BORRADOR

 

Justicia                                                                                                          t.1y2

7.11.06                                                                                             

             

 

-PROYECTO DE LEY REGULADORA DE LA RECTIFICACIÓN REGISTRAL DE LA MENCIÓN RELATIVA AL SEXO DE LAS PERSONAS (Número de expediente 121/000089.)

 

El señor PRESIDENTE: Pasamos a continuación a abordar el siguiente punto del orden del día que es el proyecto de ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. En primer lugar, a este proyecto ha presentado enmiendas, que permanecen vivas, por el Grupo Mixto. (Pausa.) No hay un representante del Grupo Mixto. En principio si no se incorpora a lo largo de la sesión quedarían decaídas. El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida tiene presentadas un conjunto de enmiendas para cuya defensa le damos la palabra a la señora Navarro.

 

La señora NAVARRO CASILLAS: El 80 ó 90 por ciento de los transexuales sufren discriminación laboral, sufren una realidad que desde el Poder Legislativo tenemos la obligación de transformar. Hoy vamos a cumplir esa obligación, en parte, con la aprobación de esta ley, porque queda un elemento determinante y fundamental para acabar con su discriminación y para conseguir que el Estado de bienestar les llegue también a ellos al cien por cien. Tal es la gratuidad del tratamiento médico hormonal, el seguimiento y la reasignación de sexo totalmente voluntaria, como se establece en este texto, pero para las personas que quieran acceder a ella debe ser cien por cien gratuito. Si queremos erradicar todo tipo de discriminaciones construyendo un marco jurídico, a través de las leyes, que recoja la realidad social, que recoja la demanda de las personas que llevan años y años sufriendo por la ignorancia de los demás, incluida la ignorancia de los distintos Gobiernos, de las distintas Cámaras que se han ido sucediendo en las distintas legislaturas, sobre qué les ocurre y qué necesitan, y la ignorancia de los poderes públicos, lo que nos ha derivado a esta obligación que hoy vamos a cumplir, como digo, en parte, para generar uno de los primeros pilares de una nueva casa que estamos construyendo. Una casa en la que todos vivamos en igualdad y en la que se garantice la dignidad de todos los ciudadanos. Así crearemos un lugar en el que todos nos veamos reflejados en las leyes, en el que todos nos sintamos más cómodos, porque contamos y existimos. Este también es el objetivo de las enmiendas que presenta Izquierda Unida, que aspiran a garantizar una mayor seguridad jurídica, a mejoras técnicas, a mayores garantías para las personas transexuales que se someten a esta modificación de la inscripción registral.

 

                                                           Fin

JUSTICIA                                                                                TURNO 9

7.11.06                                                                                 

 

(Continúa la señora Navarro.)

 

Desde Izquierda Unida aspiramos a trabajar por la ciudadanía plena de todos los ciudadanos, aspiramos  a la conquista de derechos para construir una sociedad más justa. Mediante nuestras enmiendas hemos querido ser la voz de los colectivos transexuales de la Federación estatal de gays, lesbianas y transexuales, para conseguir que la ley, en el marco que aborda, refleje al máximo sus reivindicaciones.

 

            Señorías, la Constitución obliga a los poderes públicos a promover las condiciones necesarias para que la opción sexual de cada persona se pueda vivir en circunstancias de libertad e igualdad efectivas y reales. Nos obliga a acabar con los comportamientos lesbo, homófobos y transfóbicos que se traducen, como he dicho, en discriminación laboral, en prohibición de manifestar libremente la afectividad en público o en desprecio y burla hacia lesbianas, gays y transexuales. Hoy por hoy se da prevalencia a las relaciones heterosexuales en la educación, en los medios de comunicación y en todos los ámbitos en los que la afectividad y la sexualidad tienen algún reflejo. Estamos trabajando para acabar con esta realidad, para acabar con esta situación. Por eso, desde Izquierda Unida hago un llamamiento al resto de los grupos parlamentarios, no solo para que apoyen las enmiendas que presentamos, sino también para que recapaciten, porque nos encontramos en una situación en la que ninguna de las enmiendas planteadas por ninguno de los grupos parlamentarios se opone al fondo de la cuestión, al verdadero objetivo que recoge esta ley. Por tanto, entendemos que deben sumarse al voto positivo para acabar con la discriminación, para trabajar por un mundo mejor, para trabajar por la igualdad de todos los ciudadanos y ciudadanas y para sumarse a este cambio de realidad, no solo jurídica, sino también social, que estamos construyendo.

 

 

            En primer lugar, entrando en cada una de las enmiendas, me voy a atrever, aunque sé que necesito el consenso de todos los grupos, a pedir una enmienda in voce que no se ha formulado, que aspira a cambiar el término disforia de género por transexualidad. El colectivo de transexuales de la federación estatal considera que este término refleja con mucha más propiedad lingüística este  conjunto de factores que el término disforia de género, centrado únicamente en uno de dichos factores. Es decir, cuando hablamos de los factores cromosómicos, gonadales, hormonales y psicosociales, solo se centra en el sentimiento interno de cada cual de pertenencia a un sexo determinado, es decir, en el factor psicológico. Así lo ha recogido la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, que tras descartar el empleo del término disforia de género, habla siempre de transexualidad, diagnóstico de transexualismo y transexuales, en el informe de mayo de 2002, elaborado por el grupo de trabajo sobre trastornos de identidad de género. Es más, en toda la bibliografía que utiliza se habla de transexualidad, incluso sería más acertado, porque a nivel internacional este es el término que se utiliza y no el de disforia de género. Con ello estaríamos enmarcándonos dentro de la legislación que existe en este sentido en el resto de los países, que después citaré. Además es el empleado en la resolución del Parlamento Europeo, de 12 de septiembre de 1989, sobre discriminación de los transexuales, y en la recomendación del Consejo de Europa, relativa a la condición de los transexuales, de 29 de septiembre de 1989.

 

            Respecto a la enmienda número 25, se pretende una modificación de la exposición de motivos. La exposición de motivos que contiene esta ley es meramente formal, solo cubre el expediente. Nosotros entendemos que la exposición de motivos debe profundizar en el alcance político que tiene esta ley y recoger  por qué se lleva a cabo y por qué se cumple por fin con esta obligación que teníamos como Poder Legislativo. Entendemos que debe establecerse que el sexo reseñado en el Registro Civil ha sido tradicionalmente determinado en función del llamado sexo morfológico, es decir, la simple apreciación visual de los órganos genitales externos. Sin embargo, los avances de la ciencia médica han determinado la insuficiencia de este criterio, no solo por la existencia de determinados tratamientos médicos, sino también por la propia formulación del sexo como una realidad mucho más compleja, integrada por factores cromosómicos, gonadales, hormonales y psicosociales, hallándose entre estos últimos tanto el tratamiento interno de cada cual de pertenencia a un sexo determinado, es decir, la identidad sexual, como la percepción social del sexo de una persona en función de los roles o comportamientos de la misma en relación con los demás, es decir, el sexo social. Ante esta nueva situación, reconocida científicamente y por la cual se elabora esta ley que hoy vamos a aprobar, son razones evidentes de seguridad jurídica las que nos obligan a elaborar esta legislación, haciéndonos eco de las resoluciones europeas y de la legislación que existe en nuestro entorno, en países como Suecia, Alemania, Italia, Países Bajos y, más recientemente, Gran Bretaña. La transexualidad, señorías, no es un capricho arbitrario, sino una realidad científica reconocida tanto por las instituciones europeas, como por los países más avanzados de nuestro entorno en sus legislaciones específicas. Esta realidad es la que nos ha llevado a elaborar esta ley. Todo esto debe estar expresado en la exposición de motivos. Es decir, la personalidad jurídica del inscrito sigue siendo la misma, lo que es reflejo de la reafirmación que se hace del carácter personal e intransferible del Documento Nacional de Identidad y, como consecuencia, toda la documentación derivada del mismo. Todo esto debe estar recogido en una exposición de motivos que contemple por qué se hace esta ley, el marco jurídico en el que nos encontramos, el marco europeo, y el mandato contenido en estas recomendaciones. Y no es una cuestión banal, porque cuando la ciudadanía acceda al porqué de esta ley debe encontrar todos estos argumentos, que son los que apoyan nuestras reivindicaciones y apoyan que por fin se acceda a la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas.

 

            La enmienda número 26 habla del derecho a la identidad de género. Había un error en la transcripción de la  enmienda, porque no era el derecho a la igualdad de género, sino a la identidad de género. Entendemos que una ley debe empezar por un derecho que está legislando, expresarlo explícitamente y después darle desarrollo. Debe hacerse el reconocimiento expreso. De hecho, en la enmienda siguiente también se pretende que se especifique que se trata de un derecho, es decir, toda persona de nacionalidad española, mayor de edad y plenamente capaz tiene derecho a solicitar, no podrá, sino que tiene derecho a. Lo que debemos legislar es específicamente un derecho, porque estamos conquistando derechos, señorías, y por eso, porque estamos conquistando derechos y porque estamos alcanzando una ciudadanía plena, una ciudadanía mayor, pretendemos que el resto de los grupos se sumen a esta ley y voten favorablemente. No puede haber un Poder Legislativo que se oponga a la conquista de derechos, sino todo lo contrario, su obligación es legislar sobre los mismos, legislar sobre su ampliación y garantizar que los ciudadanos accedan a ellos.

 

            La enmienda número 28 versa sobre  el término tener derecho a, en vez de podrá, y, expresamente, sobre el traslado total del folio registral. Retiramos la enmienda número 29, porque ha sido parcialmente aceptada parcial en la ponencia. La enmienda número 30 propone que en vez de autoridad, se utilice el término competencia, porque entendemos que es un término más adecuado y también más sencillo. En el primer apartado se establece la posibilidad de que, además de acceder al Registro Civil del domicilio del solicitante, se acceda a esta rectificación registral a través del Registro Civil, donde figure la inscripción del nacimiento que se pretende modificar, siempre a elección del solicitante. Sencillamente, se trata de ampliar las posibilidades de la persona que va a acceder a este derecho. Si estamos considerando que es un derecho, porque lo puede hacer, debería recogerse así en términos expresos en la ley.

                                                           FIN.      

JUSTICIA                                                                                T.10

07/11/2006                                                   

 

(Continúa la señora Navarro)

 

En cuanto al segundo apartado del artículo 3 lo que se pretende es que no se contemple únicamente el domicilio en España o en el registro civil municipal, sino que también se contemple los registros consulares y centrales.

 

            La enmienda número 31 va a ser transaccionada. El objetivo de esta enmienda es muy sencillo. La ley se olvidaba de las personas que ya habían sido sometidas al tratamiento. Entendemos que primero debía aplicarse el contenido de la instrucción de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias 7/2006 por razones de seguridad jurídica y, en segundo lugar, se recoge que –esto no va a ser transaccionado y es una lástima- el tratamiento ha de tener como mínimo dos años. Eso se hace porque se entiende que el tratamiento hormonal mínimo de las personas transexuales debe tener una continuidad de dos años pero si estamos considerando que esto es muchísimo más amplio y que no estamos exigiendo determinadas cuestiones sino que lo estamos ampliando entonces no tiene sentido que se exijan estos dos años. Además, las personas que han sido tratadas con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley no se les puede exigir que se pasen dos años de tratamiento bajo un determinado médico. Por el contrario, mientras acrediten que ya han recibido ese tratamiento no tienen por qué volver a pasar por el mismo. Ese era uno de los grandes errores de esta ley. Otra de las cuestiones que se recoge en esta enmienda son los tratamientos médicos no realizados en España. Dado que la sanidad pública hoy por hoy ha condenado al ostracismo las necesidades de las personas transexuales y no atiende sus tratamientos de manera gratuita como correspondería a un Estado de bienestar, es muy habitual que las personas acudan a países extranjeros para someterse a estos tratamientos. Por lo tanto, debe haber una referencia explícita a los tratamientos médicos no realizados en España.

