P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 

 <Memorias Trans 2º> Por Pierrot

Madame Arthur 

 

 

Prohibida la reproducción total o parcial de ésta sección, material grafico o texto, sin autorización expresa del autor. © y mención de este Diario Digital.

Memorias Trans-2: capítulos anteriores:  - - - -  

 

MEMORIAS TRANS (2) / Capitulo 6º / DIEZ AÑOS SIN M. ARTHUR (1) 

“¿Qué es todo en la vida?  ¿Perfumes, joyas, pieles, dinero? Si es eso todo, sí me lo dio todo. Pero me quitó lo más grande: nunca tuve un amor.” (M. Arthur en Celtiberia Gay de Jesús Alcalde y Ricardo Barceló).  

Modesto Mangas Mateo nació en 1923 en Villavieja de Yeltes, provincia de Salamanca.

Recuerda  a su padre, (Guillermo Mangas ) como un hombre autoritario que le reprochaba sus gustos por maquillarse y las ropas de colores que nunca le mostró afecto y de su madre como una resignada mujer que atendía con  más cariño a su hermano y lo dejaba al cuidado de su hermana, Lucía.

A los catorce años trabaja en un café cantante de Salamanca, limpiando, y empieza a interesarse por las canciones de los folclóricos que actúan, y las va memorizando. Un  día le proponen actuar, lo hace y consigue colocarse como cantante.

En sus primeras intervenciones en el espectáculo es presentado como Modesto de la Alhambra.

Se hace amigo de otro aprendiz de artista,  un joven de quince años, al que llaman “La Penalty” (Santos Matías) y con el que, hartos de miseria y de ser marginados por sus afectos, (cuando no perseguidos por una panda de analfabetos salvajes dispuestos a palizarlos)

deciden escaparse a Madrid.  En la Villa y Corte se encuentra que la súper vedette del No Pasaran, Celia Gamez, necesita bailarines para su espectáculo. Y son contratados. De aquí en adelante M. Arthur y La Penalty van saltando de un espectáculo a otro mientras conocen los misterios de la noche y la homosexualidad de los años cuarenta. 

Madame Arthur 

M. Arthur vuelve a ser Modesto Mangas para incorporarse al servicio militar en Valladolid. 5ª Región Militar. De este periodo solo recordará que cuando podía cantaba en concursos o saraos de fiestas privadas, que el actor Paúl Newman le invitó a una copa y de que se dejó seducir por un capitán del Tercio que después resultó que era un chiflado que se vestía de militar para ligar chicos.

Su historia artística pasa, según contaría M. Arthur, por Paris y con unos éxitos privados que, los que conocíamos su fantasía, nos hacia enarquear las cejas y nada se ha encontrado escrito que prueben su paso por la Ciudad Luz  donde, de un local emblemático homosexual, saldría su nombre artístico: Madame Arthur.

De nuevo en España y, tras  volver a actuar en Salamanca, va saltando de pueblo en pueblo con actuaciones, (cantaba temas de la época), que no le reportan más que sueldos míseros y la convierten en un “tanguista” gracias al alterne con clientes dispuestos éstos a mariconear un rato u oficiando ceremonias en los reservados donde demostró que era la mejor.

La aparición de un fraile dominico en su vida que le conminó a retirarse de su “mala vida” le llevó a dejar el mundo del espectáculo y a buscarse trabajo. Hace las maletas   y vuelve a Madrid donde consigue entrar a trabajar de sirviente en un chalet del barrio de Salamanca donde potenciará su refinamiento y educación servil. Pero el que ha sido mordido por un camerino…

Son los años 50 cuando M. Arthur acompaña al señor que lo tiene contratado a Barcelona para una visita medica y descubre el “Barcelona de Noche” y el “Gambrinus” donde trabajan artistas que la conocen  y le ofrecen debutar. M. Arthur adopta el nombre de “La Tula” – así le seguirán llamando sus amigos – pero el empresario lo presentará como Madame Arthur en el “Gambrinus”. 

