P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 

Condenadas las sádicas e inhumanas asesinas del hombre transexual de Madrid, Roberto, a 18 años de cárcel

Compartir Compartir en Facebook  Menea la noticia aquí Menea esta noticia

  SUSCRIBIRME A NOTICIAS DIARIO DIGITAL     

 

 

 

 

Los vecinos se apenaban: era una muerte anunciada, entre ellos hablaban cada mañana: “esta noche le han debido dar a base de bien”, “un día de estos se lo cargan”…y así ocurrió.  Ahora que ya sabemos la sentencia, solo sentimos consternación por tanta putrefacción humana en la mente de estas dos miserables.

Diario Digital Transexual/EP/Javier V*. Le asesinaron salvajemente, de la manera más cruel y cobarde posible, debilitándole, día a día, con reiteradas palizas; debilitándole, día a día, despojándole de su mundo, amigos y pertenencias; debilitándole, día a día, anulando su voluntad 

Roberto tenía 26 años, moreno, de ojos expresivos; silencioso en las reuniones, abierto con las personas. Fuerte, masculino, tímido, sencillo y tranquilo. 

Adoptado de pequeño. Algunos años antes había perdido a su madre y apenas unos meses antes a su padre, quedándose su tía como único apoyo familiar y viviendo solo en su piso de tres habitaciones del barrio de Fuencarral. Acudía cada día a su trabajo como conserje de una finca y algunos fines de semana, siempre acompañado por amigos, salía por Chueca. 

Roberto, cuando su trabajo se lo permitía, asistía a un grupo de transexualidad masculina participando junto con su novia. 

Tras conseguir su informe favorable comenzó ilusionado con la terapia de reemplazo hormonal.

Roberto el 1 de septiembre de 2007 apareció asesinado en su domicilio, completamente desnudo, sobre un colchón en el suelo, sin sabanas, sin almohada, lleno de orina y heces; su cuerpo, que apareció con claros síntomas de desnutrición, estaba repleto de cardenales en distintas fases, abierta su cara con heridas sin curar, su rostro desfigurado, y en su frente se adivinaban golpes, uno de ellos acabó con su vida. 

LA SENTENCIA

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 18 años y 9 meses de prisión a dos mujeres que humillaron, vejaron y maltrataron a un transexual al que mataron de una paliza después de que éste las hubiera acogido en su piso porque se encontraban en situación de infravivienda.  

La Sala considera probado que la víctima, Roberto G.O., quien se identificaba como hombre y se hacía llamar Roberto, era conocido de las dos condenadas, Dolores de los R.N. y su pareja Ainhoa N.B., quienes vivían en una chabola en las cercanías del parque sindical en Madrid.  

Dolores pidió a Roberto que acogiera a la pareja durante un tiempo en su piso, en el que convivieron los tres sólos desde enero de 2007, cuando la pareja de Roberto abandonó la vivienda.  

"Aunque durante estos primeros meses de enero y febrero del año 2006 la relación entre Dolores y Ainhoa era correcta, Roberto, que era además, quien con sus propios ingresos sufragaba todos los gastos de la casa, sin recibir absolutamente nada de ellas, no deseaba que continuaran viviendo en su domicilio porque las consideraba excesivamente violentas y agresivas", señala la Sala. 

Sin embargo, aunque Roberto les pidió que abandonaran la vivienda, las acusadas continuaron allí y comenzaron a presionarle, realizando todo una serie de "vejaciones" sin que la víctima misma pudiera resistirse llegando incluso a obligarle a firmar el 1 de mayo del 2007, en un cuaderno escolar propiedad de Ainhoa, que "por voluntad propia autorizaba a ambas a permanecer en su casa hasta que consiguiesen su vivienda propia". 

Una vez que se hicieron con el control de la situación, las procesadas cambiaron la cerradura del piso, quedándose ambas con las llaves y sin darle una copia a Roberto, se apoderaron de su teléfono móvil contestando todas las llamadas que recibía, no le permitieron salir nunca solo de la casa y mantuvieron cerradas las persianas de la habitación en la que dormía para evitar una posible comunicación con los vecinos de la misma planta. 

