Carta de Melissa

Música: `` Desátame ´´. Mónica Naranjo

 

Hola, soy Melissa, quiero saludarlas a todas las chicas de esta comunidad, y expresarles el deseo de estar con ustedes, y participar de sus logros y de sus actividades. Actualmente estoy en una transición de mi estilo de vida de hombre a mujer, de escondida o en el armario, como lo quieran decir, a a algo mas abierto, y con una "libertad controlada", esto para mi cuerpo, por que mi mente y mi alma ya se han liberado y definido hace ya por lo menos 2 años, y ahora he pasado de la sensación de querer ser, a sentirme realmente mujer. 

Yo soy una chica de 47 años, que ha vivido con el cuerpo de hombre ,y que a través de los años, desde niño, solo encontraba la satisfacción de vestirse como una mujer, cada que podía, con la ropa de sus primas, amigas, o  familia. Cada que me quedaba sola en la casa de alguna de ellas, en esa época, no pensaba yo que existiera eso de transexualidad, o siquiera travestismo, hasta que ya mas joven empezaron a parecer los travestís en mi ciudad, me olvidaba decirte, soy de Cali, Colombia, donde solo existían los hombres y lo homosexuales. Nunca me sentí un homosexual. 

Me case hace 22 años, y empecé a usar la ropa de mi esposa a escondidas, y así pase prácticamente toda la vida, viéndome a escondidas vestida y maquillada como una mujer. No era la mía una afición sexual, por que no necesitaba de ella, para sentirme bien, el solo hecho de verme en el espejo, me hacia sentirme feliz, buscando la manera de arreglarme mejor, y eso era suficiente para mi.

Fue hace cinco años que me vine a vivir a España, que conocí un mundo nuevo de lo que significaba el travestismo, por los periódicos, y por lo que se escribía y en revistas, etc., los drag queens, entonces empecé a enterarme mas del tema de transexualidad, y empecé a preguntarme, que me pasaba a mi, y poco a poco fui descubriendo mi propia identidad, y enterarme que lo mío es un caso de transexualidad, muy escondido, por que nunca que debido a muchos factores, lo  di a conocer. Empecé a entender, mi forma de ser, atando cabos, y encontrando una solución a los enigmas que siempre había tenido en muchos aspectos de mi vida, mi forma de ser tan dulce, tan aniñada, nunca en mi vida he tenido una pelea, siempre las rehuía o hacia de lado, aunque mi carácter es bastante fuerte, mis aficiones tan acentuadas y conocedoras, de belleza, y de modas, soy la que siempre ha acompañado a mi esposa a hacer sus compras, mis aficiones no son lo corriente de los de un hombre, a excepción de las mujeres, y algo que me sucedió de repente en varias ocasiones, y es que aunque nunca he tenido afición ni gusto por los chicos, en cuatro ocasiones, me encontré con chicos que me impactaron tanto, con una clara atracción por ellos. El hecho de que mi recuento de espermatozoides, tan escaso solo hizo posible tener un hijo, mediante una intervención  in vitro, el tener testículos tan pequeños, mi estructura ósea femenina, pelvis ginecoide, según el médico, amplia como la de las mujeres, mi falta de vello, bueno, y lo más importante, esa afición mental a querer sentirme mujer.

Hace unos 2 años y medio. Después de una operación de las hernias inguinales de los lados, y luego de verme totalmente afeitada y depilada, decidí, quedarme así, y entonces, le conté todas mis inquietudes a mi esposa, mi deseo de usar ropa intima femenina, de estar depilada, y todo lo que sentía. Lo acepto con mucha comprensión, pero no lo entendía, me empezó a ver ocasionalmente con bragas o tangas, de pronto con medias, pero no era de su agrado, yo seguía  vistiendo a escondidas en un local de un negocio que tenia, siempre sola.

Empecé a tener amigas chicas lesbianas, y conversaciones con teléfono, y así descubrí la casa lambda hace unos dos años, fui pocas veces, pero sentía crecer en mi esa necesidad de expresarme y salir hacia fuera. Fue con la compra del ordenador el año pasado y el Internet, donde empecé a contactarme con diferente tipo de personas y corrientes de orientación sexual, y empecé a conocer un mundo muy diferente,  lo que sirvió que se rompiera el dique que tenia represadas todas mis emociones y necesidades.

Ha sido tan fuerte ese vendaval, que decidí definir mi vida con mi esposa, y después de ser lo mas sincero con ella de mi sentir, de mis necesidades, y de mis aspiraciones, encontré, que ella me acepto de una manera excepcionalmente comprensiva, dejarme vivir mi vida como mujer, y que me realizara como eso, siempre que fuera prudente y no fuera a afectar ni la vida de nuestro hijo, que tiene 9 años, ni que se enteren nuestra familia, ni la gente que conocemos.

Ya en mi casa cuando estamos solas, o fuera de ella, nos tratamos como mujeres, y ya tenemos una vida en común, como dos chicas, y ella es parte de hacer mis compras, y necesidades, de mi vida femenina. Actualmente ella sabe que unos días salgo adonde las amigas, vestida como mujer, y me presta cosas, o me ayuda para estar mejor. Poco a poco ha ido aceptando mi sexualidad, y mi feminidad, y trata de ser mi compañera  en esta nueva etapa de nuestra vida juntos. Yo estoy  agradecido a mi esposa, por el amor que me demuestra, y por que tengo en ella, mi mejor apoyo a mi necesidad de encontrarme a mi misma.

Yo no puedo ser la mujer que quiero todo el tiempo, ni me puedo dar a conocer públicamente como eso, tengo que vivir una vida a medias, con la tristeza y de no poder ser como vosotras, libre y auténticamente una mujer, pero con la alegría que me da el poder disfrutar mis momentos de mujer, como una verdadera mujer.

Gracias a todas , y espero poder estar con todas ustedes, un beso y un abrazo

Melissa 03-04-2003

Progresar a Cartas de Amigas

Free counter and web stats