 

            La enmienda número 32 tuvo una transaccional. La enmienda número 33 versa sobre la necesidad del traslado total del folio registral con el objetivo de garantizar una mayor seguridad jurídica, especificando además los recursos que caben al auto en el que se notifica la denegación de la rectificación registral. La enmienda número 34 tuvo una aceptación parcial. La enmienda número 35 también se retira porque tuvo una aceptación parcial en la ponencia. La enmienda número 36 es de gran relevancia porque pretende que se añada una especificación que es el carácter reservado no solo del procedimiento, sino de todos los documentos que se acompañan. Se trata de preservar la intimidad personal y familiar del solicitante, como digo, no únicamente de la rectificación registral, sino que se abarque esa garantía de intimidad personal y familiar de todos los documentos por él aportados al expediente. La enmienda número 37 sobre el traslado total del folio registral la retiramos.

 

La enmienda número 38 nos parece fundamental, señorías, porque versa sobre la necesidad de hacer una armonización respecto a los extranjeros residentes en España. Lo que no podemos entender es que esta ley se olvide de todos los extranjeros que residen en España y se encuentran exactamente en las mismas circunstancias que los españoles que sí podrán acceder a los derechos que otorga esta ley y que podrán no sufrir esa persecución y esa discriminación. Existen muchísimas personas transexuales que huyen de sus países de origen para escapar de la persecución y posiblemente la muerte o apaleamientos. Por eso existe el derecho de asilo, señorías, para que en países como el nuestro se pueda atender a esa gente que se encuentra en circunstancias excepcionales. En absoluto se pretende una modificación del registro civil del país de origen, sino que los documentos que se expiden por nuestro país –como la autorización de residencia o la autorización de trabajo- recojan, si cumplen los requisitos, el nombre de la persona tal y como ella desee que así sea, aplicando los criterios que se recogen en esta ley. En caso contrario, lo que estamos haciendo, en primer lugar, es generar una inseguridad jurídica porque es no concordar con la apariencia externa de la persona los documentos que se le están otorgando. En segundo lugar, estamos discriminando, porque estamos aplicando un criterio distinto, a las personas extranjeras que residen en nuestro Estado frente a las personas de nacionalidad española. Y, en tercer lugar, por coherencia porque ya existe una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 40 de Barcelona, de 22 de mayo de 2002, que afectaba a una transexual de Costa Rica donde ya se aplicó este criterio. Además, también se recoge en una resolución en al Dirección General de Recursos y del Notariado del actual Gobierno. Por tanto, entendemos que en coherencia con lo que se ha hecho hasta ahora, en coherencia con esta sentencia, en coherencia con no crear dos categorías de ciudadanos y una discriminación y en coherencia con el derecho de asilo para los ciudadanos que lo solicitan -especialmente, en el caso de los transexuales está plenamente justificado- entendemos que se debe aprobar esta enmienda. Por eso pedimos a todos los diputados presentes –y a los no presentes que luego vendrán- que así lo hagan.

 

La enmienda número 39 recoge también la reivindicación de aquellos que acceden a la nacionalidad española cuando el lugar de nacimiento sea un país extranjero para simplificar trámites. Porque si en el momento en que se accede a la nacionalidad, cuando se va a inscribir en el registro, se procede ya a la inscripción de acuerdo con la rectificación registral en la mención de sexo. Así, evidentemente, se simplificarían trámites, cosa que interesa a todo Gobierno y, por supuesto, a los ciudadanos cuyos derechos tenemos que salvaguardar como poder legislativo que somos.

 

La enmienda número 40 –señor presidente, me estoy extendiendo pero es que tengo muchas enmiendas- versa sobre la reexpedición de títulos académicos y profesionales correspondientes en relación con el abono de tasas. Dado que la transexualidad no es una circunstancia voluntaria no puede nunca considerarse como causa atribuible al interesado, por lo tanto deberían estar exentos de la reexpedición de títulos. Es evidente que después de la rectificación de la mención relativa al sexo en el registro se tiene que producir una reexpedición de todo tipo de títulos. Esta enmienda también hace referencia a la reexpedición del carné de identidad por las mismas circunstancias, porque no se trata de una cuestión voluntaria. Por tanto, no deben pagar las tasas porque sencillamente se debe aplicar el espíritu de esta ley a la normativa correspondiente, por ejemplo las tasas a la Ley Orgánica 1/1992, de la Dirección General del Sistema Educativo.

 

La enmienda número 41 se refiere a la afiliación de los hijos nacidos mediante técnicas de reproducción asistida y es una modificación del artículo 7 de la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida. Esta enmienda es una reproducción que planteó Izquierda Unida cuando se debatió en esta legislatura la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida. El objetivo era el mismo que se persigue hoy por hoy, es decir, que las parejas de lesbianas tengan los mismos derechos que tienen las parejas heterosexuales. Cuando en una pareja de lesbianas que están casadas se realiza la inseminación artificial a una de ellas, ahora mismo solo se reconoce que el hijo es de la madre biológica.

fin

 

JUSTICIA                                                                                TURNO 11

07/11/06                                                                               

 

            (Termina la señora Navarro Casillas)

 

En cambio, aplicada esta misma circunstancia a un matrimonio heterosexual, se entiende automáticamente que el cónyuge es el padre del hijo. Es una evidente discriminación por cuestión de orientación sexual y hace falta terminar con ella. De hecho, hay un caso en Algeciras en el que se ganó la sentencia y la fiscalía, desgraciadamente, interpuso un recurso. Entendemos que acabar con esta discriminación significaría acabar con una de las discriminaciones que quedan pendientes respecto a la aplicación de la Ley del matrimonio homosexual. Nos parece fundamental no tener que someter a las parejas lesbianas casadas a todo el proceso de adopción que tienen que realizar en la actualidad; es más si no realizan todo ese proceso de adopción con la burocracia que implica, se pueden encontrar con que a la larga el menor no queda protegido porque solo tiene una madre cuando en la práctica tiene dos y, legalmente, si perdiera una, la otra no sería la madre, con lo cual tendría que hacer todo el proceso de adopción. Además, en el día a día, la no consideración de madre legalmente les produce una serie de obstáculos y problemas que todos podemos visualizar. Incluso, si se separaran o se divorciaran -ahora uno se puede divorciar directamente-, se encontraría con que tendría que hacer frente a un proceso de difícil solución pidiendo los días de visitas, etcétera, sin tener la condición de madre legalmente. Para solucionar todos estos problemas, que son evidentes y que se están produciendo después de la aprobación de la reforma del Código Civil en cuanto al matrimonio homosexual, tendrían que votar favorablemente la enmienda número 41.

 

            La enmienda número 42 versa sobre las personas que acreditan que se les ha expedido la certificación del reconocimiento de género o de un documento análogo en otro Estado. Como he dicho al inicio, no es de recibo que a las personas que acreditan esta situación porque han pasado todo el proceso en otro Estado en aplicación de su legislación, como ocurre en Suecia, Alemania, Italia, Países Bajos y desde el año 2004 en Gran Bretaña, se les pida que vuelvan a someterse a este procedimiento. Debería entenderse que quedan excluidos de esta obligación y se les homologara. También se pretende que las personas que cumplan con los requisitos a la entrada en vigor de esta ley accedan directamente, sin otras condiciones, a su contenido y a ese derecho, que no se recoge como derecho pero que debería estar recogido.

 

            La enmienda número 43 se refiere a las personas que han tenido que iniciar un juicio ordinario sobre rectificación del sexo registral. Por seguridad jurídica, a la vista del cambio legislativo que se va a operar a través de la aprobación de esta ley, se debería establecer expresamente qué ocurre con los procedimientos abiertos.

 

            La enmienda número 44 tuvo una aceptación parcial en la ponencia y a la enmienda número 45 he aludido anteriormente, que es la que versa sobre las tasas de expedición del documento nacional de identidad. Como he dicho, dado que no es voluntario, no tiene ningún sentido que se aplique la exigencia de la tasa.

 

            La enmienda número 46 nos parece muy relevante porque entendemos que el desarrollo reglamentario no ha de dejarse sine die, sino que debe recogerse expresamente en la ley un mandato de esta Cámara que obligue al Gobierno a desarrollar reglamentariamente, en el plazo de seis meses, el contenido de esta ley. Evidentemente, esta ley se podrá aplicar directamente, pero el desarrollo reglamentario debe hacerse a la mayor brevedad posible para garantizar la seguridad jurídica y el efectivo ejercicio del derecho que recoge para la rectificación registral. Se trata de la conquista de un nuevo derecho.

 

            El señor PRESIDENTE: Queda finalmente la 52.

 

            La señora NAVARRO CASILLAS: Sí, muchas gracias.

 

            Respecto a la enmienda 52 únicamente diré que se trata de cumplir con el objetivo de que los menores no sufran discriminación ni una vida infantil y juvenil demasiado cruel que tengan que arrastrar el resto de la vida. A través de esta ley, hay que poner soluciones para proteger a los menores y hay que buscar mecanismos para facilitarles la situación difícil en la que se encuentran. Evidentemente, uno se encuentra en esa situación antes de los 18 años porque antes de esa edad se da cuenta de cuál es su sexo psicosocial.

 

            Pedimos a todos los grupos de la Cámara la votación favorable de estas enmiendas y pedimos también la votación favorable del contenido global de esta ley, como quede después de este debate de las enmiendas, dado que tenemos competencia legislativa plena, porque el Poder Legislativo no se puede oponer a la conquista de derechos. Tenemos la obligación no solo de atender la reivindicación de los colectivos, sino de trabajar por cambiar la sociedad para que sea más justa, en la que todos nos sintamos más libres y más iguales, y recoja a todos como ciudadanos y no solo a una parte. Por eso es fundamental una reflexión en este sentido, dado que no hay ninguna enmienda que se oponga al contenido y al fondo de esta cuestión.

 

            El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Parlamentario Vasco, el señor Olabarría. No está presente en este momento, quedarán defendidas en los términos en los que el pluriempleo parlamentario lo permita.

 

Como el pluriempleo parlamentario y la multiplicidad de ocupaciones condiciona los turnos de intervención, le cedemos la palabra al señor Olabarría para que pueda fundamentar sus enmiendas.

 

            El señor OLABARRÍA MUÑOZ: Muy amable, señor presidente, sobre todo por su comprensión a los tributos que los grupos que no tenemos una gran dimensión cuantitativa en materia de diputados tenemos que soportar.

 

            En relación con el dictamen de la ponencia, tenemos vivas cuatro enmiendas, que son las números 47, 48, 50 y 51. La primera hace referencia al informe médico colegiado que tiene que servir de fundamento a la acreditación de la realización del tratamiento de un transexual, y sobre todo hace referencia a algo que nos resulta particularmente preocupante, que son los tratamientos médicos realizados por profesionales no colegiados en el Estado español. Debe haber requisitos de garantías de que ese tratamiento médico tenga los requerimientos de fidelidad y de eficiencia, en definitiva, las garantías de que sea un tratamiento médico que atienda a la problemática que aborda este proyecto de ley, y entendemos que uno de esos requerimientos debe ser la traducción al español del mencionado tratamiento médico. No es el único, es uno de ellos. El Partido Socialista está en condiciones de ofrecernos una transacción, de la que ya somos conocedores, que seguramente mejora las prestaciones en materia de garantías de la eficiencia, de la calidad y, por lo tanto, de que ese tratamiento médico ha sido realizado con los requerimientos de seguridad jurídica que una cuestión de esta naturaleza requiere.

 

 

 

                                                           FIN

JUSTICIA                                                                                TURNO 12

07/11/06        

 

                                              

            (Termina el señor Olabarría.)