Tras una serie de coacciones que la Sala da por probadas, Dolores y Ainhoa comenzaron a golpear con frecuencia a Roberto, a imponerle castigos y humillaciones. "Toda esta situación produjo en Concepción (Roberto) una degradación física y psíquica que le mantenía prácticamente en un aislamiento absoluto. Perdió aproximadamente 40 kilos desde febrero del 2006 hasta el 1 de septiembre del 2007", recuerda la Sala. 

El juez da por hecho que la noche del 29 de agosto Dolores y Ainhoa pegaron a Roberto "con tal brutalidad" que falleció la madrugada del día 1 de septiembre del 2007 como consecuencia de los golpes que le propinaron en la cabeza.  

VEJACIONES Y TORTURAS

La autopsia realizada al cadáver determinó que se trata de una muerte de etiología violenta y que la causa fundamental ha sido una parada cardiorrespiratoria debido a un traumatismo creneoencefálico. En este sentido, varios testigos relataron que para castigar a Roberto la habían metido en la bañera hundiéndole la cabeza debajo del agua hasta que se puso azul.  

El desprecio con que las acusadas trataban a Roberto quedó acreditado por las manifestaciones de los vecinos, que relataron que oyeron peticiones de auxilio del transexual, así como el apoderamiento de todas las cosas de valor que había en el piso de su propiedad y el destrozo que efectuaron de muebles y otros objetos materiales que fueron recogidos por un pequeño camión que conducía una persona de etnia gitana.  

Durante el juicio Dolores admitió las lesiones de Roberto justificando que se las causaron unos cabezas rapadas en una discoteca y que en las relaciones sexuales a ésta le gustaba que "la dieran un poquito".  

No obstante, el juez deduce que cuando Dolores y Ainhoa golpearon brutalmente a la víctima no tenían el propósito inmediato de matarla, pero asumieron y aceptaron la previsible muerte. "Todos los datos que hemos incorporado en la valoración de las pruebas desarrolladas nos indican cómo las acusadas en los meses que transcurrieron desde aproximadamente febrero o marzo hasta agosto y especialmente durante los tres meses de verano doblegaron la voluntad de Roberto utilizando contra el todo tipo de maltrato y especialmente en lo que ahora nos referimos, golpes constantes en cuerpo, cabeza y cara", agregó. 

Además, que las acusadas a partir del mes de mayo aproximadamente no le dejaban salir sola de su domicilio y que cuando las dos acusadas salían juntas le dejaban encerrado, que la habían quitado el teléfono móvil y cuando aún lo tenía, eran ellas mismas quienes contestaban a sus llamadas, tanto en ese teléfono móvil como en el fijo, dando constantes excusas para que el mismo no pudiera ponerse al teléfono. Tampoco pudo recibir visitas.  

Asimismo, completaron este aislamiento físico arrancando los tiradores de las persianas de la habitación que ocupaba habitualmente Roberto para que siempre permanecieron bajadas y en modo alguno pudiera Roberto intentar algún tipo de comunicación con sus vecinos. 

Por otro lado, también relatan humillaciones para violentar la sexualidad de Roberto, con las que consistieron en obligarla a dejarse grabar mientras que era depilada del bello masculino, que el mismo había logrado incrementar como consecuencia del tratamiento hormonal que había seguido y que era obligado a vestir ropa femenina.  

"A la vez y delante de ella les dijeron a los vecinos con tono despectivo para justificar una indumentaria que jamás llevó que últimamente le gustaban los hombres. Se jactaron también las acusadas que si querían, podían prostituirla y obligarla a una boda de connivencia", agregó. 

"DILE QUE LA HAN PEGADO EN CALLE"  

Por otro lado, entre las pruebas documentales aparecen varios escritos en los que Roberto González autoriza la entrega de 1.200 euros a Dolores cuando cobre la herencia de su padre y que le cede su vivienda con concepto de deuda, y otro en el que dice "si te dice algo de la cara de Conchi, dile que la han pegado en la calle por bocazas". 

