortega opinaría: 

-          A Vicente le conocí en un  bar de ambiente el me decía que me quería que estaba, muy, muy enamorado de mi. De hecho hasta cinco meses antes de morir él siempre me llamaba . Yo le abandone por los motivos del alcohol por las peleas…yo dormía en el suelo. Vicente le ponía los cuernos con  quien  tuviera dinero. 

El publicitado idilio de Vicente Parra con Sara Montiel  le trae a la memoria …  

-          Yo he oído a Sara, en su casa, decirle a su hija a su hija pequeñita; <Vete con el maricón de tu tío Vicente ya que conmigo no se ha querido acostar>. 

El actor José Luis Ardua puntualiza: 

-          Sara Montiel se enamoró de Vicente y Vicente un poco le dio cancha, pero luego no podía ser, porque no podía ser. Hubo una historia de cama, me lo contó Vicente, pero no podía ser…

Era un  mitómano, se creyó este personaje y toda su vida vivió para este personaje. Grabó un  disco que titulo “Yo que he sido rey”.

Todo era su vida de cara a la galería. Yo le conocí varias personas; un señor muy rico y bastante conocido entre las folklóricas, tuvo una relación con un cantante muy famoso que hoy en día esta casado… 

En los años 70 Vicente cae en la espiral de la depresión y busca en el alcohol consuelo que lo llevan a los 80 por el filo de la locura. Wenceslao Ortega lo vive: 

-          El era muy agresivo, incluso con  su madre, su madre venia de Valencia, se quedaba unos meses y el la insultaba muchísimo, a su Tata Isabel,  nos levantaba de la cama a todos llamándonos toda clase de insultos habidos y por haber.  

El 2  de Marzo de 1997, fallece a consecuencia de un cáncer de próstata. 

     - Vicente se queda solo y triste… y a Vicente creo que había muy poquita gente que lo quería…porque el prácticamente creo que no quería a nadie.

CARTEL “LA JAULA DE LAS LOCAS”

Pues yo sí le quería y desde que lo conocí, ( creo que ya lo escribí en alguna parte) de cliente en la sala Copacabana de Barcelona ( sería en los años 70 ) rodeado de mas expectación que los amanerados folklóricos ( que hacían un espectáculo de una cutrez que solo se explica por el encanto de lo prohibido y el onanismo impuesto). En el Copacabana se alternaba de forma aforada, imposible encontrar una silla los sábados y quedó en mi relamida memoria la imagen del  perfil de Parra mirando sonriente el espectáculo y el joven que se me apalanco delante ( o yo me pondría detrás de él, que también podría ser ) con el cual terminaría marchándome en busca de un lugar donde nos amparase la noche, sin conseguirlo.

En 1977 la revista “Lib”  anunciaba desde su portada : “El <New Crazy Horse Gay”> ha conquistado Madrid. Lo del “New Crazy…” era el nombre del espectáculo que presentaba la primera compañía ambulante de trans; “Incógnito”, de la que era el showman-presentador. Debutamos en la sala “Morroco”. En el 77  Madrid tenía espectáculos tan gays como el Music-Hall Top-Less ( que después sublimaría Dolly Van Doll con Belle Epoque en Valencia, donde ella vivía armarizada, y después Barcelona.: Ver “Memorias Trans” del mismo autor. (Nota de editor) . No dejaré para mas adelante decir que en la sala “Yulia” se presentaba el “Crazy Gay´s 2000”  con  Santa Coccinelle ( alguien , muy acertadamente, dijo que ha ido a hacer galas por el cielo, o algo así) en el personaje de “Caperucita roja” un espectáculo, - de José Luis Ardid -, que tenia  a un personaje con el que pasaría varios rendez- vous, don Juanito Días alias El Golosina. Pero  una de las efemérides mas inolvidables fue conocer a Vicente Parra que estaba trabajando en el Teatro Barcelo  interpretando al Jorge de “La Jaula de las locas”. ¡ Vicente Parra en La Jaula de las locas!. La obra, de Jean Poiret ( el apellido de monsieur pueden ser las letras de Pierrot peleándose) estaba adaptada por Alonso Millán y dirigida por Jaime Azpilicueta. Vicente estaba cómodo con su personaje que tenía por replica, ( lo escribo arrodillado) a Ramón Corroto en el personaje de Rene.

VICENTE PARRA “EL REY” 

Años después me encontraba con Vicente Parra en el “Gay Club” de Madrid  o en el “Barcelona de Noche” de la Ciudad Condal mientras su popularidad , mas que crecer,  se expandía. Sufrió el síndrome de Rock Hudson  sintiéndose  Montgomery Clift  y no terminó siendo  nuestro James Dean por prolongar excesivamente cruzar el umbral. En el camino demostró que no basta con hablar; hay que expresar, no basta con querer; hay que adorar, no basta con vivir; hay que vencer, y esto ninguno como él lo supo hacer. 

La ciudad natal de Vicente Parra, Oliva, (Valencia) pone a tu disposición una visita virtual al museo dedicado al actor: www.tourist_oliva.com/oliva_virtual/03/es_03_qt.html.

Capitulo siguiente…

Quienes vivieron aquella época y que de algún modo fueron visibles en espectáculos y personas que también tuvieron contacto con el autor, pueden ponerse en contacto y narrarle sus anécdotas.  

(Contacto: soypierrot@telefonica.net )

(Edición  “Memorias Trans”)

Comenta éste reporte ( indica en el titulo de que Bio estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2003