 

Nosotros utilizamos la locución tradicional española del referido informe cuando ha sido realizado en el extranjero o certificación de la colegiación o requisito equivalente. A nadie se le escapa que hay países particularmente laxos en su normativa, donde la permisividad es la característica que identifica este tipo de tratamientos, y hay que establecer, en un país garantista y que tiene requerimientos de legalidad estrictos, rigurosos y rigoristas como el nuestro, garantías de que el tratamiento médico realmente se ha realizado con todos los condicionamientos que nuestra propia normativa, la del Estado español, requiere. Yo sé que solo la traducción es un requerimiento insuficiente. Si además de la traducción, en la propuesta de transacción que el Partido Socialista nos va a hacer se incorporara el conocimiento de que el tratamiento ha sido eficazmente realizado, nosotros estaríamos en condiciones de transar con el Partido Socialista esta enmienda.

 

            Con relación a la enmienda 48 estamos hablando de algo que hace referencia a un problema jurídico muy complejo en esta materia. Usted sabe que el Registro Civil es un registro de naturaleza híbrida, tiene una parte que casi podríamos calificar de esquizofrénica, un componente jurisdiccional y un componente administrativo, participa de ambos a la vez, y el responsable del Registro Civil es un juez o una  juez en su caso. Desde esa perspectiva las actuaciones del Registro Civil se manifiestan en forma de autos que tienen que tener una serie de fundamentaciones. En la enmienda 48, desde una perspectiva de los requerimientos de seguridad jurídica que proclama la propia Constitución española, solicitamos al Partido Socialista que consigne dos requerimientos específicos. En primer lugar, que el auto que acuerde la rectificación de la mención registral del sexo acordará asimismo el cambio del nombre propio del solicitante y, en su caso, ordenará el traspaso total del folio registral cuando éste se haya solicitado por el interesado. Lo del folio registral parece que es una cuestión baladí, pero no lo es. Se trata de cómo identificar o cómo ubicar en el Registro Civil la modificación o el cambio de sexo. Desde esa perspectiva, la traslación al folio registral no debe hacerse de cualquier manera, sino de una manera identificada previamente por el ordenamiento jurídico, sobre todo con un sector del ordenamiento jurídico particularmente rigorista, como es el atinente al Registro Civil, a la materia registral. En segundo lugar, que los autos no admitiendo la solicitud prevista en el artículo 1º de la presente ley o poniendo término al expediente gubernativo sean recurribles en los términos previstos en los artículos 355 y siguientes del Reglamento del Registro Civil. Yo no creo que el Grupo Socialista esté en condiciones de refutar esta argumentación, porque la posibilidad de recurso está vinculada a la tutela judicial efectiva, es un requerimiento de constitucionalidad absolutamente indisponible, incluso para el legislador estatal. Privar del registro o no identificar con corrección cuáles son los mecanismos de recurrir una actuación híbrida entre lo gubernativo y lo jurisdiccional, no prever los mecanismos de registro, es tanto como ubicar en una situación de absoluta inseguridad jurídica, una especie de limbo jurídico, a las personas que acudan a este procedimiento. Desde esta perspectiva, desde estos requerimientos que nosotros consignamos, expresamos que en los términos previstos ya en la legislación vigente, en los artículos 355 y siguientes del Reglamento del Registro Civil, se deben prever los mecanismos de recurso a la no admisión de la solicitud prevista en los artículos 1º y siguientes de esta ley.

 

            La enmienda 51 hace referencia a una cuestión que el Grupo Socialista considera de escasa relevancia, y nosotros estamos en condiciones de retirarla en este momento. El demandante en un juicio ordinario sobre rectificación del sexo registral incoado con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley podrá desistir -evidentemente, siempre se puede desistir de una acción jurídico-administrativa de esta naturaleza- en cualquier momento de la primera instancia o de los recursos. El desistimiento no impedirá al actor la presentación de la solicitud prevista en el artículo 2º de esta ley, pudiendo éste solicitar para acreditar los requisitos a que hace referencia dicho artículos la entrega de los documentos originales, públicos o privados, obrantes en el juicio ordinario. De dicha entrega se dejará constancia en autos mediante la expedición de copia autenticada de los documentos que se retiran. Es decir, al producirse un cambio legislativo, además de un cambio en el procedimiento, hay que regular qué ocurre con los procedimientos abiertos. Tampoco es una cuestión baladí. Los procedimientos, una vez abiertos, pueden ser públicos o privados, pueden afectar a la privacidad, pueden afectar a la posibilidad de seguir incoando nuevos procedimientos si se modifica la voluntad originaria de retirada o de desistimiento y, como esto no es baladí, lo tenemos que regular desde una perspectiva de los requerimientos de la seguridad jurada o rigurosamente. Este es el sentido de la enmienda, pero puesto que somos conocedores de que hay una propuesta por parte del Partido Socialista muy coincidente con nuestra pretensión, si ésta fuera objeto de presentación por el grupo mayoritario nosotros la retiraríamos.

 

            Por último, con relación a la enmienda 50, sobre la publicidad de los documentos incorporados y la materia de la publicidad o de la privacidad, usando el corolario semántico contrario, para la rectificación registral del cambio del sexo, estamos particularmente inquietos. El tema de la privacidad es una cuestión verdaderamente relevante, porque a pesar de opiniones discrepantes, incluso en el ámbito de la doctrina científica, hemos leído la ley reguladora del Registro Civil y otras leyes, particularmente el artículo 7º del Real Decreto 937/2003, y en principio el Registro Civil, como todos los registros de naturaleza pública, es público, salvo las excepciones que dimanan específicamente de las previstas en el Real Decreto 937/2003 o en la ley de protección de datos de carácter oficial en el supuesto de que tengan acceso a este registro. En este momento los datos del Registro Civil son públicos, son accesibles al público, no a la ciudadanía con carácter general, sino a aquellas personas que acrediten un interés legítimo para tener una acreditación oficial y oficializada certificada de los datos obrantes en el Registro Civil. Puesto que hay una serie de excepciones previstas en el artículo 21 del Reglamento del Registro Civil, por ejemplo las relativas a la filiación adoptiva, a los documentos archivados en determinados extremos o al legajo de abortos, también queremos que estén excluidas y garantizadas desde la perspectiva de la privacidad o del secreto de estas circunstancias para aquellos que lo deseen la de la rectificación de sexo. Si eso no lo consignamos expresamente, esta no es una materia ajena al conocimiento del ciudadano con carácter general, siempre que cualquier ciudadano acredite un interés legítimo para conocer esta circunstancia. Puede ser que quien haya cambiado de sexo no desee que se conozca esta circunstancia, pero si esto no se consigna específicamente es un dato que va a ser accesible a la ciudadanía con carácter general. Desde la perspectiva de la privacidad que tanto estamos preconizando todos en esta materia, ante las personas que han optado por el cambio de sexo y sus repercusiones en el ámbito registral que estamos configurando en este proyecto de ley, nos gustaría que por parte del Partido Socialista existiera una cierta flexibilidad intelectual para acoger un requerimiento que afecta a las personas que son las destinatarias de lo que se consigna en este proyecto de ley, algo tan importante como la privacidad o el secreto de esta circunstancia en este ámbito registral concreto.

 

            Estas son las enmiendas que mi grupo ha presentado, son enmiendas de naturaleza jurídico-técnica, que yo creo de difícil refutación, y por tanto espero que sean objeto de consideración en su propio tenor literal.

 

            El señor PRESIDENTE: Por el Grupo de Esquerra Republicana tiene la palabra la señora Bonàs.

 

            La señora BONÀS PAHISA: Hoy en esta Comisión vamos a proceder a una modificación legislativa expresada en un pequeño proyecto de ley -pequeño porque solo tiene siete artículos- pero de una gran importancia para un colectivo que hace mucho tiempo lo estaba esperando. Para entender los motivos de esta iniciativa legal es necesario reflexionar e intentar comprender que la naturaleza es compleja y admite numerosas variables.

            FIN

 

Justicia                                                                      

7/11/06                                                                                  Turno 13

 

(Termina la señora Bonás)

 

Estudiamos en las clases de biología que el sexo lo determina la presencia o no del cromosoma Y. Son los cromosomas  los que determinarán la producción de determinadas hormonas que provocarán el desarrollo de  unos atributos sexuales determinados, pero no siempre. Ahora sabemos que la identidad sexual, además de las hormonas, tiene otros  condicionantes sociales y psicológicos. Sabemos que hay personas que desde edad muy temprana saben que son diferentes. Son conscientes más delante de que su aspecto morfológico no coincide con su identidad sexual. El deseo de coordinar la identidad sexual con el aspecto morfológico hoy en día se puede satisfacer gracias a los avances médicos mediante tratamientos hormonales y con cirugía. Las personas que deciden cambiar su morfología externa para adaptarla a su identidad sexual,  los conocemos como transexuales. La transexualidad en sí  no debía representar ningún problema para ninguna persona. El problema es que la sociedad tiene tendencia a rechazar lo que es diferente. Las personas transexuales sufren, en consecuencia, un rechazo por la gran mayoría de la sociedad, lo que les impide conseguir lugares de trabajo dignos, vivienda, etcétera, y les lanza a la marginación.  A pesar de que muchos transexuales hayan conseguido pasar inadvertidos gracias a que hayan conseguido una apariencia acorde con el sexo con el que se identifican, el sexo que aparece en su DNI les puede delatar. Hasta ahora en España para poder cambiar de sexo en el DNI era necesario pasar una cirugía completa irreversible. La cirugía es difícil, es cara y no siempre es deseable. La aceptación de uno mismo pasa también por aceptar la diferencia, la especificidad como señal de identidad. Hoy, además, es posible obtener una apariencia morfológica deseada, con tratamientos hormonales debidamente dirigidos por unidades especializadas. Por tanto, la exigencia de la cirugía nos parece exagerada y en cierto modo cruel. Con esta iniciativa legal vamos a facilitar que el cambio de sexo en el DNI no exija una operación de cambio de sexo. De momento no será lo que nos piden algunos colectivos. Hace unos días, se dirigía a mí una mujer transexual y me decía:  no nos humilléis, no nos pidáis que asistamos a un psicólogo, no basta con esta palabra, no basta con este sentimiento. Lamentablemente, no basta. Hay que exigir una seguridad jurídica. La seguridad jurídica se basará en que se haya diagnosticado  disforia de género. En este caso, en Esquerra Republicana  hemos discrepado de esta opción, ya que la disforia de género como diagnóstico está en entredicho. La enmienda que presentamos nos parece más adaptada a los recientes estudios sobre identidad sexual. En nuestra enmienda decimos, uno, que la persona debe presentar como requisito que carece de patologías que le induzcan a error en cuanto a la identidad de sexo que manifiesta y pretende obtener de registro, manifestando una voluntad estable, indubitativa y permanente al respecto. En este caso, nuestra enmienda iría en la tendencia que ha manifestado la portavoz de Izquierda Unida. El segundo requisito es dos años de tratamiento hormonal. En el proyecto se establecen dos años por seguridad jurídica. Esquerra Republicana ha presentado una enmienda en la que consideramos innecesario endurecer las condiciones, ya que si ya se exige un informe médico o psicológico colegiado, se supone que no hay dudas respecto de la existencia de un deseo indubitativo de cambiar de sexo. La no presencia de un plazo exigido podría facilitar  en muchos casos el cambio de sexo en el Documento Nacional de Identidad. Pero el texto ya ha incorporado un importante cambio, y es que los tratamientos médicos no serán necesarios cuando concurran razones de salud. No voy a comentar todas mis enmiendas porque gran parte de las enmiendas de Esquerra Republicana, del Grupo Mixto y de Izquierda Unida son idénticas, ya que proceden de los colectivos transexuales. Solo voy a detenerme en algunas que son diferentes. Por ejemplo, la 53 es la misma, asociación de motivos. Sobre la  54, en el proyecto de ley se pide que la persona debe ser plenamente capaz. Esto puede inducir a interpretaciones distintas y en algunos casos incorrectas. Hemos propuesto que se diga que la capacidad debe ser suficiente. En la 51, como he comentado, hemos obviado la disforia de género. En  la 60, los plazos del tratamiento. La 61 es importante. El proyecto establece como requisito un informe del médico que ha realizado  el tratamiento. En muchos casos esto no será posible, por ejemplo, como se ha comentado aquí, en casos de tratamientos en el extranjero. Hemos presentado una enmienda de adición que diga: o en su defecto mediante informe de un médico forense especializado. Esto resolvería muchos problemas de los casos en que el médico que ha realizado el tratamiento no esté físicamente presente en el momento en que se pida el cambio. Existen dos temas importantes que no se han resuelto en el proyecto. Uno es el caso de los menores.  La adolescencia es la etapa más difícil para las personas transexuales cuando ven que su cuerpo va tomando una apariencia con la que no pueden identificarse. Además de los problemas que en sí conlleva esta edad difícil, deben soportar la incomprensión de su entorno, un entorno inmaduro, que se traduce en la mayoría de los casos en acoso escolar. Si los progenitores colaboran y son conscientes de lo que les pasa a su hijo o hija, pueden ayudar a conllevar este paso difícil de la vida. Si no, lo que ocurre en la mayoría de los casos es que abandonan los estudios, abandonan el hogar y empiezan el periplo de la marginación. En esta iniciativa legal no se aportan soluciones para estos casos. Nosotros creemos que quizá tampoco sea el instrumento adecuado. Vamos a  proponer iniciativas en medios sanitarios educativos, para que se inicie un plan de acción integral para estos colectivos, y luego buscaremos soluciones hechas a medida para cada caso. En el caso de los extranjeros, tenemos enmiendas coincidentes con Esquerra Unida y también con el Grupo Mixto. Respecto de los extranjeros, hay problemas  de convenios internacionales, pero  se podría promover en la Ley de extranjería cuando se pide asilo por causa de la transexualidad, que de hecho es un acoso. En la Ley de extranjería hay mecanismos para que se acelere el paso de acceso a la  nacionalidad española. Creemos que este sería el camino correcto. Mantenemos las enmiendas que nos han propuesto los colectivos. Hubiéramos preferido que se hubieran transaccionado para que legalmente se hubieran podido aceptar ya. Es un deber que nos queda  por hacer después de este proyecto. Las enmiendas que mantenemos, desde la 72 a la 76, son coincidentes con las de los demás grupos respecto a la modificación del registro civil,  a la exoneración de las tasas y a los plazos para el desarrollo de la ley. Vamos a votar a favor de este proyecto porque  creemos que es un gran paso. No es exactamente lo que queríamos todos los grupos, pero es un paso importante. Los dos puntos que quedan por resolver, quizá  este proyecto de ley no sea el mejor instrumento. Me refiero a los menores y a los extranjeros. Nos ha sorprendido la enmienda 41 de Izquierda Unida, que también presentamos en la Ley de reproducción asistida. La presentaremos en la Ley de igualdad porque nos ha parecido que es un lugar más oportuno para hacerlo. De todas formas, bienvenida sea. La votaremos a favor por si acaso. Si se aprueba, aprobada queda y si no la volveremos a presentar en otro proyecto de ley. Cuando se hayan hecho las transacciones, pasaremos a la Mesa las enmiendas que retiramos.