Por último, el fallo esgrime que en el mismo momento del levantamiento del cadáver de Roberto, la preocupación de las acusadas no era otra que la de saber si podían continuar utilizando su piso. 

Por todo ello, el tribunal condena a 15 años de prisión a Dolores y Ainhoa por asesinato con dolo eventual, un año de presión por un delito contra la integridad moral y por delito de coacciones; un año y nueve meses de prisión y una de un año de prisión por delito de extorsión.

LO QUE PASO EN EL JUICIO

Empezaron testificando las presuntas asesinas: 

Dolores de los R., es una mujer de apariencia muy masculina, alta, gruesa, lleva su cabeza rapada, el pantalón vaquero metido por las botas militares. De modales bruscos, inculta, de etnia gitana. Hasta llegar a la casa de Roberto vivía de la venta de chatarra. Confesó que fue su amiga hacia algún tiempo y haber compartido con él, incluso, su ropa, por eso, recuperar un pantalón fue la excusa perfecta para volver a contactar con quien sería –presuntamente- en solo unos meses, su víctima. Esa antigua amistad y la precaria situación en la que vivía, junto con Ainhoa, en una chabola fue lo que probablemente motivó a Roberto a recogerlas en su casa.  

Aseguró en su declaración que ambas se encargaban del cuidado de la salud de Roberto, de alimentarle, y de curar sus heridas cuando venía de recibir drogado palizas en la calle. Llegando incluso a decir que le apreciaba mucho. Sin embargo, uno de los últimos días que se les pudo ver juntos ésta amagaba un gesto de darle un puñetazo en la cara mientras decía “si es que dan ganas de darle en esa cara de gilipollas que tiene”. 

Ella declaraba que en la casa y en la vida de las tres todo eran risas y diversión. Que lo golpes que podrían oírse eran debidos a las discusiones entre Ainhoa y ella. 

Contó como en una ocasión se apostó con Roberto a ver quien daba antes un beso a un chico y que ella ganó, pudiendo así grabar a Roberto, completamente desnudo, mientras Ainhoa le depilaba el cuerpo, asegurando que él había participado divertido en dicha celebración. Demostró una ignorancia absoluta en identidad de género y orientación sexual intentando convencer a la sala de como Roberto al haberse encaprichado de un chico decidió salir con ellas a la calle vestido con un suéter rosa, una minifalda vaquera  y unos zapatos de tacón de cuña…. 

Igual que Ainoa, foto segunda superior izquierda, reconoció su firma en todos los documentos incriminatorios. En el primero de ellos firmaron que la pareja tenía derecho a vivir en casa de Roberto, en la 2ª, él se comprometía a pagarle a Dolores 1200 € del dinero obtenido en herencia por la muerte de su padre. Y en el 3º y último  Roberto hacia, finalmente,  la cesión “voluntaria” de su vivienda a ambas. 

Contaron que la intención de dichos documentos era “proteger a Roberto” porque se llevaba muy mal con su tía, y ésta quería quitarle todo. 

Según su testimonio, las heridas y moratones del rostro y cuerpo de Roberto fueron debidos, entre otros, porque se ensañaron con él un grupo de Skins en plena calle, de esta supuesta agresión no hay un solo testigo ni tampoco denuncia. En otra ocasión dijo haberse visto involucrado en una pelea a las puertas de la discoteca “Mito” en Chueca, en la que contó que incluso los porteros participaron echándole, sin embargo, las posteriores declaraciones del responsable, la RRPP y el portero del local dejaron en evidencia a la presunta homicida. Recordándole perfectamente, principalmente la Relaciones Publicas, que le describió como un tipo atento, cariñoso, y que nunca dejaba de saludarla. 

Continuó contando que recibió también golpes jugando con el hermano adolescente de una vecina, y rematando la declaración recalcó supuestas prácticas sexuales de Roberto de índole sadomasoquista con una mujer llamada Ana, politoxicómana, que la policía descubrió tras muchas pesquisas que era la antigua vecina de chabola de la pareja. Y que en su declaración en la comisaría, antes de morir, dijo no conocer ni haber visto nunca a Roberto pero sí reconoció su relación con Ainhoa y Dolores.  