ROSITA VARGAS Y DOLLY VAN DOLL EN EL CHEZ NOUS de BERLIN 1968

A M. Arthur lo descubrí en los nauseabundos inicios de los años setenta en el Cabaret “Gambrinus” que en aquellos momentos era el escándalo de la Ciudad al presentar el espectáculo de las trans del Carrusel  de Paris. Y, además, nos descubría que en el mundo homosexual del espectáculo había algo más que los oficializados maricones del “Copacabana” con Margarita y su danza del fuego a la cabeza… aquel singular folklórico que vestido con  una falda de volantes hecho de papel de periódico dejaba que un cliente le prendiera fuego  para, al ir ardiendo, se lanzase a un baile frenético con que conseguir apagarlo antes de convertirse en una pira funeraria. O se plantaba delante de la Comisaría de la Vía Layetana insultando a la policía para que lo detuviesen y lo encerrasen con  su chulo que había sido detenido por alguna” apropiación indebida”. En el “Copacabana” ( hoy el Museo de Cera ) de las Ramblas se adoró a la copla y el mariconeo obtuvo reclamo del respetable que encumbraron a “La Rosalinda”, “La Gardenia”, “Miguel de Mairena”, “Pepe Clavel”…  que mantenían el petardeo folklórico . Para el “Gambrinus”, en los 70,  habría que ponerse corbata. 

GAMBRINUS ANUNCIANDO A MIGHEL LA INCOGNITA DEL SEXO

Arthur era, en el “Gambrinus”, el showman que presentaba a incógnitas del sexo que el respetable miraba embelesado  sin terminar de creerse que aquellas artistas, eróticas unas, cantantes otras, stripers las más,  pero exquisitamente femeninas todas, no fuesen mujeres “autenticas” y no una mera elipsis.

Entre el amplio abanico de artistas que  presentó Arthur  una se convirtió en su preferida; Dolly Van Doll que, al ser contrataba para el “Barcelona de Noche”  se la llevó para iniciar desde allí lo que sería una triunfal carrera en el Music-Hall que terminaría creando la sala “Belle Epoque” (primero en Valencia y después en Barcelona)  paradigma de todas las trans amantes del espectáculo con clase.

De Madame Arthur me llamó la atención,-superado el shock de su voz atronadora-su puesta en escena; llevase lo que llevase  lo hacia con la feminidad de una modelo de pasarela, (de las de entonces, que  ahora  parecen yeguas anoréxicas alcoholizadas) que le daba a su grotesca barriga un plus de originalidad y que, con el conjunto de su vestuario, que mezclaba  a su aire y donde nunca faltaba el brillo, terminaba por ofrecer la imagen de un mausoleo delirante.  Recuerdo que  un día se puso dos pulseras largas sobre los tobillos y, al llevar pantys negros, le daba una gracia que imité. Y Arthur era capaz de ponerse un sombrero de flecos de pedrería debajo de una enorme pamela.  Fui varias veces a ver el espectáculo (en una ocasión, para el anecdotario petardil, acudió Carmen Sevilla; ni te cuento el revuelo, pues, además de su presencia,  hubo un incendio que llenó la sala de humo,  tuvimos que salir y nos quedamos sin espectáculo, al que tampoco pudo asistir Carmenchu Sevilla). Allí descubrí a las trans que formaron – primero las españolas y, entre ellas, Mitchell, la incógnita del sexo, y María de la O – la vanguardia más artística y glamorosa con las artistas del Carrusel de Paris, Dolly Van Doll al frente. Después  redescubriría a Arthur.  en el “Barcelona de Noche” dónde cimentó su popularidad.

FACHADA DEL BARCELONA DE NOCHE

 

En 1982 publiqué en la revista Lib (Num. 229) una entrevista a Madame Arthur (De Monsieur a Madame Arthur) en la que me contaría su versión de los humano y divino. Hoy, gracias a guardar los casetes de la entrevista, te ofrezco sus declaraciones al completo:

 

-. Llegué a Barcelona con un señor de Cuerpo Diplomático. Yo era su ayuda de cámara. En aquella época ( los años 60) yo ya era artista, pero sucedió que tuve que retirarme. Por pedírmelo, bajo secreto de confesión, un dominico, el padre Tuya, que me dijo que tenía que retirarme del Cabaret durante siete años. En ese periodo en el que murieron mis padres, vinimos a Barcelona porque el     Arruga estaba tratando al señor de la vista. A punto de cumplir los siete años me peleé con la cocinera y me quedé en Barcelona. Llegando a la estación de Francia me encontré con la Esperanza López y la Angelines Navarro, también estaba la hermana de Gloria Laso, que habían trabajado conmigo… al día siguiente debutaba como locutor en el “Gambrinus”.