 

            El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió), tiene la palabra el señor Jané i Guasch para defender sus enmiendas.

 

            El señor JANE I GUASCH: Señorías, Convergencia i Unió comparte los objetivos de este proyecto de ley cuyo objetivo principal es regular los requisitos para acceder al cambio de la inscripción  relativa al sexo de una persona en el registro civil, cuando dicha inscripción no se corresponde con su verdadera identidad de género. Este proyecto ley contempla también el cambio del nombre propio para que no resulte discordante con el sexo reclamado. Con la aprobación de esta ley adaptamos nuestro ordenamiento jurídico a lo que han hecho otros países de nuestro entorno, que cuenta con una legislación específica de cobertura y que da seguridad jurídica a la necesidad de una persona transexual que pueda ver modificada la inicial asignación registral de su sexo, una asignación que es contradictoria con su identidad de género, y poder ostentar también el nombre que no  resulte discordante con esta identidad. Por tanto, esta ley es compartida por Convergencia i Unió. Hemos presentado ocho enmiendas, todas ellas para mejorar y completar el proyecto de ley. Esta ley  se aprueba hoy, pero en algunos aspectos se hace de manera incompleta. Queremos denunciar públicamente la actitud que ha tenido el Grupo Parlamentario Socialista en este proyecto de ley, porque no se ha dirigido a este portavoz para negociar ninguna enmienda de las ocho que teníamos presentadas, algunas de ellas coincidentes  con otros grupos parlamentarios. Creemos que esto es un déficit de tramitación parlamentaria de este proyecto de ley. Merecerían, incluso, que no la votáramos, pero no se lo merece el colectivo que está luchando durante años para conseguir el reconocimiento de derechos.

 

            Fin

JUSTICIA                                                                                                                   t.14

07/11/2006

 

                                               

(Termina el señor Janè)

 

Por tanto, nosotros vamos a votar a favor del proyecto de ley, pero vamos a pedir una votación separada del artículo 2, del procedimiento; un artículo que no lesiona ningún tipo de derecho de las personas que han impulsado este proyecto de ley y simbólicamente votaremos en contra de este artículo para poner de manifiesto la nula voluntad del Grupo Parlamentario Socialista de contar que este Parlamento es plural, que hay diversos grupos parlamentarios y que los grupos parlamentarios que han presentado enmiendas merecerían que se hubiesen tratado. Ya nos encontramos en ponencia con que no se marcó criterio alguno para las ocho enmiendas presentadas por el Grupo de Convergència i Unió y que ahora defenderé, y nos hemos encontrado en Comisión con que tampoco aquí se va a aprobar ninguna. Simplemente, a petición mía, se nos decía que se iba a dar por subsumida una de nuestras enmiendas con otra de otro grupo parlamentario que además consideramos que no se corresponde con el sentido literal de nuestra enmienda. Por tanto, balance global de nuestras enmiendas: nulo, no se va a aprobar ninguna. Por las formas deberíamos dar una abstención final; no lo vamos a hacer y votaremos a favor por los derechos que implica y por el trabajo de quienes durante tantos años han pedido una regulación de esta cuestión; regulación que deberíamos y podríamos haber hecho de mejor manera, más completa y sobre todo con más diálogo parlamentario porque este ha sido nulo por parte del Grupo Socialista.

 

            Dicho esto, señor presidente, señorías, hemos presentado ocho enmiendas. Quiero agradecer su trabajo, además de a los colectivos que nos han hecho llegar sus propuestas, al propio Colegio de Registradores de Cataluña que desde su profesionalidad también nos han hecho unas acotaciones importantes que creemos que mejorarían el proyecto de ley. Paso a defender las ocho enmiendas presentadas por el Grupo de Convergència i Unió. La número 87 es una enmienda global a toda la ley. No estamos hablando de un error que hay que rectificar; estamos hablando de una modificación. Por tanto, en esta ley el término rectificación es como si quisiera decir que todo es erróneo y no se trata de errores, sino de modificar una circunstancia. Es mucho más respetuoso el término modificación que el término rectificación. Nosotros lo creemos así, nos lo han propuesto también los registradores y por eso hemos planteado esta enmienda número 87 que no entendemos por qué no es objeto de mayor análisis. Tampoco comprendemos por qué no se analiza mejor nuestra enmienda número 88 al artículo 1. Legitimación: el término imperativo que, en cuanto al cambio de nombre, implica el artículo 1 desconoce una circunstancia y estamos haciendo una ley que tiene efectos registrales. El cambio de nombre no es una consecuencia necesaria en todos los casos. Puede haber casos en que el nombre inscrito denote un sexo opuesto al resultante del cambio y evidentemente habrá que realizar ese cambio, pero hay supuestos en que no es necesario cambiarlo porque el nombre es neutro o ambiguo. ¿Por qué no podemos realizar esa salvedad que propone Convergència i Unió que supone en decir: salvo cuando la  persona  quiera -es decir, es voluntad de la persona- conservar el que ostente y este no induzca a error en cuanto al sexo, con arreglo al artículo 54 de la Ley del Registro Civil. Esto que nos proponen los registradores también es acertado porque puede haber una persona no quiera cambiar su nombre. Si quiere cambiarlo, evidentemente le daremos derecho, pero por qué establecer esa rigidez en el artículo 1. Por tanto, una vez más ha habido falta de diálogo porque ni tan siquiera nos han dado el criterio de por qué esta enmienda número 88 no es aceptada.

 

            En cuanto al procedimiento, también hemos presentado nuestra enmienda número 89, en coherencia con los planteamientos que acabamos de realizar. En nuestra enmienda número 90, también sobre el procedimiento, pedimos que la modificación de la mención registral del sexo comportará -imperativo- una nueva inscripción con traslado del folio registral porque si no lo hacemos imperativo muchas personas no lo van a solicitar y quedará recogido en el mismo folio. Razones de protección de su intimidad personal y familiar informan la necesidad de practicar una nueva inscripción. Esto va a en línea con la Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 25 de mayo de 1992, asunto Botella contra Francia, que establece que en el caso de transexualismo la documentación que revela el sexo produce una situación incompatible con el respeto a la vida privada, contraria al artículo 8 del Convenio de los Derechos del Hombre. Consideramos que es mejor hacer ese folio separado y así lo pedimos en nuestra enmienda número 90. No lo dejemos al albur de quien lo solicita porque a lo mejor lo solicitarían pero no caen en el hecho de hacerlo y les quedaría dentro del mismo folio.

 

En nuestra enmienda número 91 establecemos que es conveniente exigir que la resolución del expediente registral sea firme a efectos de la inscripción registral y de la eficacia constitutiva del cambio de sexo, como el resto de resoluciones judiciales sobre el estado civil, dado los efectos erga homnes de los asientos registrales. Es un tema de seguridad jurídica que nos proponen los registradores y que merecía haber recibido una mayor atención parlamentaria. En nuestra enmienda número 99 pedimos que se incorpore una nueva disposición adicional al proyecto de ley sobre la publicidad de los documentos incorporados en los expedientes gubernativos para la rectificación de la mención registral del sexo. También en este caso debe preservarse la intimidad personal y familiar del solicitante, abarcando expresamente los documentos por él aportados al expediente. Todos esos documentos tienen que tener ese carácter reservado, como así nos han pedido algunas asociaciones y consideramos que tienen razón. Por tanto, debemos proteger globalmente esa intimidad personal y familiar. Nuestra enmienda número 93 -a la que también hacía referencia la señora Navarro porque es coincidente con una suya- pide una nueva disposición sobre documentos expedidos por el Estado español a extranjeros residentes en España. Señora Navarro, creo que la redacción es idéntica a la que usted misma ha defendido porque es realizar una remisión reglamentaria por razones de seguridad jurídica, pero evidentemente en estos casos de documentos expedidos por el Estado español a extranjeros residentes en España debemos incorporarlos también al proyecto de ley para que esta ley no quede incompleta. Consideramos que también era una enmienda importante como lo es -y con esto termino- nuestra última enmienda, la número 94, que también coincide con la presentada por otros grupos parlamentarios, relativa a los juicios ordinarios sobre rectificación del sexo registral incoados con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley. Pensamos que, al producirse un cambio legislativo -en este caso además un cambio de procedimiento-, hay que regular qué ocurre con los procedimientos abiertos y no concluidos a la entrada en vigor de la presente ley. También es una enmienda presentada por otros grupos y por tanto pensamos que debería haber recibido una mayor atención por parte del Grupo Socialista, grupo mayoritario en esta Cámara.