Todas estas afirmaciones para intentar justificar el estado en el que se encontró el cadáver de Roberto. 

Aseguraron que él había confesado guardar malos recuerdos en la casa y quería desprenderse de todo, y que empezó a romper y a tirar los muebles, incluso por las ventanas, y que nunca habían visto, ni sabían nada de objetos de valor. Que las joyas que vendió por 400€ pertenecían a su propia familia  

Ainhoa N. es una chica menuda, de fuerte carácter, fría, aparentemente la más inteligente.

Comenzó contando ante el tribunal que conoció a Roberto poco antes de irse a vivir a su casa. Dijo dedicarse al cuidado de niños, y obtener ayuda y dinero de sus amigos todos los meses. 

Reconoció que los documentos firmados por los tres eran de su puño y letra al igual que el párrafo escrito en un folio del mismo cuaderno en el que puede leerse: ”si te preguntan porque tiene la cara así di que le han pegado por bocazas.”   Añadió a todo lo que contó Dolores, que además Roberto “se golpeaba la cabeza solo” cuando se enfadaba. 

A pesar de todo, en un principio no se consideró la muerte como homicidio violento puesto que las amigas con quien convivía testificaron su carácter agresivo, y su estado de drogodependencia. Pero al buscar más testimonios entre los vecinos y gente allegada descubrieron que este perfil de Roberto no coincidía en absoluto con su verdadera  personalidad. Eso hizo sospechar al agente encargado del caso, que finalmente dio orden de arrestar a las amigas, a las que recordaba cómo fría; descaradamente, el mismo día que se descubrió su muerte, preguntaban qué ocurriría con la casa. 

Entre los testimonios más importantes está el de Sonia y Paola, dos muy buenas amigas de Roberto. Ellas empezaron a percatarse pronto de la situación de pérdida de libertad de Roberto e intentaron hablar con él, acudiendo a su domicilio, pero, en vez de bajar su amigo, fue la pareja quien lo hizo, teniendo un altercado en el que Dolores llegó a sacar un cúter, y a salir corriendo tras ellas con intención de agredirlas. A pesar de todo, intentaron un acercamiento para ayudar a su amigo, pero apenas aguantaron la situación tres semanas. Durante ese tiempo fueron testigos de cómo minaban su voluntad, y limitaban su libertad. Aseguraron que tenía expuesto en un mueble una colección de relojes de su padre,  también guardaba sellos, abrigos de  pieles y una pequeña cantidad de joyas  de herencia, todos estos objetos, a los que tenía gran aprecio no se encontraron en el domicilio. Con el tiempo su amigo dejó de estar al alcance, el teléfono fijo de casa estaba sin línea, el móvil de Roberto solo estaba operativo cuando lo tenían manos ajenas, las persianas de su habitación tenia las cintas cortadas, y nunca más volvieron a ser subidas. 

Ellas aseguraron haber visto la grabación de teléfono móvil en la que podía verse a Roberto depilado por la pareja, pero, aseguraban, que no había diversión alguna si no que resultaba vejatorio y que él estaba coaccionado, forzado y humillado, intentando en todo momento tapar su desnudez. Como certificaron su terapeuta sexual y su psicólogo, era muy poco probable que, como hombre transexual que era, participara o se mostrara voluntariamente desnudo ante nadie.

También habían estado presentes el día que Dolores, relató con detalle cómo había introducido a Roberto en la bañera bajo el agua, manteniendo su cabeza sumergida y solo le sacó al ver que se ponía azul. 

Su amigo en rara ocasión daba una calada a un porro cuando ellas se lo ofrecían, y sabían, por él, que en una ocasión remota había probado la cocaína, pero esa era la única relación con la droga que había tenido, muy lejos de la imagen de drogodependiente que se quería dar de él por parte de las acusadas. En su sangre solo se encontró una pequeña dosis terapéutica de Valium, posiblemente para silenciar sus quejidos. 