 

Antes de dedicarme de locutor en el Gambrinus cantaba canciones españolas, pasodobles y esas cosas…pero de chico. En el “Gambrinus” me encontré con “La Hortensia”. Que era Luis Gallardo, estaba Emilio La Mora, la Manolita Soler…

MADAME ARTHUR GAMBRINUS

 

En el “Gambrinus”, en aquella época, se hacia el espectáculo mixto. De hombres y mujeres… aunque ya los chicos salían muy afeminados, pero vestidos de hombres. Al año vendieron el cabaret y se lo quedó Rocamora y Vigo y fue cuando ya formamos el primer espectáculo de transformistas con Luisito Sevilla, la Hortensia, la Gardenia, la Galliona del Copacabana… no sé si te acuerdas de aquella delgadita que cantaba tan bien, ahora está casado y trabaja no sé donde. La difunta Pampanini, La Michell  y yo. Éramos todos españoles.

 

El espectáculo fue un  éxito inmediato. A la semana ya trajeron extranjeros. Una brasileña que pintaba durante la actuación. Después ya vino Daloa, la Ramoncita Vargas y después la Cocinelle, la Bambi, y más tarde María de la O, no antes vino Dodo Pigalle, Claudia La Mar y Dolly Van Doll. Esta época fue maravillosa.

 

RAMONCITA VARGAS CON TROUPE

Yo no tuve problemas con la policía. Tuve uno en la calle, pero fue de escándalo público. Era un día de Navidad y yo iba con la Josephine. Yo hacia el primer pase de la revista en el Gambrinus, que hacíamos dos, y me fui vestida de mujer al “Barcelona de Noche” a felicitar las Pascuas. Al volver me pillaron.

 

¿Qué iban a hacerme? Me pasé tres meses en la cárcel (en el penal de Burgos, diría). Los del “Gambrinus” no pudieron hacer nada para sacarme.

La muerte de Lorena Capelli fue la primera causada por un cambio de sexo en Barcelona. La primera vez que vino a España vino con su marido y un enano. Me lo presentó el difunto Diego, el de la calle Conde del Asalto.

 Se le había escapado el marido. Venía vestida de mujer porque su padre era del Cuerpo Diplomático brasileño y ella tenía ya un papel para la policía en el que se le permitía ir vestida de mujer por la calle. Aun no estaba operada. Cuando estuvo con nosotras era una gran persona. El carácter fuerte se le puso cuando se enroló en el carrusel de París.

Cuando volvió a España ya venía hecha. Quiero decir que ya no venía con la nariz suya y llevaba silicona. Ya venía trastornada. Pero aún  no estaba operada del sexo. Esto lo hizo cuando  estaba en la sala Mario´s, que hoy es el Monroe´s . Se fue de Barcelona  hasta San Francisco de California donde la operaron. Que era una castración.

Luego ella se echó un novio aquí, que yo lo conozco, Ramón se llama, muy  buena persona …pero era una cosa rara… un  poco de masoquismo por parte de los dos. Siempre la estaba martirizando porque le dejaron la vagina pequeña, muy estrecha, y ella para más profundidad quiso que un doctor  se la hiciera mayor. Ella murió de una peritonitis.

ANUNCIO GAMBRINUS DOLLY Y MARIA DE LA O

El “Gambrinus” lo cerraron la primera vez por rivalidades de empresas y la segunda dijeron que por drogas, dijeron porque yo no lo vi. nunca.

Cuando yo me fui del “Gambrinus” al “Barcelona de Noche” fue porque ya estaba harto. Llevaba ocho años en el “Gambrinus”. Tenía la obsesión de irme con Dolly Van Doll porque ésta me trataba muy bien, las cosas claras. Entonces cobraba quinientas pesetas diarias, como máximo mil. En el “Barcelona de Noche” me dieron mil quinientas.

