P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 

Asesino confeso de dos homosexuales en Vigo ya salió a la calle a pesar que homófoba sentencia fue anulada

Compartir Compartir en Facebook  Menea la noticia aquí Menea esta noticia

  SUSCRIBIRME A NOTICIAS DIARIO DIGITAL  

   

 

 

 

La FELGTB denuncia la insensibilidad e incapacidad de la Justicia en el homófobo “asesinato de Vigo”. Tras ser anulada la sentencia homófoba que condenó a Jacobo Piñeiro sólo por incendio, el asesino confeso de dos gays en 2006 ha sido excarcelado

Enviado al Diario Digital Transexual-. En 2006 Jacobo Piñeiro asestó 57 puñaladas a Isaac Pérez Triviño y a su pareja Julio Anderson en la casa que ambos compartían en Vigo. Su caso ha sido uno de los delitos homófobos más alarmantes y crueles acaecidos en España en los últimos años, y del que Jacobo Piñeiro después de confesar los asesinatos fue absuelto por un jurado claramente condicionado por su homofobia. A la insensibilidad de dicho jurado, cuya sentencia fue anulada, le ha seguido la incapacidad de la siempre lenta Justicia para mantenerlo en la cárcel. El 14 de julio se cumplieron 4 años de su ingreso en prisión preventiva y continúa a la espera de un nuevo juicio pero ya en la calle.

El presidente de la FELGTB, Antonio Poveda, el presidente de Milhomes A Coruña, José Carlos Alonso, y la vicepresidenta de Nos Mesmas, colectivo de Vigo y Pontevedra, Elizabeth Pérez, se reunieron el pasado 11 de junio con el Fiscal Jefe y el Presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra para mostrarles su preocupación ante una situación que iba a producirse de no actuarse con celeridad en el señalamiento de nuevo juicio y designación de nuevo jurado.

La preocupación de las entidades se ha materializado en la generación de una importante alarma social y sensación de impunidad ante la posibilidad cierta de que el imputado pueda evadir la acción de la justicia o cometer un nuevo crimen, como desgraciadamente ya ha ocurrido en otros casos.

“Quisimos llamar la atención de la Justicia pero no nos han escuchado: las medidas de seguridad impuestas son insuficientes para dar la justa respuesta a la dignidad de las víctimas y sus familiares, y la seguridad jurídica que la comunidad LGTB merece”, ha recordado Antonio Poveda, presidente de la FELGTB. “No podemos dejar que nos sobrepase la impotencia e indefensión ante un desproporcionado sentimiento de odio, la homofobia, que puede hacer a un hombre asestar 57 puñaladas a una pareja de otros dos hombres, robarles, quemar sus cuerpos, y que tras esta crueldad pueda salir en libertad en cuatro años”, ha afirmado.

La Federación quiere instar de nuevo a las autoridades competentes de la administración de Justicia de Galicia, además de al Ministro de Justicia y al Fiscal General del Estado, también gallegos, para que este asunto adquiera prioridad en sus agendas y tomen cartas en el asunto para no permitir que el asesinato de Isaac y Julio quede impune.

Desirée Chacón, Secretaria General de la FELGTB, ha destacado que “la Administración de Justicia y quienes la representan y ejercen, serán por su insensibilidad e incapacidad, los responsables si Piñeiro comete un nuevo asesinato o escapa a la acción de la Justicia. Exigimos que actúen con urgencia y rigor para no tener mañana que lamentarse o pedir perdón, un perdón que al igual que a los jóvenes gays asesinados y sus familiares ya no nos servirá de nada. Sólo queremos Justicia”.

'Si yo fuese Jacobo Piñeiro, me escaparía'

Resiste estoicamente la pesadilla en la que vive desde hace cuatro años y mantiene alta la cabeza. La viguesa Marta Pérez Triviño, madre de una de las víctimas del crimen de la calle Oporto, habla sin ambages porque tiene "derecho a decir lo que quiera, me lo ha dicho mi psiquiatra".