 

Para terminar, la señora Navarro hacía referencia a una enmienda in voce en tanto que en una enmienda tendría el consentimiento para su aprobación del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). Quizá la propia terminología de la disforia de género no abarca de manera clara y nítida el tema de la transexualidad que sí quedaría mucho mejor reflejado con esa enmienda in voce sobre la que mi grupo parlamentario ya adelanta que se manifestaría a favor. Esperemos que esta ley venga a reconocer una laguna importante en nuestro ordenamiento y esperemos que también tenga desde el punto de vista del nuevo ordenamiento jurídico los efectos de norma completa que debería tener y que ahora desgraciadamente no tiene por no haber negociado el Grupo Socialista con el resto de grupos lo que, sin duda, eran mejoras que hubieran contribuido a tener una ley de consenso y de mejores efectos jurídicos. Repito, votaremos a favor; no votaremos a favor del artículo 2 sobre el procedimiento para dejar constancia de esta discrepancia con el Grupo Socialista. Las que he explicado son las ocho enmiendas -ninguna de ellas aceptadas en ponencia ni en Comisión- que defiende nuestro Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió).

 

El señor PRESIDENTE: Señora Navarro, la enmienda in voce ¿a qué parte del proyecto se refiere? Prefiero que se aclare antes de que intervengan el resto de los grupos.

 

La señora NAVARRO CASILLAS: A todo el proyecto, señor presidente.

 

El señor PRESIDENTE: Perfecto.

 

La señora NAVARRO CASILLAS: Se trata de la modificación del término disforia de género por el de transexualidad.

 

El señor PRESIDENTE: Allí donde aparezca la expresión.

 

La señora NAVARRO CASILLAS: Diagnóstico de transexualidad.

           

El señor PRESIDENTE: Bien.

Por el Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra el señor Santaella Porras.

 

Fin  

JUSTICIA                                                                                            TURNO 15

07/11/06                                                                               

 

            El señor SANTAELLA PORRAS: Me corresponde defender las enmiendas que mi grupo presenta al proyecto de ley que trae el Gobierno sobre la regulación de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. Diez enmiendas presenta mi grupo que tratan, a nuestro modo de ver, de centrar desde el derecho, única y exclusivamente desde el rigor del derecho y con respeto a los principios básicos que rigen en materia registral, los serios problemas que se han puesto de manifiesto y que aquejan a un colectivo de personas que, por el hecho de sufrir un profundo rechazo a su sexo biológico con el que fueron inscritos en el momento de su nacimiento, es objeto de injustas discriminaciones. Es un hecho real, que está ahí y el derecho, como han dicho algunos portavoces que me han precedido en el uso de la palabra, debe servir para regular y para remover los obstáculos que impidan alcanzar la igualdad real de las personas. Ahora bien, si en el fin todos los grupos hemos manifestado que estamos de acuerdo, son los medios para alcanzarlo donde puede haber divergencias, y las hay de hecho. Me ha gustado la intervención de algunos portavoces cuya orientación ha ido por el rigor del derecho, por el rigor de los principios registrales que hay que tener en cuenta en la discusión de esta materia. El enfoque de este proyecto de ley en su regulación, atenta, desde nuestro punto de vista, al principio de la seguridad jurídica por un lado y, por otro, no es que atente sino que obvia los principios registrales. Cierto es que la doctrina ha debatido y debate cuáles son y cuáles se determinan como principios generales del registro civil, pero sí hay un común denominador en el cual se establece que el principio de legalidad, que no es más que la garantía de la exactitud registral, impera en la totalidad de la doctrina científica sobre la materia y otro principio básico en derecho registral que es el principio de legitimación o de eficacia probatoria. En este tema se basa mi grupo fundamentalmente cuando hablamos de principios que inspiran el Registro Civil, el principio de legalidad y el de legitimación o eficacia probatoria. La garantía con que se rodea el acceso al registro de los hechos inscribibles permite atribuir precisamente a las inscripciones una eficacia probatoria que es privilegiada, porque las inscripciones tienen en nuestro sistema jurídico el valor de verdaderos títulos de legitimación del Estado. De ahí nuestras enmiendas números 78, 79, 80, 81 y 82, a las que me refiero globalmente porque todas se basan y tienen como común denominador lo que nosotros entendemos que es la defensa del principio de la seguridad jurídica. Se ha puesto de manifiesto por reiterada doctrina del Tribunal Supremo, hay sentencias como la de 2 de julio de 1987 o la de 15 de julio de 1983, la de 3 de marzo de 1989 y 19 de abril de 1991 y también coincidente con la doctrina de la Dirección General del Notariado. Y dicen textualmente y coinciden en que la distrofia de género no es un error originario -en esto me recuerda un poco la enmienda que Convergència i Unió ha defendido en esta Comisión- que pudo y debió haber sido apreciado en el momento de registrar el nacimiento de la persona, sino un error sobrevenido que se manifiesta durante el desarrollo de la persona. Siendo esto así, como lo es, al no tratarse de errores en el acta de nacimiento, sino de cambio sobrevenido de sexo, resulta evidente para nuestro grupo que la vía adecuada para proceder a la rectificación del asiento registral no es, como el proyecto de ley contempla, el expediente gubernativo previsto en el artículo 93 y siguientes de la Ley del Registro Civil, sino la resolución judicial que declare que se está en presencia de una nueva situación que exige la modificación de la inscripción originaria. Lo que corresponde es modificar la situación jurídica preexistente con efectos jurídicos materiales. Esta es la razón por la que destacamos el principio de la seguridad jurídica: salvaguardar los intereses de terceros y en beneficio de la propia persona que va a interesar la rectificación. Este no es solo el criterio que nosotros mantenemos en esta Comisión, sino que es el criterio que el Partido Socialista defendió en el Senado el 21 de diciembre de 2000 cuando presentó una proposición de ley en este sentido. Así lo veía también el Grupo Socialista y no sé qué ha podido ocurrir desde aquel momento hasta este para modificar sus criterios, porque allí estaba de acuerdo en que fuera la rectificación por resolución judicial y, es más, contemplaba también la cirugía transexual genital. Decía lo mismo que dice mi grupo, sin embargo algún motivo tendrá ahora. Les recuerdo la exposición de motivos que en aquel momento presentaba el Grupo Socialista. Decía textualmente que nuestro país, en un momento en que la transexualidad ya ha sido convenientemente estudiada y diagnosticada por la medicina y otras ciencias como la psicología o la sociología, debe incorporarse a esa lista de países de nuestro entorno como Suecia, Alemania, Italia u Holanda, que cuentan con una legislación específica que da cobertura y seguridad jurídica a la inaplazable necesidad del transexual diagnosticado de ver corregida, además de su anatomía, la inicial asignación registral de sexo que está en contradicción con su verdadera identidad sexual acreditada. Criterio diferente mantiene ahora, sin embargo tenía razón y por eso he leído la exposición de motivos, porque en derecho comparado la sentencia judicial, la resolución judicial suele ser el medio elegido por ordenamientos jurídicos tales como el alemán, holandés, italiano, francés, belga o suizo, para rectificar la indicación del sexo de las personas. También recogen nuestras enmiendas, concretamente la número 81, y debido a lo delicado del tema y por seguridad jurídica y salvaguarda del propio interés del demandante, que antes de emitir la resolución judicial el juzgado se haya asesorado por un equipo multidisciplinar que confirme el acierto del diagnóstico. Como se está hablando mucho de enmiendas in voce, a efectos de que conste en el "Diario de Sesiones" nuestra enmienda recogería además, porque lo habíamos omitido, que fueran los psicólogos incluidos también en lo que entendemos como equipo multidisciplinar. Queremos rectificar in voce nuestra enmienda, como he dicho, pero se propone que el demandante demuestre no solo haber iniciado y seguido el tratamiento médico completo para adecuar sus características físicas al sexo reclamado, sino que además acredite haber vivido conforme a sus convicciones durante dos años al menos ininterrumpidamente. Hoy día, señorías, los avances de la ciencia, las facilidades del reciente real decreto que el Gobierno aprobó en el mes de septiembre en Consejo de Ministros, permite incluir en la cartera de servicios de la Seguridad Social la cirugía de reasignación. Otros ordenamientos jurídicos lo recogen así también como el alemán y el suizo que exigen el tratamiento médico quirúrgico previo para autorizar el cambio de sexo.

                                                                       FIN.

JUSTICIA                                                                                TURNO 16

7/11/06                                                                                 

 

(Termina el señor Santaella)

 

De otra forma, mi grupo entiende que la inseguridad jurídica que se originaría daría lugar a situaciones no deseadas, como ya se han dado en el entorno de países de la comunidad europea. Ejemplos de dos casos concretos que se han dado: un transexual masculino, jurídicamente considerado ya mujer, ha podido y ha engendrado biológicamente un hijo como hombre, y viceversa. En esos casos, hay que tener garantía por el principio de la seguridad jurídica.

 

 

            Para terminar, señorías, reitero nuestro respeto a los colectivos afectados y queremos transmitirles que nuestro grupo es partícipe de sus demandas y de sus anhelos, pero las soluciones, por el bien de todos, deben venir de la mano del rigor del derecho.

 

            El señor PRESIDENTE:  Señor Santaella, anotamos la corrección que ha hecho a la enmienda 81. Me ha parecido que incorporaba una corrección a su propia enmienda 81; queda anotada y, por tanto, cuando sometamos a votación las enmiendas, se entiende que ya lleva también incluida esa corrección.

 

            Por el Grupo Parlamentario Socialista tiene la palabra la señora Montón Giménez.

 

            La señora MONTÓN GIMÉNEZ: Señoras y señores diputados, la medida para saber si un Gobierno hace las cosas bien o mal es que solucione los problemas de los ciudadanos, y esto es lo que hoy hacemos con esta ley. Nunca antes un Gobierno de la democracia ha trabajado por tantos avances en los derechos de las personas transexuales. En el Partido Socialista hemos pasado de las palabras a los hechos y me refiero a las acciones y a las ayudas del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales para jóvenes y la inclusión laboral, en especial para las mujeres transexuales, a las del Ministerio del Interior en las instituciones penitenciarias y en educación. Podría detallar y enumerar concretamente innumerables acciones, pero por respeto a los tiempos marcados por la Mesa no voy a hacerlo, sino que simplemente voy a terminar refiriéndome al Ministerio de Sanidad, donde les recuerdo que las competencias están transferidas, y es en el marco de las comunidades autónomas con Gobierno socialista donde se asume la prestación sanitaria completa del proceso transexualizador, como es el caso de Andalucía, donde existe el centro de referencia, en el que además Extremadura, también socialista, deriva sus casos.

 

            Con esta ley, España se suma a algunos países de nuestro entorno que ya cuentan con una legislación específica que da cobertura y seguridad jurídica, como Suecia, Alemania, Italia, Holanda, Turquía y Reino Unido, y acoge la resolución del Parlamento Europeo sobre la discriminación de los transexuales de 1989 y la recomendación del Consejo de Europa relativa a la condición de los transexuales. Pero sin mirar hacia fuera, nuestra propia Constitución proclama el derecho al libre desarrollo de la personalidad y establece que los españoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación, entre otras, por razón de sexo. Señorías, esta ley no es una propuesta frívola. Para mi grupo parlamentario es un compromiso de justicia, dignidad y derechos, civiles y humanos, que es donde se encuadra el derecho a la identidad de género, con ciudadanos y ciudadanas que actualmente no pueden desarrollar sus derechos con plenitud. La transexualidad es una realidad desconocida, incomprendida, excluida, discriminada, perseguida y hasta olvidada. Quién puede negar que no exista un discriminación, si nueve de cada diez transexuales no tienen trabajo y gran parte de ellos se ven obligados a dedicarse a la prostitución porque no pueden hacer otra cosa para vivir. Quién puede negar que las personas transexuales no se sienten excluidas, si el 50 por ciento de los casos diagnosticados de disforia de género termina en suicidio. Por ello, no solo debemos hacer el esfuerzo de comprender el drama de aquellos ciudadanos o ciudadanas que se encuentren en esta situación, sino que toda la sociedad debe asumir este problema como propio y actuar junto a ellos a fin de dar solución a una situación que solo puede percibirse como injusta. Y qué mayor injusticia y discriminación que la de no vivir con el sexo que se siente; el sexo morfológico no puede y no debe convertirse en una jaula que constriña al individuo y le limite con respecto al sexo que siente como propio. Por eso, nuestra obligación es legislar para corregir la injusticia.

