Carta de Adriana

 

Música: `` Imagine ´´ Jhon Lennon midi

 

Hola, mi Nombre es Adriana y soy una chica transexual de El Salvador; tengo 24 años y actualmente curso el 7° año de la carrera Doctorado en Medicina en la Universidad De El Salvador, estoy a punto de finalizar mis estudios, solo me restan 265 días, algunos cuantos exámenes y como unas 66 guardias en diferentes hospitales.

La vida ha sido muy difícil para mí, pues la sociedad salvadoreña es bastante cerrada, machista e hipócritamente moralista; por lo que se les hace muy difícil abrir un poco la mente hacia aquéllas personas que somos "diferentes". Hasta este momento no he podido vivir plenamente como lo que siempre he sido: una mujer, ya que nunca me habrían aceptado en la facultad de medicina de presentarme tal y como soy en realidad, además en los hospitales existen estrictos códigos sobre la presentación personal y vestimenta, además los pacientes se escandalizarían de ver a una doctora transexual.

Eso me ha obligado a medio vivir, es decir, a seguir actuando este rol que me fue impuesto erróneamente al nacer y he tenido que soportar con mucho sufrimiento. Mis planes ahora son muy claros: terminar mi carrera y luego emigrar hacia otro país donde haya una cultura más abierta para poder seguir con estudios de postgrado y vivir mi vida en la forma en que yo quiero vivirla sin tener que sacrificar todo por lo que he luchado.

Mis sueños no son diferentes a los de cualquier otra mujer: terminar mi carrera y desempeñarme en ella, conocer a ese hombre especial que llene el vacío que hay en mí y formar una familia; sé que nunca podré ser madre, soy infértil desde el nacimiento por lo que no puedo quedar embarazada =) pero hay más de una forma de ser madre, después de todo hay tantos niños que necesitan de amor, cariño y cuidados y heme aquí, una mujer que reboza de todo ello.

Toda mi vida ha sido una gran mentira, una obra -más bien satírica diría yo- en la que he tenido que actuar en un papel que no fue de mi elección, el tiempo y las vicisitudes me enseñaron a sobrellevarlo sin volverme loca, cortarme las venas o darme un tiro en la cabeza -y no es que no lo haya intentado-.

Realmente durante muchísimo tiempo pensé que la única salida viable para mí era la muerte, carecía de toda esperanza de encontrar la felicidad -si es que tal cosa existe-; pero desde que aprendí a aceptarme tal y como soy me dediqué a buscar información en la Internet -gracias a dios por ello y a persona como Carla Antonelli- ya que en ellas encontré las respuestas a todas las preguntas que siempre me había hecho, en ellas encontré la luz que ha guiado mi camino y ha hecho renacer en mí nuevas esperanzas.

La información que encontré ha sido de gran ayuda para mí, ya que como lo mencioné no solo obtuve las respuestas que tanto había buscado, sino que además me ha servido como un medio de expresión para todas mis ideas, pensamientos, emociones, sentimientos y experiencias ya que desde hace más de un año empecé a escribir todo eso en mi diario. Lo hice porque quería analizarme en retrospectiva; es por eso que decidí llamar Retrospecticus a mi diario. Después de haber llenado algunas cuantas hojas en papel decidí transcribirlas en mi computadora para ponerlas en línea, y así nació mi sitio Web -por si les interesa visitarlo mi dirección es http://www.geocities.com/adriana_favre/index.htm-. Mi página Web es algo muy sencillo, nada en comparación con la página de Carla, pero me ha servido de gran manera como medida terapéutica para desahogarme.

Luego de un tiempo decidí compartir con todo el mundo la información que tanto me ayuda, para que también les fuera de ayuda, así ha ido creciendo cada vez más, y trabajo casi a diario -tanto como me lo permite mi horario- y me esmero por publicar tópicos de interés; como les repito no soy una webmistress profesional, pero espero haber ayudado por lo menos a una persona a encontrar esas respuestas que por tanto tiempo -me imagino- había buscado, con eso me doy por satisfecha.

Un poco más sobre mí: como ya lo mencioné no vivo 24/7 como mujer por la situación en la que me encuentro, sin embargo estoy iniciando ya la depilación y el tratamiento hormonal. El primer paso fue el aceptarme a mi misma, lo que me llevó casi 2 décadas, y fue la solución a la profunda depresión en la que me encontraba desde la adolescencia; no puedo negar que aún sufro recaídas, pero por lo menos ya estoy en la dirección correcta.

Hace solo unas semanas di otro gran paso: le conté toda la verdad sobre mí a mis padres, a quiénes no les hizo nada de gracia, pero no puedo decir que lo han tomado del todo mal pues aún cuento con su cariño y apoyo en casi todos mis proyectos -excepto en el de llegar a ser una mujer, claro-.

Me parece que fue como a los 4 ó 5 años cuando descubrí que quería ser mujer -lo supe incluso antes que quería ser doctora-, pero mis padres se encargaron de "curarme" a base de un saludable régimen de regaños y reprimendas con los que progresivamente aprendí la forma en que ellos y la sociedad querían y esperaban que me comportará. Así que me acomodé al rol masculino por comodidad, lo cuál debo decir que fue el error más grande de mi vida- sin embargo ahora gracias a mi psiquiatra he aprendido a verlo desde una perspectiva diferente, en ese entonces no tenía la fortaleza necesaria para defender mi delicado ser de todas las injusticias, prejuicios y problemas por los que todas pasamos y eso me ha convertido en la mujer que ahora soy.