La gran mayoría de los vecinos le conocían desde pequeño, le vieron crecer, le recordaban como una persona bondadosa, agradable, describiéndole como alguien generoso, inocente, desprendido, sumiso y alegre,  al que nunca habían visto en estado de embriaguez, con marca alguna de peleas, ni metido en altercados de ningún tipo;  ayudaba a subir las bolsas, jugaba en el parque con los niños, paseaba a su perro, saludaba y charlaba con todos mostrándose respetuoso y amable. Ese Roberto se fue apagando, convirtiéndose en alguien silencioso, triste, cabizbajo, aislado, continuamente vigilado y acompañado. Siempre con la cara marcada. 

En esa casa nunca hubo que quejarse por ruidos o escándalos. Pero tras la aparición de la pareja se produjo un cambio radical, y aunque los primeros meses parecía estar todo en armonía, algo escandalosa, con portazos y duchas de madrugada, al transcurrir el tiempo los gritos, carreras y grandes golpes tomaron el protagonismo. Varios vecinos habían sufrido amenazas o habían tenido altercados con la pareja y todos testificaron con ellas ocultas tras un biombo por protección.

Dejó de ir a su trabajo. Dejaron de verle salir solo a la calle, siempre acompañado por al menos una de las presuntas homicidas, que incluso le escoltaban habitualmente hasta el cajero automático para extraer el dinero de su tarjeta. Cambiaron la cerradura de la puerta, anulando así las copias de su vecina y de su tía. La llave nueva solo la tenía Dolores, cerrando la puerta a cada salida, dejando en el interior a Roberto.  

Las palizas se convirtieron en algo habitual  cada noche, y 48 horas antes de fallecer le escucharon claramente entre susurros decir: “por favor, no me peguéis mas”. 

Varias veces acudió la policía a petición del vecindario, nadie vio las palizas, pero muchos las oyeron;  cuando llegaban los agentes nadie les abría la puerta; solo en una ocasión ocurrió y pudieron verle completamente desfigurado, con sus ojos cerrados por los golpes, tapando su desnudez con un albornoz, delgado hasta el extremo. Al preguntar qué le pasaba sólo fue capaz de bajar la cabeza, siendo Ainhoa y Dolores quienes hablaron nuevamente por él y contaron una de sus innumerables palizas en la calle… 

La tía de Roberto, además de testificar, se presentó como acusación particular. Señaló que, desgraciadamente desconocía la situación de su sobrino, y que, de haberlo sabido, nunca hubiera ocurrido ya que ella misma las habría sacado del domicilio.  

Recordó, con cariño, la última vez que le vió, fueron juntos a comer, ella le invitó animándole a que viniera con su ex pareja, a la que apreciaba y con la que sabía que seguía uniéndole una buena amistad; él contándole sus cosas llegó a confesarle que quería echar a sus compañeras de piso y tenía que pensar cómo hacerlo, pero en posteriores conversaciones cuando ella le preguntaba, preocupada, él dijo estar todo bien. 

Le recordaba contento por el comienzo de su tratamiento de reemplazo hormonal y explicó que ella se encontraba en la fase de aprender a tratarle en masculino pero que aun le costaba acostumbrarse, aunque reconocía que siempre había sido viril y que en toda su vida apenas en tres o cuatro ocasiones le había visto con ropa femenina, contando el bautizo, y otra donde él lo hizo a petición de ella. Quería a su sobrino, sorprendiéndose ante las preguntas de desencuentro entre ambos y le entristecía, como no podía ser de otra manera, no haber podido hacer nada por evitar la irracional y brutal muerte de su sobrino. 

El piso de Roberto estuvo puesto a la venta, acudieron los tres a una agencia de Tecnocasa, donde él no mostró ningún interés por la transacción, ni siquiera recogió el dinero de la señal que un comprador hizo, quedándose el dinero en las manos de Ainhoa. Los muebles acabaron en la calle, donde un camión con personas de etnia gitana les retiró. 

Hubo un momento en el que Roberto dejo de comer, o quizá no tenía nada que llevarse a la boca.  