 

            Señoras y señores diputados, el objetivo de esta ley es dar solución a los problemas vinculados a la identidad de género y contemplar el cambio registral relativo al sexo y al nombre, constatando como un hecho cierto el cambio ya producido de la identidad de género, para así adecuarlos al sexo psicosocial -y lo que sigue quiero enfatizarlo-, mediante un procedimiento no judicial y sin obligar a la cirugía de reasignación de sexo, de manera que queden garantizadas la seguridad jurídica y las exigencias del interés general.

 

            Respecto a las enmiendas que han pasado a esta Comisión, en primer lugar, voy a señalar aquellas respecto a las que mi grupo está a favor o bien presentamos una transaccional y, a continuación, pasaré a explicar la posición de mi grupo respecto a los temas con los que no estamos de acuerdo. Estaríamos en disposición de votar a favor de las enmiendas 23 y 45 del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida, porque nos parece razonable que las tasas, en este caso de obligatoriedad de renovación del DNI, no sean imputables al interesado. También estaríamos a favor de la enmienda número 61 de Esquerra Republicana, que mejora el texto y lo completa al añadir, para acreditar los requisitos, el informe de un médico forense especializado. Aquí, tengo que decir al portavoz del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV), con relación a su enmienda número 47, que quizá me expresé mal, porque no es que tengamos una transacción, sino que pensamos que asumiendo la Comisión la enmienda 61 de ERC, solucionaríamos satisfactoriamente el problema que a ambos nos preocupa.

 

            Respecto a las enmiendas referidas a la petición del traslado total del folio registral, estamos de acuerdo por una mera economía de esfuerzo. También aceptaríamos la redacción de la enmienda 56 de Esquerra Republicana, por lo que entendemos que quedarían incluidas la número 15 de la Chunta, la número 37 de Izquierda Unida, también en lo que se refiere al traslado del folio registral la número 48 del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV) y subsumidas las enmiendas 69, 6 y 28. Entendíamos también la enmienda número 90 del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió), ya que ellos querían hacerlo de forma obligatoria y a nuestro grupo le parecía mucho más correcto que fuera siempre un trámite voluntario.

 

            En cuanto a las enmiendas transaccionales, mi grupo parlamentario ofrece tres enmiendas transaccionales, en los términos que ya se conocen tanto por los grupos como por la Presidencia, que también los tiene y, por tanto, no paso a dar lectura de los mismos por agilizar este trámite. Las enmiendas son la número 54 de ERC, que es una enmienda técnica, y las que se refieren a la número 31 de Izquierda Unida, que es de similar redacción que la número 9. Con ellas entendemos que la enmienda número 59 de Esquerra Republicana, que viene redactada en este sentido, aunque con otros términos, también quedaría incluida. Esta transaccional matiza y mejora la redacción actual del proyecto y, por tanto, esperamos que la acepten.

 

            Fuera de esta ley, pero de singular importancia, presentamos una enmienda transaccional a la enmienda número 41 para equiparar el tratamiento jurídico de forma sencilla a la filiación en el caso de reproducción asistida en los matrimonios entre mujeres. Pretendemos evitar así el trámite de adopción del hijo por parte del cónyuge, subsanando, como no podía ser de otro modo, una laguna existente en la ley del matrimonio.

 

            Paso ya a las enmiendas respecto a las que mi grupo está en contra y, en primer lugar, me gustaría contestar al portavoz del Partido Popular. Tengo que decirle que lo que me enorgullece de mi grupo, de mi partido, que es el socialista, es precisamente eso, que somos progresistas, que sabemos progresar, que sabemos caminar de la mano de los avances de la sociedad en la que vivimos y que somos valientes con nuestras propuestas. En este caso hemos sido más valientes en el Gobierno que en la oposición. Qué más quiere que le diga, no siento contradicción alguna, sino orgullo por saber que damos respuestas actuales a las demandas que necesita nuestra sociedad actual.

 

            En cuanto a las enmiendas presentadas por su grupo, esperaba que la falta de sentido común que demostraron en la Ley del matrimonio no se viese reflejado en este caso, pero esto no ha sido así y, una vez más, el Partido Popular ha demostrado su excesivo conservadurismo, su falta de modernidad, su lejanía con la realidad social y un nulo compromiso con la igualdad de todas las personas. Demuestran la voluntad de mantener la situación de discriminación actual; sus únicas aportaciones a esta ley son: exigir que el cambio de sexo y nombre registral se realice mediante una resolución judicial, judicializando la legitimación, el procedimiento, la acreditación de los requisitos, los efectos y la notificación del cambio registral de sexo; imponer como requisitos básicos la cirugía de reasignación de sexo, además del intento de alargar la entrada en vigor de la ley -seis meses después de su publicación en el BOE- y la persistencia con la manía persecutoria hacia el matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

                        Fin.

 

COMISIÓN DE JUSTICIA                                              TURNO 17

07/11/06                                                                   

 

(Continúa la señora Montón Giménez.)

 

            Nos hablan de que esta ley les provoca inseguridad jurídica, sinceramente, lo que creo que les provoca es inseguridad vital. Este proyecto de ley tiene garantizada la seguridad jurídica del proceso y esta no pasa obligatoriamente ni por la sentencia del juez ni por el bisturí del cirujano. No es la primera vez que los socialistas hablamos y defendemos los derechos de las personas transexuales. En la VI Legislatura y en la VII Legislatura, señorías del Partido Popular, su formación y su Gobierno paralizaron las iniciativas socialistas, entre otras, las que querían, como este proyecto de ley que votaremos hoy, eliminar la discriminación que sufren las personas transexuales por no tener unos documentos acordes a su sexo psicosocial, a aquello que sienten. Hoy aquellas esperanzas frustradas cobrarán realidad y quiero dejar claro que ha sido, y es, gracias a un Gobierno socialista, al Partido Socialista que siempre ha apostado, y apostará, por que todos y todas disfrutemos de los mismos derechos, sin olvidar aquí a los demás grupos que apoyan esta ley, a los que felicito y les doy las gracias.

 

            A Convergència i Unió quiero decirle que han planteado enmiendas en el sentido de sustituir la palabra rectificación por modificación. El cambio de palabra propuesto no supone ninguna mejora técnica, pues la palabra rectificación que utiliza el proyecto no implica necesariamente que se haya incurrido previamente en un error en la inscripción, además, la palabra modificación que se propone no es conforme a la terminología de la Ley del Registro Civil y del Reglamento del Registro Civil, que, como hace el proyecto, utiliza la expresión rectificación al referirse a los asientos registrales. De todos modos, señoría portavoz de Convergència i Unió, me alegro de que haya cambiado el criterio que me manifestó antes de comenzar la Comisión y que vaya a votar a favor de esta ley, ya que esta ley habla de derechos de las personas y debe estar por encima de coyunturas políticas.

 

            Siguiendo con lo que mi grupo no puede compartir, hablaré en general por temas. La mayoría de los grupos han planteado incluir la expresión tener derecho en vez de podrá en el artículo 1. El hecho en cuestión es que una persona tiene derecho a su identidad de género, el derecho no es la rectificación en sí misma es la identidad. La rectificación registral es el instrumento en el caso de las personas transexuales para ejercer el derecho a su identidad.

 

En otro orden de temas, no nos parece prudente que médicos no colegiados en España certifiquen tratamientos, porque creemos que se pierde seguridad y protección.

 

También queremos hablar de las enmiendas presentadas por varios grupos sobre la libre elección del Registro Civil entre nacimiento y domicilio. No nos parece necesaria, ya que la justificación de la enmienda nos parece insuficiente, puesto que los registros civiles son capaces de absorber la demanda y es preferible unificar el criterio del lugar de residencia. Por otro lado, el plazo de dos años referido en la ley de tratamiento médico que acomode las características físicas al sexo reclamado está de acuerdo con las demandas de los colectivos de defensa de los derechos de los transexuales, además de representar un amplio consenso internacional científico y médico sobre los resultados de dicho tratamiento. Por ello, nos parece razonable y no apostaríamos por disminuir este espacio de tiempo. Similar criterio esgrimiremos en el caso de la solicitud provisional planteada, además de por tratarse de un principio básico de inseguridad jurídica que debe regir en materia de tanta trascendencia y que desaconseja permitir con carácter provisional cambios social y jurídicamente tan importantes como el de la mención registral de sexo, que quizá no llegasen a ser definitivos por no terminar de cumplirse los requisitos exigidos.

 

 

En cuanto a la publicidad, he escuchado atentamente al portavoz del PNV y simplemente me remito a lo que fue incluido en ponencia en el artículo 7, referido a publicidad. Sabemos que es un tema que a ambos nos preocupa, pero entendemos que en ponencia quedó suficientemente incluido. En cuanto a la exoneración de la acreditación de requisitos, con la simple lectura del proyecto se ve que las personas que en este momento ya cumplan los requisitos podrán acogerse a la ley al día siguiente de su entrada en vigor, por tanto, tampoco vamos a aceptar ninguna enmienda en ese sentido.

 

 

Respecto a la solicitud de rectificación de nombre sexo en los diferentes documentos a los extranjeros, quiero dejar claro que esta es una cuestión técnica, que excede el objeto del proyecto de ley al no afectar a quienes no están inscritos en el Registro Civil. Es una cuestión técnica de ley personal, que va aparejada a la nacionalidad, que habla de los derechos de las personas, que se rigen por la ley de la nacionalidad, con independencia de donde se resida. Si se violenta, se podría producir que lo que nosotros reconocemos en otros países no se reconociese, por tanto, debe haber esa reciprocidad de respeto entre los países. Los españoles van a poder cambiar de sexo registral con unos requisitos innegables en todo el mundo por flexibles y ventajosos. Si rompemos la regla de que la nacionalidad de la persona está sujeta a la ley, estaremos arriesgándonos a que otros países, que no comparten nuestra legislación, no reconozcan el cambio de sexo registral producido en España cuando los españoles residan en el extranjero. Este respeto entre naciones del que hablamos antes produce un efecto positivo, porque cuando nosotros reconozcamos este derecho ningún otro país podrá no reconocerlo. Por ese respeto no permite influir o actuar en otros países sobre ciudadanos que no tienen su nacionalidad. Además, si las personas extranjeras toman nuestra nacionalidad, serán bienvenidas y disfrutarán de nuestras leyes.

 

Quiero hacer entender que España, su Poder Legislativo, no puede legislar ni gobernar todo el planeta. Nos tenemos que encuadrar en nuestro territorio e intentar que al menos en él todos los ciudadanos tengan los máximos derechos, por lo que esta ley no es nada despreciable, aunque a alguien le pudiera parecer lo contrario. Realmente el avance social que hoy acometemos en esta Comisión es revolucionario y podemos estar muy satisfechos con esta ley. Además, no podemos apoyar estas enmiendas porque generarían una discordancia entre la documentación originaria de la persona y la documentación expedida por las autoridades españolas, creando distintas identidades sexuales simultáneamente.