Cuando me fui del “Gambrinus” pusieron en mi puesto a “El Gran Felipe”. ¿Que qué es de él ahora?... tu sabes que el chico artísticamente no valía nada… se quedó solo. Ahora esta fregando los portales de una casa.

MA EN MI CASA

Debuté en el “Barcelona de Noche” con < Rosas de Otoño>  con Dolly Van Doll, Paco España, La Pitico de Huelva y el ballet de Gino Parck…aún era mixto, después decidieron hacer el espectáculo solo de chicos.

Todos los personajes que hice me gustan. Cuando estrene “Draculina” fue un escándalo, cuando hacia de criada o “el Arte por los suelos”. Lo que hacen ahora no tiene el sabor de antaño, esas marchas francesas… 

La noche que yo debuté en el “Barcelona de Noche” fue cuando la sala hizo <zas!> hasta los topes y así hasta seis años sin poder poner ni un alfiler. Pasó toda la aristocracia. Después trajimos a Dolly Van  Doll, a Coccinelle, a Tony Saavedra, Lorenzo Valverde, El bello Paco, Miguel Ferreres, el difunto Juan  Carlos.

(…) Recuerdo que venía un tío carnicero de Madrid, con la mujer o la querida, que veía exclusivamente a meterse conmigo todos los sábados. Se metía conmigo y yo con él.

Al final me tenia me tenía que cagar en la puta madre que lo parió, que era lo que quería él.  Al final me metía en el palco con su mujer y con él y allí llovía el champagne y todo lo que Madame Arthur quería… de eso viene la fama de que si soy alcohólica. Mira si soy buena artista, pero mejor tanguista.

Pase en “Barcelona de Noche” cinco años, haciendo los Espectáculos “Gipilandia”, “Loco, loco Cabaret”, “Azulísimo” … me fui porque estaba harta de la mafia…

Porque Caballé (propietario del Barcelona de Noche) si no tiene alguna mafia para que los artistas se peleen no están contentos. La mafia era canaria. Estaba el Miguel Brass, la Ricky, Mimi Pompón, Fausto…chuchuchú, chuchuchú… le comieron el coco a la otra, a la Dolly Van Doll…

PACO ESPAÑA

El éxito del espectáculo de transformistas en el “Barcelona de Noche” propicio que su empresario, Caballé, decidiese abrir un local en Madrid y lo hizo con el nombre de “Gay Club” en el Paseo del Prado 48. La idea inicial era que fuese Madame Arthur de presentador pero ella se negó y en su lugar iría Paco España.

Lo contaría así: 

-   La Paca España estaba en el “Whisky Twist” (sala de fiestas de Barcelona que en los años setenta tuvo una notable popularidad y en la quera máxima estrella era Violeta la burra y dónde, entre otros, debutó Pirondello y yo) y el  señor Caballé va una noche y lo contrata para que venga al “Barcelona de Noche” y grabe todo el  repertorio mío y fue lo que a ella le dio éxito en Madrid. Yo veía que en un  palco ella estaba con un magnetófono grabando… yo no sabia por donde iba la cosa.

La Paca es la que se llevó muchos zarpazos porque le han dicho en la cara; < Eso es de la Madame >. Cosa que a mí no me han dicho nunca. Yo no podía ir a debutar  al “Gay Club”, porque a veinte metros es donde yo había estado de ayuda de cámara con el Cuerpo Diplomático, y en la casa no sabían que yo era un chico gay. 

BARCELONA DE NOCHE CON PACO ESPAÑA. NO PODIAN VESTIR DE MUJER

El siguiente paso de M. Arthur fue  dejar no solo la sala “Barcelona de Noche” sino Barcelona, al aceptar la oferta que le vendría de la mano de un empresario, - que había hecho una pequeña fortuna gracias a sus montajes de aparatos eléctricos en los Parques  de Atracciones -,  y que se llamaba Luis Perea el cual se hizo empresario del primer espectáculo ambulante trans con el nombre de “Compañía Incógnito”. M. Arthur fue de los primeros contratados e iba como presentador-estrella.  

Estando en el “Barcelona de Noche”  vino el Perea con una maleta llena de billetes dando anticipos de cien mil pesetas. No le hacia falta despacho, allí mismo, en Atarazanas, abrió su maleta y fue pagando… decía que abría una sala en Valencia y al ver el trato que recibíamos en el “Barcelona de Noche” nos fuimos todos. Fuimos La Angi (la doble de Bárbara Rey) Sony, La Maña, Ricky, Miguel, Carlos Manuel, Watusi, que era la única mujer.