Perdió 40 Kg en apenas un mes. 

Roberto, mientras le rompían por fuera, se iba rompiendo por dentro. Por todas esas heridas la vida se le fue escapando a chorros. 

Además de los innumerables golpes dibujados en su cuerpo, los forenses encontraron lesión pulmonar y cardiaca, y una hemorragia cerebral ocasionada como minino por dos traumatismos craneoencefálicos que le hicieron agonizar entre uno y tres días. Quizá la noche que se le escuchó suplicar fue la que recibió el golpe definitivo. 

Aun en ese estado, si hubiera recibido la asistencia médica que le negaron habría sobrevivido.

Tanto la fiscalía como la acusación particular en sus conclusiones le trataron en masculino, con todo respeto, y como homenaje según confesó la abogada

Piden 25 años de condena por coacción, extorsión, homicidio y asesinato; la defensa libre absolución por falta de pruebas. 

Después de vivir la amarga experiencia del juicio, no llego a entender desde cuando es el asesinado y no aquel quien tiene en tela de juicio si sus manos están limpias o llenas de sangre quien se ve obligado a demostrar si su naturaleza es agresiva o si consumía droga. Nadie les preguntó a ellas.  

No hay justificación para esta muerte. Ni consuelo para quienes te conocimos y te recordamos. Ni excusa para el olvido. Fuiste mi compañero, acudiste a charlas donde poníamos fotos de Brandon Teena, símbolo FTM, ejemplo de barbarie, ignorancia y Transfóbia, ahora tu nombre podría ocupar su lugar

Descansa Roberto. 

*Javier V. / Activista y miembro desde 1994 en AET “Transexualia” y Fundador en 2003 del foro y la asociación “El Hombre Transexual” 

REDACCIÓN WEB

Hay cosas que dan vergüenza ajena, y a veces hasta propia. La agonía y martirio que sufrió Roberto -fotografía izquierda- hasta su muerte, es muy difícil de plasmar en palabras. Javier V. -Fundador del Colectivo El Hombre Transexual de Madrid- ha querido redactar para el Diario Digital Transexual a modo de homenaje y denuncia publica, lo que fue la vida y hasta angustia final de este hombre transexual. Sin duda alguna el "Brandon Teena español". No necesitamos irnos a Estados Unidos para tener referencias de las barbaries en crímenes de odio. Tenemos un referente español en una mujer transexual, el desgraciado caso de Sonia Rescalvo, en Barcelona, que cada año recordamos.  

Redacción Diario Digital Transexual-. Si nos arropamos de la dignidad que viste por los pies, sin duda alguna Roberto deberá de ser el homologo de Sonia en los hombres transexuales, y no pasar de puntillas alrededor del horror. Estos lamentables casos deberán de ser referentes para recordar que los crímenes de odio por identidad de genero están presentes en la España de los derechos y avances sociales, donde aun quedan incrustadas lacaras que hay que erradicar, desde la pedagógica, información y visibilización de las personas transexuales.

Olvidar nunca, el muerto al hoyo y el vivo al bollo, jamás. Porque si no estaremos condenados a repetir las historias, siendo nosotros mismos los que aparezcamos en alguna nota de prensa con tratamientos indignos como hemos podido ver en estas ultimas semanas con ROBERTO, un hombre que siempre fue hombre, incluso en las sucias manos de quienes le torturaron y asesinaron vilmente.

Carla Antonelli 

Este Diario es un PERIÓDICO DIGITAL DE NOTICIAS, las cuales reproducimos -ya sean bien de agencias, comunicados de colectivos u otras fuentes- aparte de propias redacciones originales. La información que aquí se publica se realiza en aras de la libertad de expresión y del conocimiento. Independientemente de que se este de acuerdo con ellas o no, siempre prevalece el derecho a la información. En la Red desde el año 2.000.

                            Hemeroteca de noticias ordenadas por meses y años

 

   

C. A. 07-04-2010 Comenta esta noticia ( indica en el titulo de que noticia estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2009

Free counter and web stats