 

En cuanto a la mencionada resolución de 24 de enero de 2005, de la Dirección General de Registros y Notariado, como sé que la señoría que lo ha mencionado lo conoce bien, esta se refería a la autorización de matrimonio para un varón español y una mujer transexual extranjera, y es eso precisamente lo que se ampara, la posibilidad de matrimonio entre ambos, ya que dicha resolución era previa a la aprobación de la reforma del matrimonio en España y no al cambio registral de nombre y sexo para una persona extranjera. Creo que la situación es lo bastante grave como para no confundir, para no jugar con las expectativas y esperanzas de las personas utilizando esta resolución como tabla de salvavidas que en realidad es evidente que no lo es.

 

En referencia a la rectificación de sexo registral en menores, señorías, ante una decisión vital de tanta trascendencia de algo que es irreversible, de algo que es personal e intransferible es razonable que esta decisión exija plena capacidad de obrar y esta, jurídicamente, todos los españoles, conforme a la Constitución, hemos decidido que se fije en 18 años, que es el límite de edad para considerarse persona mayor. Si mantenemos este límite para situaciones como la de ser elegidos y poder elegir electoralmente, para la donación de órganos, como, por ejemplo, un riñón, ¿cómo cambiarlo para la rectificación registral para tener la suficiente garantía de que la decisión adoptada es una decisión firme y coherente con la persona? Además, lo recogido en esta ley no significa que el adolescente en esta situación, debidamente diagnosticado, comience en su caso el tratamiento médico, con supervisión y apoyo y esperar a su mayoría de edad para que, si así lo desea, rectifique la mención registral de su sexo.

                                                           FIN

JUSTICIA                                                                                TURNO 18

7.11.06                      

 

                                  

(Termina la señora Montón Jiménez.)

 

            Existe una serie de enmiendas técnicas con las que no estamos de acuerdo, porque no mejoran el actual proyecto, porque implícitamente ya están recogidas en el proyecto de legislación actual o porque son cuestiones a incorporar en el desarrollo reglamentario. 

 

            Termino, señor presidente, con una reflexión y con un ruego o invitación. La reflexión es que en España hubo un primer tiempo de democracia, que supuso un cambio cuantitativo. Ahora estamos en un segundo tiempo, que supone un cambio cualitativo con nuevos derechos para una sociedad nueva. Señoras y señores diputados, hemos evolucionado desde 1983, con la reforma del Código Penal que hizo el Gobierno socialista, en la que se despenalizaron las operaciones de reasignación de sexo excluyéndolas del delito de lesiones, a un segundo tiempo de reconocimiento de la identidad de género como derecho por ley. Esta ley fue un compromiso socialista, que cumple con la palabra dada, y hacemos con ella un ejercicio de rebeldía contra la injusticia. Es una conquista social que hace de nuestro país un pequeño mundo mejor. Esta ley supone un paso adelante en los derechos reivindicados por los colectivos transexuales y estoy convencida que abrirá también una puerta a la incorporación de otras reivindicaciones. Finalizo dando la enhorabuena y reconociendo la labor de cientos de activistas de la Federación estatal de gays, lesbianas y transexuales y de otras organizaciones, con los que hemos trabajado en esta ley. Les quiero dar las gracias por ese trabajo de tantos años, que ha servido, entre otras muchas cosas, a que consigamos con esta ley un país con menos hipocresía y con menos doble moral y, en definitiva, un país más decente. Esta es la reflexión.

 

El ruego o la invitación es para aquellos que todavía se resisten a votar a favor. Les invito a que participen de esta ley que habla de igualdad y de derechos humanos.

 

Pedimos la votación separada de la enmienda 45 de Izquierda Unida, de la enmienda 23 del Grupo Mixto, de la enmienda 56 de ERC y de la enmienda 61. (El señor Muñoz González pide la palabra.)

 

El señor PRESIDENTE: Las del Grupo Mixto han decaído.

El señor Muñoz también me ha hecho una indicación.

 

El señor MUÑOZ GONZÁLEZ: Señor presidente, era para consumir un muy breve turno, al amparo del artículo 71 del Reglamento y en relación con las inexactitudes que se han producido por el portavoz del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió).

 

El señor PRESIDENTE: El problema es que no está en este momento.

 

            El señor MUÑOZ GONZÁLEZ: Siendo ese problema, él podrá contestar en la siguiente Comisión.

 

            El señor PRESIDENTE: Tiene el derecho y no se lo voy a negar. Ha habido una alusión y, por tanto, tiene usted derecho a hacer la matización a efectos de que conste en el "Diario de Sesiones". Si hubiere lugar a réplica, la tendrá en la siguiente Comisión. (El señor Santaella Porras: Esto es increíble.)

 

            El señor MUÑOZ GONZÁLEZ: Le indiqué al portavoz del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) que iba a solicitar esta intervención porque me ha sorprendido la inusitada dureza con la que ha intervenido en esta Comisión. Por dignidad de este portavoz y, antes de ello, por la dignidad de mis compañeros ponentes y de los miembros de mi grupo, quiero indicarle que en la tarde de ayer intentamos ponernos en contacto con él, concretamente a las diecinueve horas y treinta nueve minutos, a través de este portavoz. Si hoy no hemos hecho nada para hablar con él es porque escuchamos una rueda de prensa del portavoz de su grupo, donde decía y anunciaba que el Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) iba a votar en contra de estas dos iniciativas. Teniendo en cuenta que fue anunciado que íbamos a votar en contra, carecía de sentido que siguiéramos intentando ponernos en contacto con él. (El señor Vilajoana Rovira pide la palabra.)

 

            El señor PRESIDENTE: En nombra del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) tiene la palabra el señor Vilajoana.

 

            El señor VILAJOANA ROVIRA: No está aquí el señor Jané, que es al que le correspondería contestar, pero he escuchado lo que dice y es cierto -el señor Jané me lo ha manifestado- que las diecinueve horas y treinta y nueve minutos no sé si era la mejor hora para localizar al señor Jané. No sé si no ha habido otro momento para poder hablar con él, pero cuando uno tiene que aprobar un dictamen de este tipo es razonable intentar buscarle a otra hora que no sea la de las diecinueve y treinta y nueve. A lo mejor el señor Jané no podía hablar con usted a las diecinueve horas y treinta y nueve minutos. Dada esta situación y que no se sintió en absoluto reclamado por ustedes para ningún tipo de negociación, es razonable que esta mañana en una rueda de prensa, donde hablamos de muchas cosas, comentara este aspecto. Es razonable la posición del señor Jané y no sé si él personalmente querrá réplica, pero he escuchado lo que usted decía y me veo capaz de contestar. (La señora Navarro Casillas pide la palabra.)

 

            El señor PRESIDENTE: La cuestión queda suficientemente debatida. Por tanto, le damos la palabra a la señora Navarro, que la ha solicitado, me imagino que a efectos de preordenación de votaciones.

 

            La señora NAVARRO CASILLAS: Como me corresponde aceptar las transaccionales que se me han ofrecido, quisiera decir que las enmiendas de Izquierda Unida han pretendido mejorar el texto. Pero este texto no se consigue, como ha dicho la portavoz socialista, gracias a un Gobierno socialista, sino a que en esta Cámara hay una mayoría progresista de izquierdas que va a aprobarlo y que está dispuesta a avanzar en derechos y, sobre todo, a la lucha de los ciudadanos afectados por la aspiración que se pretende conseguir con esta ley, que van a seguir luchando para seguir arrancando derechos a un Gobierno socialista o a gobiernos del color que sea. Gracias al trabajo que han hecho se consigue que hoy vayamos a aprobar esta ley. (La señora Bonàs Pahisa y el señor Olabarría Muñoz piden la palabra.)

 

            El señor PRESIDENTE: Estoy observando que la intervención de la portavoz socialista ha excitado un segundo turno de todos los defensores de las enmiendas.

 

            La señora BONÀS PAHISA: Es para decir que acepto la transaccional número 54.

 

            El señor PRESIDENTE: De acuerdo.

            Señor Olabarría.

 

            El señor OLABARRÍA MUÑOZ: Señor presidente, no sé lo que ha excitado la intervención de la portavoz del Grupo Socialista, pero la verdad es que tenía un componente de retórica propagandística más que de alusión a las enmiendas que, ajustándonos a la naturaleza del trámite, hemos defendido en sus propios términos y mediante la justificación jurídica pertinente. Hemos asistido más a un mitin que a una réplica, refutación o adhesión, en su caso, de esta portavoz. En este momento -estamos hablando de seguridad jurídica- estamos en una situación de verdadera inseguridad jurídica, señor presidente. No sé cuáles han sido transadas por parte de mi grupo. Las que han sido transadas lo han sido utilizando enmiendas de otros grupos parlamentarios, si es que he entendido bien a la portavoz del Grupo Socialista. Algunas han sido desestimadas por una pretendida falta de coincidencia en los argumentos, que no han sido explicitados por la portavoz del Partido Socialista. En este momento, como no sé cuál va a ser la suerte que van a correr mis humildes enmiendas, le pediría una reproducción del trámite solo a efectos de preguntarle al Grupo Socialista si realmente tiene criterio al margen de las grandes bondades y del furor progresista que imprime esta proposición de ley presentada, cosa que yo no estoy en este momento de negar. Me parece bien si ellos lo consideran así, y yo lo acepto. Igual es el primer grupo que ha tenido el coraje de hacer algo de estas características, pero estamos en un debate parlamentario, señor presidente, y uno tiene el derecho mínimo a conocer qué va a suceder con sus humildes enmiendas, presentadas con la mejor de las voluntades, sobre todo cuando concurre la circunstancia de que no soy yo el que las ha redactado ni las ha propuesto, sino que estoy trabajando en un régimen de sustitución de una compañera, como bien sabe el presidente. No sé si hay un turno y cuál sería la naturaleza del mismo.

 

            El señor PRESIDENTE: Señor Olabarría, en la ordenación de las votaciones, que por supuesto íbamos a evacuar antes de abrir este trámite, el Grupo Vasco está en su derecho a mantener todas las enmiendas que tiene presentadas. El propio Grupo Vasco, en virtud del informe de la ponencia, sabrá si la aceptación de algunas de las enmiendas implica la retirada, decisión que compete exclusivamente al Grupo Nacionalista Vasco. No va a tomar ninguna decisión sobre las enmiendas del grupo ningún portavoz ni, por supuesto, esta Mesa. (El señor Santaella Porras pide la palabra.)

                        fin

 

JUSTICIA                                                                    TURNO 19

07/11/2006                                                               

(Termina señor Olabarría.)

 

            El señor OLABARRÍA MUÑOZ: Señor presidente, doy por entendido que no tengo ya ninguna posibilidad de manifestarme sobre las enmiendas  que en este momento he defendido.

 

            El señor PRESIDENTE: Salvo que usted retire…

 

            El señor OLABARRÍA MUÑOZ: Tengo que recurrir a la hermenéutica -que es una hermenéutica muy fina precisamente- intentando interpretar del dictamen de la ponencia qué es lo que dimana de la posición del Grupo Parlamentario Socialista.

 

            El señor PRESIDENTE: Pues yo creo que es el efecto más seguro, el que mejor garantiza la seguridad jurídica y por tanto apelo a que usted haga efectivamente manifestación de la voluntad de su grupo, en la que yo no puedo interferir.

 

            El señor OLABARRÍA MUÑOZ: Recurriremos a procedimientos hermenéuticos previstos en el artículo 3 del Código Civil y en el Ecclesiastés de la Biblia.

 

            El señor PRESIDENTE: No, no estamos haciendo interpretaciones,  más que la de su voluntad. Su voluntad es la que manda a la hora de sostener y mantener las enmiendas para su votación.

            Señor Santaella.

 

            El señor SANTAELLA PORRAS: Muy brevemente, señor presidente. Yo tengo más suerte que el portavoz del PNV puesto que él tiene dudas, no sabe qué se le va a aprobar, y yo lo tengo clarísimo.