Nos alojamos en el Hostal Madrid, exclusivamente para nosotros. Era en Valencia. Nos alojamos en el Hostal Madrid, exclusivamente para nosotros. Allí fue donde se monto la revista “Incógnito”. Estuvimos seis meses cobrando medio sueldo de lo que íbamos cobrando. 

madame Arthur el mito

En el hostal teníamos un cartel en el que ponía que estaba prohibido radicalmente ir a ver las obras de la sala que tenia que abrirse con el nombre de Incógnito. En la calle Cuba 8 y 10 de Valencia. Una mañana que tenia que ir a cobrar el cheque en el Banco la “Maña” me dice: < Madame, ¿por que no vamos a ver las obras?>. Quebrantando la orden de no ir fuimos y cuál no seria nuestra sorpresa al ver que no estaba puesta ni la primera piedra. Era un garaje.

En el Hostal nos llevaban como si fuese un internado. Cuando íbamos a  ensayar teníamos que ir de dos en dos, no podíamos ser tres para no dar escándalo… cuando el primer escándalo lo daba él. El espectáculo no lo quería vender… pero al fin debutamos en la sala “Liverpool” de Alicante.

COMPAÑÍA INCOGNITO

El éxito de la compañía Incógnito en la sala Liverpool de Alicante es apoteósico y duro varios meses. 

En el Liverpool es donde Perea se forró. En Alicante parábamos en los apartamentos Alfil. Le llamaban “La casa de las muñecas”. Allí paso de todo.

Luis Luján, el cantante, se tiró de un quinto piso. Suerte que fue a parar al mar, lo salvo Dorita Manteca. Estaba enamorado del dueño.

La Watusi, después de seis meses,  tuvo que irse porque la contrataron  del teatro Victoria de Barcelona, y de allí fue donde le salio lo del “Moulin Rouge” de París. Entonces terminamos el contrato en Alicante y debutamos en la sala  “Calcuta” de Palma de Mallorca. Después volveríamos y fue cuando llegaste tú con Pirondello… 

Compañía 1976 

Es 1976 cuando yo he entrado a formar parte del mundo trans trabajando en la sala Whisky Twist de Barcelona y donde viene pidiendo trabajo un joven de  Valencia que hace play backs de Marujita Díaz. Me encanta su vis. cómica. El empresario le pone de nombre artístico Julieta y yo le digo que se ponga Pirondello, lo llevo a mi casa y le propongo formar un dúo. El dueño del Whisky Twist lo despide y yo me voy con él. Sin trabajo decidimos irnos de Barcelona a Valencia y ver que pasa allí. Por el camino ensayamos el sketch de Don Juan Tenorio e Inés que había escrito para un espectáculo teatral y una parodia de Mari Carmen y sus muñecos, Pirondello es Deysi. En Valencia nos hablan de la compañía Incógnito que esta triunfando en Alicante. Llamamos por teléfono y nos hacen una prueba en Benidorm, en la sala Bavaria. Gustamos y debutamos con el equipo de M. Arthur en el Liverpool que tiene por súper vedette a Leslie Chanel y están Graciela, El Bello Paco, Lilí Maracabu y Kali. 

Lo trans se va poniendo de moda en las salas de fiesta y Perea decide formar otra compañía Incógnito  que, capitaneada por el Bello Paco, trabaja en San Sebastian con  gran éxito.

Y llega la oferta mas deseada por todos nosotros; trabajar en Barcelona. La oferta llega de la sala Rialto y allí debutamos en Junio de 1977 con Madame Arthur, Angie Von Pritt de súper vedette, Pirondello y yo, - que lo hacemos como artistas invitados-, y el resto de la troupe . El periodista Ramón Barnils escribe en Tele/Expres (11/6/77) sobre la presentación con sus consideraciones trans: 

RIALTO. HOMBRES CON ALMA DE MUJER 

(…) En efecto, en Rialto, hoy, entre una quincena de artistas, sólo una mujer. Que efectúa el ritual <striptease>.