Mundo-. Jacobo Piñeiro, el asesino de su hijo y de su amigo, está en la calle a pesar de haber confesado los asesinatos de ambos. Un rosario de errores judiciales ha provocado que, después de cuatro años, el autor confeso de las 57 puñaladas que acabaron con la vida de Isaac Pérez y Julio Anderson en su piso de Vigo en el verano de 2006 pueda disfrutar de libertad.

En la residencia de los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres desde hace seis meses, Marta continúa firme y serena ante uno de los peores días a los que se ha enfrentado. "Estaba bien hasta que me enteré de que ya estaba en calle y me llevé un jarro de agua fría porque ya me quedé sin la esperanza de que le pongan una pulsera GPS, vigilancia o arresto domiciliario", afirma antes de jurar y perjurar que la fuga de Piñeiro es casi un hecho.

'Se va a intentar fugar'

"Son dos meses que tiene para marcharse y se va a intentar fugar, lo tengo clarísimo. Si yo fuera Jacobo Piñeiro, ante 60 años de cárcel que le pueden caer, me escaparía", señala en el patio del centro ubicado en la parroquia viguesa de Teis.

Su abogado, Tomás Santodomingo, tampoco alberga ningún tipo de duda sobre lo que ocurrirá. "Ahora no hay fronteras, no sólo Portugal, puede huir en un barco, es muy fácil escapar. Tendrá la tentación de huir todos los días, sobre todo teniendo en cuenta que estadísticamente es imposible que se vuelva repetir un error judicial de esa magnitud", explica el letrado.

Los intentos de la acusación particular por evitar la excarcelación no tuvieron éxito y la Audiencia Provincial de Pontevedra decretó su puesta en libertad. Tampoco hubo suerte con los intentos de la Fiscalía por colocarle una pulsera GPS para estar controlado.

Temor a represalias

Jacobo Piñeiro es libre y ahora también hay quien pasará miedo. "Hay gente en Cangas que lo apoya y también hubo personas que vinieron a testificar con nosotros y declararon detrás de un biombo, ahora temen las represalias, como también pienso yo que puede venir a por mí".

A pesar de la amenaza, Marta Pérez no se arruga y aprieta los dientes para explicar que le gustaría encontrárselo de frente para "agarrarlo por las orejas y preguntarle por qué tanto daño, qué consiguió él más que destrozar su vida, la de su familia y la de su hijo, por qué hizo semejante burrada, consciente, porque tuvo la sangre fría de estar horas con dos cuerpos destrozados, llenar una maleta con cosas de valor, ducharse, intentar quemar el piso e irse de marcha a Marín".

Tanto la mujer como el abogado tienen claro que ha fallado el sistema judicial desde el primer momento y que hay "dilaciones exageradas". "Y sigue fallando", añade la madre de Isaac para preguntarse por qué "una persona con un kilo de cocaína se pasa nueve años en la cárcel y a un señor que mató a dos personas con 57 puñaladas, sale en cuatro años".

Señala al Tribunal Supremo

Marta le echa la culpa al Tribunal Supremo y considera que "se lavó las manos y también aquí judicialmente no se dieron prisa, hubo días en que esperaba que habría tiempo para juzgarlo antes".

Conserva la fe y tiene "esperanzas de que sea juzgado y de que el tribunal no sea homófobo. Estaré en el juicio. Yo no me olvido de los niños, porque eran unas personas maravillosas".

Ya tiene la primera imagen de Jacobo Piñeiro en la calle. La lleva en la mano, doblada y se resiste a verla, pero saca sus propias conclusiones y cree que algo ya se ha conseguido.

'Con la cabeza alta'

"Míralo, se puso perilla, bigote y gorra hasta abajo, porque si tiene un poquito de conciencia, se le tiene que caer la cara de vergüenza de lo que ha hecho. Por eso se tapa, yo no, yo salgo a la calle con la cabeza muy alta, él agachado. Algo de vergüenza tiene, para mí eso ya es importante. El peor castigo es que lo reconozcan por la calle. Ir todos los días a firmar, que lo vean, que le saquen fotos..."

El próximo 16 de septiembre, el asesino de la calle Oporto volverá a sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial y entre el público tendrá de nuevo a la madre coraje gallega, esperando "que se haga Justicia".