 

Lo que sí quiero decir y recordar a alguna portavoz es que efectivamente esta es una Comisión de justicia y esto es un proyecto de ley, e igual que he dicho porque había oído antes a mis predecesores portavoces de otros grupos que habían enfocado el proyecto de ley que estábamos debatiendo sobre un tema jurídico, yo no había oído, porque ha intervenido después de mí, a la compañera del Partido Socialista que, como en los colegios, como yo cierro, yo machaco. No se trata aquí de progresía o no progresía, se trata de un proyecto de ley, se trata de unas enmiendas y un derecho legítimo. Porque por mucho que digan que antes -y que ahora- estamos como en otras legislaturas o en otro paraíso para mí la progresía de la I y de la II es tener derecho, como tengo en toda democracia, a defender con rigor lo que pienso y lo que me da la gana, señor portavoz. (La señora Matador de Matos: ¡Muy bien!)

 

            El señor PRESIDENTE: Efectivamente, será amparado en todo lo que sea el derecho de defensa de sus tesis.

            Por el Grupo Parlamentario Socialista, señora Montón Giménez.

 

            La señora MONTÓN GIMÉNEZ: Bueno, veo que sí he causado verdadera excitación. (La señora Matador de Matos: ¡Otro mitin! Rumores.)

 

 En cuanto al Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV), quizá no he tenido tiempo suficiente para explicarlo personalmente antes de la Comisión puesto que usted no estaba en el comienzo de esta ley y entiendo que hacerse cargo de una ley unos minutos antes es complicado. He intentado explicarle nuestra posición en cuanto a las enmiendas 48 y 50. En el resto, por agilizar los trámites no he enumerado las enmiendas, he hablado de grandes temas, he hablado de los plazos, de la exoneración, etcétera. Entendía que cada grupo reconocería los temas de que había hablado y a esos habría que acogerse. Si hace falta que para la votación le especifique algo a usted no tengo molestia en sentarme ahora a su lado y especificarle sí o no lo que haga falta. Antes de comenzar la Comisión he intentado explicarle algunos temas como las enmiendas de los médicos no colegiados en España cuando expiden certificados que son de tratamientos en el extranjero. He intentado explicarle que estaría solucionado el problema con la enmienda 61, no es que le ofreciera una transaccional sino que entendía que de esa manera se daba la seguridad a los usuarios de que sería un médico español el que lo certificara por todos los problemas que contraerían los tratamientos iniciados en el extranjero, como usted muy bien ha explicado. No sé qué más añadir, he intentado hacerlo lo mejor posible.

 

El señor OLABARRÍA MUÑOZ: ¿Puedo hacer una pregunta concreta?

 

El señor PRESIDENTE: Vamos a ver, me parece que están ustedes en estos momentos dificultando mucho el trámite de ordenación de votaciones y de dudas.

 

La señora MONTÓN GIMÉNEZ: Quizá las dudas que sean concretas, no tengo…

 

El señor PRESIDENTE: Mire, para mejor proveer, esta Presidencia tiene a muy bien suspender durante cinco minutos la sesión en el bien entendido de que una vez reanudada iniciaremos las votaciones y por tanto los portavoces de los distintos grupos ilustrarán también a la Mesa sobre la forma de organizar las votaciones. (Pausa.)

 

FIN

 

 

JUSTICIA                                                                    T. 20

7/11/06                                             

 

            El señor PRESIDENTE: Señorías, vamos a reiniciar la sesión a efectos de votación. Ruego máxima atención y silencio porque hay muchas peticiones de votación separada y, por tanto, vamos a tener que esmerarnos tanto en el seguimiento de las votaciones y en la orientación de las mismas, como en el cómputo de los votos.

 

            La señora NAVARRO CASILLAS: Tengo que recordar que hay una enmienda in voce sobre la que se tienen que manifestar los grupos, porque solo podrá ser aceptada si no hay ningún grupo que se opusiera a ella.

 

            El señor PRESIDENTE: Eso es en el Pleno, pero a estos efectos la vamos a someter a votación. Ya lo teníamos previsto y, por tanto, la hemos  dado por aceptada para su tramitación y sometimiento a votación.

 

 Señorías, les voy informando que las enmiendas del Grupo Parlamentario Mixto al no haber sido defendidas se dan por decaídas. En cuanto a las enmiendas del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds vamos a hacer un conjunto de votaciones. Para que se ilustren votaremos, en primer lugar, la 45; en segundo lugar,  las enmiendas 36 y 38; luego la  enmienda 25; después las enmiendas 39, 40, 42, 45 y 46; a continuación la 43, y finalmente el resto de enmiendas. Ha habido también algunas enmiendas que Izquierda Unida ha retirado como, por ejemplo, las enmiendas 29, 34 y 37.

 

Del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV) haremos dos bloques de votación que serán, por un lado, la enmienda 47 y, por otro, las enmiendas 48, 50 y 51. El Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana ha retirado también un conjunto de enmiendas que son las enmiendas 54, 55, 58, 62, 63, 64, 65, 66, 69 y 74. De las enmiendas vivas de Esquerra Republicana votaremos, en primer lugar, la 56; en segundo lugar, la 61; en tercer lugar, la 59, y en cuarto lugar, el resto de enmiendas vivas.  Del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió) tenemos dos grupos de votación: por un lado, las enmiendas  87, 88 y 89 y, por otro,  el resto de enmiendas. En cuanto al Grupo Parlamentario Popular  votaremos conjuntamente todas sus enmienda, de la 77 a la 86, también en el bienentendido que la enmienda 81 ha sido corregida en una modificación in voce en los términos que manifestó el señor Santaella. Posteriormente, votaremos por separado una serie de enmiendas transaccionales que se han presentado a la enmienda 54 de Esquerra Republicana al artículo 1; a la enmienda 31 de Izquierda Unida, al artículo 41 a); a la número 41 también de Izquierda Unida, disposición adicional nueva; otra enmienda in voce  propone la sustitución de la expresión disforia de género por transexualidad, planteada la señora Navarro. Finalmente, haremos una votación del informe de la ponencia, con las enmiendas que se hayan incorporado, y aquí haremos también dos votaciones: una, al artículo segundo y, otra, al resto del informe. Hecha esta descripción espero que tengan la carta de navegación y podamos empezar a votar.

 

Empezamos por las enmiendas del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds. En primer lugar, votos a favor de la enmienda 45.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 21; votos en contra, siete; abstenciones, dos.

 

El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

A continuación sometemos a votación las enmiendas 36 y 38 de Izquierda Unida.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, dos; en contra, 27; abstenciones, una.

                                                           FIN.

 

JUSTICIA                                                                                TURNO 21

07/11/06                                                                               

 

            El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

            A continuación sometemos a votación la enmienda 25, de Izquierda Unida.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, dos; en contra, 26; abstenciones, dos.

 

El señor PRESIDENTE: Queda rechazada.

Votamos ahora las enmiendas 39, 40, 42, 45 y 46.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, dos; en contra, 26; abstenciones, dos.

 

El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

Enmienda número 43.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, tres; en contra, 26; abstenciones, una.

 

El señor PRESIDENTE: Queda rechazada.

Resto de enmiendas del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, uno; en contra, 27; abstenciones, dos.

 

El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

A continuación sometemos a votación las enmiendas del Grupo Parlamentario Vasco. En primer lugar, la enmienda número 47.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, dos; en contra, 28.

 

El señor PRESIDENTE: Queda rechazada.

Enmiendas 48, 50 y 51.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, tres; en contra, 26; abstenciones, una.

 

El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

A continuación votamos las enmiendas del Grupo Parlamentario Esquerra Republicana. En primer lugar, enmienda 56.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 22; en contra, siete; abstenciones, una.

 

El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

Ahora vamos a votar la enmienda 61, de Esquerra Republicana.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 21; en contra, ocho; abstenciones, una.

 

El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

Sometemos a votación la enmienda 59, de Esquerra Republicana.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, uno; en contra, 27; abstenciones, dos.

 

El señor PRESIDENTE: Queda rechazada.

A continuación, resto de enmiendas vivas de Esquerra Republicana.

 

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, dos; en contra, 25; abstenciones, tres.

 

El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

 

Sometemos a votación las enmiendas del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). En primer lugar, votaremos las enmiendas 87, 88 y 89.

 

                                               FIN

 

 

Justicia                                                                                                          t.22

7.11.06                                                                                             

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor,  dos; en contra, 27; abstenciones, una.

 

            El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

            Resto de enmiendas vivas de Convergencia i Unió.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, tres; en contra, 26; abstenciones, una.

           

            El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

            Pasamos, a continuación, al Grupo Popular, y votamos todas sus enmiendas, que son de la 77 a la 86.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor,  siete; en contra, 20; abstenciones, tres.

 

            El señor PRESIDENTE: Quedan rechazadas.

 

            A continuación, vamos a someter a votación las enmiendas transaccionales. En primer lugar, la enmienda 54 de Esquerra Republicana, al artículo 1, legitimación, sustituye en el primer párrafo el inciso plenamente capaz por con capacidad suficiente para ello.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor,  21; en contra, ocho; abstenciones, dos.

 

            El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

 

            En segundo lugar, sometemos a votación la enmienda transaccional 31 de Izquierda Unida al apartado 1 a) del artículo 4, requisitos para acordar la rectificación. 1) La rectificación registral de la mención del sexo se acordará una vez que la persona solicitante acredite: a) Que le ha sido diagnosticada disforia de género. La acreditación del cumplimiento de este requisito se realizará mediante informe de médico colegiado en España o de médico cuyo título haya sido reconocido u homologado en España y que deberá hacer referencia: 1) A la existencia de disonancia entre el sexo morfológico o género fisiológico inicialmente inscrito y la identidad de género sentida por el solicitante o sexo psicosocial, así como la estabilidad y persistencia de esta disonancia. 2) A la ausencia de trastornos de personalidad que pudieran influir de forma determinante en la existencia de la disonancia reseñada en el punto anterior. 3) A la presencia de disforia de género en el solicitante.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 21; en contra, ocho; abstenciones, dos.

           

            El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

 

            A continuación, sometemos a votación la enmienda 41 de Izquierda Unida, disposición adicional nueva de adición de un apartado 3 al artículo 7 de la Ley de técnicas de reproducción asistida. Artículo 7, igual que en la enmienda el número 1, el número 2 igual que en el mismo texto de la enmienda y el número 3 quedaría redactado en relación a la enmienda de la siguiente manera: Cuando la mujer estuviere casada y no separada legalmente o de hecho con otra mujer esta última podrá manifestar ante el encargado del Registro Civil del domicilio conyugal que consiente en que cuando nazca el hijo de su cónyuge se determine a su favor la filiación respecto del nacido.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor,  21; en contra, ocho; abstenciones, dos.

                                                                       Fin

           

 

JUSTICIA                                                                                TURNO 23

07/11/06                                                                               

            El señor PRESIDENTE: Queda aprobada.

 

            A continuación hay una enmienda in voce de sustitución de la expresión disforia de género por transexualidad.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, tres; en contra, 27; abstenciones, una.

 

            El señor PRESIDENTE:  Queda rechazada.

            Sometemos a votación el informe de la ponencia con las enmiendas que ya hemos incorporado. Haremos dos votaciones. Empezaremos por una votación separada del artículo 2º.

           

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 22; en contra, nueve.

 

            El señor PRESIDENTE: Queda aprobado.

            Resto del informe.

 

            Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos a favor, 23; en contra, ocho.

 

            El señor PRESIDENTE: Queda aprobado. Por tanto, queda aprobado con competencia legislativa plena el proyecto de ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas.

Antes de levantar la sesión quiero agradecer en nombre de esta Mesa muy especialmente la atención y la presencia de los medios de comunicación, el trabajo de los servicios de la Cámara y por supuesto el trabajo y facilidades de todas SS.SS. a la dirección de nuestro trabajo legislativo.

Se levanta la sesión.

 

Eran las siete y treinta minutos de la tarde.