Lo que en Rialto hay una sola mujer ahora, es afirmación nada compartida por alguno de los <travestis> actuantes.

- Para mujer, yo, dice Angie, un <travestí> con mucha irritación acumulada, con muchas ganas de muchas cosas, un poco perdida en la actual situación de predesarrollo del espectáculo de noche.

En efecto, lo que puede diferenciar a un espectáculo como el del Rialto, con <travestís>, de algo que erróneamente podría confundirse con él, espectáculo con homosexuales, es que los artistas físicamente masculinos, se sienten mujer, sienten como mujer, están convencidos  de serlo. 

Usando un esquema escolástico, su cuerpo es de hombre, pero su alma es de mujer.

Por lo que respecta al cuerpo, además, procuran por bastantes medios acercarlo a lo que considera el cuerpo típico femenino: se hacen desarrollar los senos: 

No son naturales, pero y qué, a chupar igual, que más da – dijo la misma Angie, con buscado aspecto de Bárbara Rey, durante su interpretación erótico-política < A Chupar >.

Se depilan, también, se pintan  con mucho arte. Sus movimientos son tan femeninos que no puede hablarse ya de imitación: lo llevan dentro, es decir les salen de su alma femenina.

(…)

Madame Arthur, con sus largos años de escena a cuestas, sigue como siempre. Solicita atención:

Pregúnteme algo

Pues no sé…

Pregúnteme si me voy a operar.

¿Te vas a operar?

¿Quién, yo? Sí, de las amígdalas.

Y repite la respuesta dos o tres  veces más.

(…)

El presentador es Pierrot que merecería punto y aparte. Su capacidad de actor parece considerable, lo que, como en el caso de Angie, le lleva a tener acumulada una cierta cantidad de mala uva, ante la situación del teatro.

Porque Pierrot habla del teatro con mucha propiedad. Empezó a los quince años, ha hecho teatro de terror, cita a Jodorowski con naturalidad, habla del teatro de Terenci Moix, de Caprí, de la Mary Santpere, del padre de Mary Santpere con mucho conocimiento de causa. Es indudablemente un barcelonés profesional del teatro hasta las cachas.

(…)

La sala es grande, y con dos pisos. Entre los dos pases, y antes y después, se puede bailar. Ver a los travestís bailando en la pista es un hermoso espectáculo. Y, si es permitido decirlo, excitante e incitante.

MADAME ARTHUR Y BIBI ANDERSEN

La situación artística de M. Arthur en el Rialto se convierte en conflictiva. Si durante su estancia en el “Barcelona de Noche” le habían preparado presentaciones, textos y puestas en escena,  aquí tiene que defenderse solo y recurre a fragmentos de textos de números anteriores que no siempre acierta a conseguir que sean fluidos, especialmente cuando ya ha bebido demasiado. Y bebe demasiado.  La empresa le multa, primero, y después le da días de fiesta para solucionar los problemas etílicos pero que nada hacen en los afectivos. Y es que M. Arthur se había entregado, - como lo hizo toda la vida -, a idolatrar “al amo”, en este caso Luis Perea. Para suplirlo en el escenario me ponen a mí. Paralelamente el Bello Paco, en el Paladín de San Sebastián, aporta un nuevo problema a Incógnito; pide un aumento de sueldo o se despide. No le dan el aumento y al terminar el espectáculo del Rialto me dicen que salga aquella misma noche para presentar el espectáculo del Paladín. El Bello Paco había sido despedido.  Dejé a Pirondello, y empecé mi carrera artística como showman en el “Paladín” con Vanesa, Liberty, Triana. Gisela y Poupee La Rose. Era Agosto de 1977. 

Después de que Incógnito se presentase en Barcelona el próximo paso era “conquistar” Madrid. Montan una compañía con los mejores obviando a Madame Arthur que  se contenta en leer un articulo escrito por J. Calabuig en la revista “Lib”:   

Eran la una y algunos minutos de la madrugada. Un  público aparentemente curado de espanto, un público que, al menos en teoría, “se las sabe todas”, iba  ser testigo - ¡mire usted por donde! –del espectáculo mas loco que hemos visto en los últimos meses. Debutaba en Madrid el New Crazy Horse Gay con su producción “Incógnito”. O dicho con otras palabras: se presentaba en la Villa y Corte un o de los conjuntos de travestis más famoso de cuantos recorren nuestra geografía. Ellas mismas acababan de llegar, con  prisas y con nervios, a la sala de fiestas Morocco, lugar de su debut, donde permanecerán por espacio de un mes. i) después a Las Palmas, y mas tarde… Toda España quiere ser testigo presencial de este fenómeno que invade los escenarios y hace surgir las preguntas más inverosímiles.