Grupos homosexuales se movilizan tras la libertad del asesino de la calle Oporto

Diversos colectivos de gays y lesbianas de Galicia han mostrado su malestar por la salida de prisión de Jacobo P.R., el autor confeso del doble crimen de la calle Oporto de Vigo, quien ha quedado en libertad provisional al expirar este martes el plazo de cuatro años de prisión preventiva. Además, una de estas asociaciones, Colega Galicia, ha anunciado concentraciones en diversas ciudades gallegas.

En concreto, Colega Galicia celebrará a partir del día 14 de julio sus VI Encuentros Colegas para reivindicar la lucha contra la homofobia y, así, en Santiago hará una presentación de diversas iniciativas, así como de las movilizaciones que convocan. Un día después será la primera de las concentraciones, en la Alameda de Pontevedra sobre las 13.30 horas. En esta ciudad también se celebrará un minuto de silencio.

Al día siguiente el acto está previsto en el Ayuntamiento de Santiago a las 13.00 horas, donde habrá una concentración con un minuto de silencio y, además, se leerá una declaración. El punto de inflexión de estas movilizaciones será el sábado en la ciudad olívica, en la calle donde se perpetró el doble crimen, a las 12.00 horas.

Según ha explicado en declaraciones a Europa Press el presidente de Colega Galicia, Rafael Moral, el colectivo "no estará tranquilo hasta que se haga justicia". Asimismo, ha criticado que la "clase política se ha mojado bien poco en los crímenes de la calle Oporto" y, por ello, ha estimado de que debería de someterse a un "test de estrés" a los políticos.

"No es tolerable que nuestra clase política sólo salga a la calle cuando hablamos de economía o cajas de ahorros", ha apuntado, para añadir que, en el acto central del sábado en la calle Oporto, "Colega espera ver a diputados, concejales, alcaldes y cargos públicos en Vigo apoyando a la ciudadanía de forma visible y no encerrados en sus despachos alejados del pueblo".

Alarma entre los grupos homosexuales

Además, otros colectivos han condenado este martes la salida de prisión de Jacobo P.R.. El coordinador del grupo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales del PSdeG, Fito Ferreiro, ha indicado que la puesta en libertad provisional de esta persona -que deberá comparecer diariamente en el juzgado y sobre quien pesa una prohibición de abandonar el territorio nacional-, está causando "alarma entre las gentes homosexuales y transexuales que ven cómo los crímenes homófobos no son castigados".

"En una sociedad moderna en la que vivimos, los derechos de los ciudadanos deberían estar equiparados. Así, si alguien mata debe ir a la cárcel, sin importar a qué tipo de persona mate, si es hombre o mujer, si es negro o blanco, si es homosexual o heterosexual", ha afirmado.

Así, ha manifestado su esperanza de que, una vez que se celebre el nuevo juicio al que se tiene que someter Jacobo P.R. por el caso de los asesinatos -el primero fue anulado después de que un juzgado popular lo absolviese del doble crimen y condenase por incendio- "se dicte la sentencia que realmente se debió emitir hace dos años".

Por su parte, el colectivo Maribolheras Precárias considera que la puesta en libertad de esta persona "legitima" los asesinatos por homofobia y "abre la veda a la impunidad en la comisión de crímenes de odio", estimando que "la decisión judicial de poner en libertad a Jacobo P.R. supone asesinar de nuevo" a Julio Anderson Luciano e Isaac Pérez Triviño, los dos jóvenes muertos en la calle Oporto. 

Este Diario es un PERIÓDICO DIGITAL DE NOTICIAS, las cuales reproducimos -ya sean bien de agencias, comunicados de colectivos u otras fuentes- aparte de propias redacciones originales. La información que aquí se publica se realiza en aras de la libertad de expresión y del conocimiento. Independientemente de que se este de acuerdo con ellas o no, siempre prevalece el derecho a la información. En la Red desde el año 2.000.

                            Hemeroteca de noticias ordenadas por meses y años

 

   

C. A. 12-07-2010 Comenta esta noticia ( indica en el titulo de que noticia estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2010

Free counter and web stats