Realmente mi niñez fue casi normal -a no ser por la pequeñez que siempre quise ser mujer y usaba la ropa, zapatos y cosméticos de mi mamá cada vez que tenía la oportunidad-, pero los estereotipos acerca de los roles sexuales que me enseñaron mis padres calaron profundo en mi alter ego y cada vez que lo hacía venían las culpas. En ningún momento estoy culpando a mis padres por mis problemas, ellos eran muy jóvenes cuando se embarcaron en el desafío de tener una familia y seguramente no conocían otra forma de lidiar con mi situación; además creo que hicieron un magnífico trabajo criando a una niña que ahora es una mujer con valores y principios morales y cuyo propósito es servir a los demás.

En verdad mi transexualismo no se convirtió en un problema sino hasta la adolescencia, cuando todas mis amigas y compañeras del colegio comenzaron a desarrollarse como hermosas señoritas y cada vez yo veía que mi destino era ser condenada a vivir miserablemente como un hombre. Allí fue cuando empezaron los problemas, me convertí en un rebelde sin causa, la pesadilla de cualquier padre y maestro, tuve problemas con las drogas y el alcohol, y además una depresión tan profunda que me ha llevado a 3 intentos de suicidio, los cuales fueron fallidos. En ese entonces eso solo me hizo odiarme más a mi misma ya que ni siquiera fui capaz de consumarlo, ahora agradezco el tener la oportunidad de seguir con vida.

Sin embargo la situación para mí siguió peor después de esos 3 intentos fallidos de suicidio, pero después de un tiempo aprendí a lidiar con la depresión y otros problemas psicológicos que la acompañaban; solo la madurez que me han dado los años me ha ayudado a superarlos.

Nací y crecí en una provincia, en el interior del país, en donde todos conocen a todos y están pendientes de la vida y obra de cada persona. No fue hasta que empecé la universidad y me mude a la capital -San Salvador para los que no recuerdan sus lecciones de geografía- que finalmente tuve la libertad para hacer todo lo que siempre había querido.

Esa libertad la convertí en libertinaje, mis tendencias autodestructivas se agudizaron a tal punto que analizándolas en conjunto con mi psiquiatra he visto que eso no era más que una forma de terminar con mi vida. Fue hasta hace un par de años, cuando tuve 2 accidentes de tránsito en menos de un mes -uno de los cuales fue muy serio- que vi que tenía un serio problema. Entonces busqué la ayuda profesional de un psiquiatra, quién a decir verdad no hizo nada más que aumentar las culpas que venía cargando desde hacía demasiado tiempo al tratar de "curarme".

Luego de eso tomé las riendas de mi vida y por mi propia cuenta decidí resolver mis problemas, no fue nada fácil, y debo decir que ha sido unos de los mayores logros de mi vida. Logré sobrevivir un tiempo por mi misma, pero luego me di cuenta que de nuevo necesitaba ayuda profesional, esta vez busqué a una psiquiatra quién yo sabía que me comprendería y me ayudaría. Ella fue mi profesora en una cátedra de psiquiatría en la facultad, por eso tenía confianza en ella y la busque.

Cuando inicié la terapia con ella, en un principio aún no tenía la plena confianza para confesarle toda la verdad, fui un paso a la vez -debido a la desconfianza que me generó el psiquiatra que anteriormente había estado viendo- me ayudó a salir de la depresión sin conocer el origen preciso de ella; una vez me sentí bien y a gusto con ella tuve el valor de exponerme ante ella, todo fue como yo esperaba que fuera, me ayudó a ver mi situación no como un problema, sino como eso "una situación por la que tenía que pasar en orden a ser yo misma, a encontrar mi verdadero yo", desde ese entonces todo ha sido cuesta abajo, una vez me acepté a mi misma he vuelto a tener esperanzas en mi misma, en las personas, en la sociedad, algo que había perdido hacía mucho tiempo.

Espero no aburrirlos con mi historia, de nuevo si les interesa visitar mi sitio Web la dirección es: http://www.geocities.com/adriana_favre/index.htm. En ella se encuentra mi diario -Retrospecticus- en donde no solo plasmo mis sentimientos e ideas, sino todo lo que pasa en mi vida; por supuesto que no podría faltar una sección de fotos, enlaces a otros sitios de interés -como el de nuestra amiga Carla- y una serie de artículos sobre el transexualismo e identidad de género que como a mí podrían serles de mucha ayuda, además en estos momento estoy trabajando en nuevas secciones -incluyendo una sobre hormonas que recién empecé esta semana- así que por favor échenle un ojo.

Si desean escribir mi dirección de correo electrónico es: adriana_favre@hotmail.com. Les envío un fuerte abrazo y muchos besos a todos desde El Salvador. 

Adriana. 28-04-2003

Cartas de mis amigas

Free counter and web stats