H I S T O R I A     D E     U N     S U E Ñ O

 Medianoche de un día frío, el llanto de un niño rompió el aire, alegría en los corazones, sonrisas en el rostro de padres y parientes.   Es un niño!!    Es un niño!!    Todos dicen y festejan.    Y el niño  envuelto en abrigada colcha es acurrucado por su madre.

Pasa el tiempo, el niño crece y conmigo las inquietudes; tengo ya cinco años y lo único que me gusta es jugar a las muñecas  y al papá y a la mamá.  

Mi madre es fanática religiosa y mi padre un mecánico curtido, recio y muy macho, no permiten que su hijo juegue con niñas.

Ya en la escuela (10 años),  siento curiosidad por la ropa femenina y logro refugiarme en el altillo de la casa y con maquillaje y ropa de la empleada, logro saciar es e deseo, pasando horas  y horas  poniéndome faldas, blusas, sostenes y todo lo que hubiere sintiendo un impulso enorme de quitarme esa cosa de entre las piernas, que me estorba demasiado.

Poco a poco, voy reuniendo con mucho sigilo,  prendas que las usaré bajo la ropa masculina que no me gusta y que la siento como un disfraz.

Al ponerme un sostén, unas medias, un panty o cualquier otra prenda, siento que el corazón  se me sale por la boca, la sangre se me agolpa en la cara, el cuerpo me tiembla; la emoción es indescriptible y cada vez pido más.     Me siento mujer, mujer y tengo que penetrarme con cualquier cosa.       Pero, así mismo, las restricciones familiares y de amigos y profesores es cada vez mayor y hacen que ese sentimiento vaya ocultándose y haga que me sienta avergonzado.   Qué me pasa Dios mío?  Alguien que ayude!!  Es  el grito sordo interior – no se lo puedo decir a nadie.

Al poco tiempo mi padre muere, cambiamos de ciudad, descubro la masturbación y con los amigos del colegio voy a diferentes centros de prostitución, pero no me llaman la atención y más bien  me da asco.    Será porque me siento mujer? 

Mis amigos, parientes y mi madre hablan terriblemente mal de los homosexuales, no hay información valedera, todo es confuso;  la burla, el escarnio, la delincuencia, el crimen, las drogas, esta ligado a ello.    Qué hacer?   Qué hacer si mi madre es cada vez más insufrible?   Escapar del hogar?   Si, pero con quién, a dónde?

La presión, la confusión, el enredo;  esa amiga, esa gran amiga.    Me uno íntimamente a ella  y mientras ella piensa en mi como él, yo pienso que no puede ser  y quiero ser ella, y quiero desesperadamente ser penetrado, sentirme completamente mujer.    El tiempo pasa y  un nuevo ser la llena a ella  y debo casarme.     Continúa la vida con un esfuerzo increíble de doblegar ese sentimiento tan profundo y tan fuerte, pero no hay poder humano que lo logre y esa gran amiga, ahora mi mujer, comprende poco a poco lo que me sucede y paulatinamente me ayuda, me compra ropa íntima, vestidos, maquillaje, me enseña a coser y entre eso, dos hijos más llegan  a este mundo;  excelentes muchachos que no sospechan siquiera lo que su padre siente y que le desgarra el alma.    Será el suicidio la solución?   No,  debo cumplir mi sueño,  pero antes debo consolidar la educación de esos muchachos que no tienen culpa de que su padre se sienta mujer  y que en cada coito tenga que fantasear que es penetrada.

En el país, la situación socio-económica  es  cada vez peor,  la crisis nos afecta por la corrupción imperante;  escasea el trabajo y renace con fuerza inusitada  ese sentimiento tan mío, tan profundo y tan lindo.    Comienzo a usar todo el tiempo ropa íntima  femenina y a los detalles femeninos como orinar sentada,  mi gran amiga lo comprende y se suspenden las relaciones sexuales  y más bien ella me penetra con algo .      Luego de establecido el Internet, descubro  información que me ha parecido increíble,  y páginas como la de Carla Antonelli,  Clínica Albany  y  muchas otras  me han permitido definir  quien soy en realidad.     Ahora cada día me siento más mujer  y cuando estamos solo mi amiga y yo en casa , uso todo el tiempo ropa femenina, sintiéndome de maravilla.

La decisión esta tomada, debo cumplir mi sueño,  debo realizarme la CRS.   Quiero ser mujer  total, todo el tiempo.   Pero cómo?   No hay dinero,  no hay empleo, el país es un caos.

Los sueños no deben truncarse jamás.     Mis hijos ya terminan  la universidad  y he cumplido con  ellos ,  ahora me toca a mi!!

Quiero viajar fuera del país  para evitarle problemas a mi familia.

Pero y  ahora donde voy?

Solicito ayuda y me es negada una y otra vez.   Qué  hago Dios?   España, Italia, Francia……dónde?

Me siento como una mujer de Afganistán, solo puede serlo en la casa  y cuando salgo tengo que ponerme la ropa de hombre que se asemeja  al “burka” ( si es así el nombre)

Ojalá y  mi sueño se cumpla y vuelva a nacer, pero  esta vez  como lo que soy  una mujer.

Al apagar las velas del pastel de mi último cumpleaños, pedí el deseo con mucha fe, espero que se haga realidad, espero que si y que la próxima carta te pueda enviar la foto de una mujer feliz.

Chabeli.

Regresar

Free counter and web stats