Al principio, cosa lógica, los nervios estaban a flor de piel.”Pero no por debutar en Madrid  - comentaba Pierrot, el presentador – que al fin y al cabo, para el verdadero artista, todos los escenarios han de ser igual, como han de ser iguales todos los públicos. Los nervios surgen de la propia responsabilidad, de querer hacerlo todo lo mejor posible. Angie von Pritt a quien la prensa madrileña anunciaba con grandes caracteres como la doble de Bárbara Rey, sonreía satisfecha. Mireia Wells hacia constantes esfuerzos por conseguir que el breve tirante de su vestido cubriera en lo posible sus pechos incipientes. Dorian estaba seria, muy seria como buen cómico. Emma Reyes casi no hablaba. Graziella seguía atentamente las evoluciones del espectáculo y Lorena Lois esperaba el momento de sorprender al respetable con su increíble strip`-tease. Sin embargo, el más nervioso de todos, sin lugar a dudas, era Mariano Cebriá, el “manager” del grupo…

Y comenzó el espectáculo. De la mano de Pierrot, las canciones, el baile, el humor, la provocación iban ganándose poco a poco a un publico que en principio resulto frío y que, conforme avanzaba la producción “Incógnito” iba rindiéndose a la totalidad del grupo, en todas y cada una de las facetas. Pierrot es un excelente presentador. Sus alusiones a ciertos momentos políticos que estamos viviendo hacían multiplicarse los aplausos.

- Algún día – le comentamos – te van a “descoñar”, Pierrot.

- Cuando sea derogada la Ley de Peligrosidad Social que pesa sobre nosotros, yo me callaré.

A Angie von Pritt, en un momento de su actuación, se le salió el idioma por todos los poros: “ Mireu.los, están pixant.se de gust” (miradlos: se están meando de gusto). Porque Angie es de Vinaroz, donde los langostinos tienen un  sabor especial. Y Mireia Wells, de Elda. Juntos recordamos paisajes muy queridos y circunstancias que, sin saberlo, habíamos vivido al unísono en tiempos pasados. – “Y ahora  - fíjate -, yo aquí, enrolada con el grupo, y tú haciéndonos un reportaje sobre nuestra situación”. Reportaje que había de cortarse en numerosas ocasiones porque las artistas se vestían y desvestían, hacían su número, volvían a cambiarse, en un  ajetreo vertiginoso que se prolongó por espacio de hora y media casi.

MADAME ARTHUR CON HENRY VERNER Y PIERROT 

“Y quién de ustedes quiere enrolarse en la FAI?” – preguntaba Pierrot -. La gente, extrañada, no sabía qué responder... “Sí, hombre. En el frente de almejas independientes”. La provocación es una de las grandes armas que utiliza Pierrot para conseguir una comunicación con el público, casi siempre lograda, aunque este se muestre frío y distante.

(…) Nadie de cuantos forman parte del New Crazy Horse Gay esta operado de su sexo, y, sin embargo, cuando el strip-tease se desarrolla sobre el escenario, ningún espectador  puede llegar a adivinar esta circunstancia.     

-Final reportaje Rialto-

Antes de finalizar el año 1977 la Compañía Incógnito dejó de existir, (que lo hizo de la forma habitual ; adeudando los sueldos a los artistas y dando la callada por respuesta),  y cada uno de sus integrantes tuvo que buscarse trabajo. Madame Arthur volvió a Barcelona de donde no volvería a salir ni muerto. 

Siguiente capitulo

(Contacto: soypierrot@hotmail.com )

Capítulos de "Memorias del Espectáculo": -- - 4º - - - -

(Edición  “Memorias Trans 1º ”)

Comenta éste reporte ( indica en el titulo de que Bio estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2003
  Free counter and web stats