BIOGRAFÍA


Acceso directo a los capítulos

Capitulo 2  Capitulo 3  Capitulo 4  Capitulo 5  Capitulo 6  Capitulo 7  Capitulo 8  Capitulo 9  Capitulo 10  Capitulo 11  Capitulo 12  Capitulo13  Capitulo 14  Capitulo 15  Capitulo 16

 

 

( Completamente prohibido reproducir total o parcialmente, texto o fotos de esta Biografía,  sin expreso consentimiento, cualquier petición a través de web@carlaantonelli.com   Gracias )

 

( Escrita en el año 1999 ) Hola; antes que nada me presento, mi nombre es Carla Antonelli, de profesión actriz, y soy una mujer transexual ( como dirían en una reunión de alcohólicos anónimos), creo que nunca me recuperaré a Dios gracias. Quiero decir con esto que serlo no me causa problema psicológico de ninguna índole, se perfectamente quien soy y como soy, vivo plenamente mi identidad si trabas. Llegar a esto ha sido una tarea ardua, no nos vayamos a engañar, lo primero fue quererme a mi misma y ver que ninguna persona puede agradar a todo el mundo. Cuestión que por otra parte es imposible, pretenderlo no pasa de ser una utopía meramente; de ahí comienzas a relacionarte con personas afines a ti y te das cuenta que no eres sino que otro ser humano mas habitando este planeta, con sus problemas y alegrías. Sin caer en falsos victimismos. A pesar de lo que pretenda algún/a cantamañanas trasnochado y chupa sotanas de turno.

( Pág..1 )          Aunque mis padres me bautizaron con un nombre precioso -para lo que ellos creían haber traído al mundo- claro está, que el tiempo dejo claro que nada mas lejos de la realidad. Os iré contando cosas y vosotros podéis ir accediendo en el menú de abajo a archivos de fotos y textos en el vinculo que estiméis oportuno.  Nací en Tenerife ( Islas Canarias ), en una ciudad del Sur de la isla llamada Güímar, que debe su nombre al  Mencey guanche Goymar -primeros pobladores de las islas- pues vi  la luz de este mundo un lunes a las cuatro de la tarde, hora de sangre y toros; alguna persona estará pensando : ` esta chica se equivoca, los toros son a las cinco de la tarde ¨ , pues si señor tiene usted razón, pero yo también, ya que en Canarias cuando son las cuatro, en la Plaza de toros La Maestranza de Sevilla dan.. las cinco en punto..... como diría mi admirado García Lorca. El año de los hechos aquí relatados no lo voy a decir , por aquello de la coquetería femenina. Supongo que pase una infancia normal, si a esto le quitas la desazón de no poder comunicar a tus seres mas allegados y queridos lo que en realidad estabas sintiendo en lo mas hondo de tu ser, aparte del sentimiento de culpa que tenias, ya que creías que cualquier día te ibas a morir con un terrible pecado mortal, que te llevaría por toda la eternidad a consumirte en las llamas del Averno. Unos años mas tarde comprobé que para que eso sucediera no hacia falta morir, solo era necesario vivir con el estigma que me marcaría la sociedad  de por vida, estigma que por otro lado, hoy por hoy , viendo lo visto, me trae sin cuidado.

Tendría unos quince años, a sabiendas ya de todo aquello que realmente me atraía, cuando un día vi la oportunidad de tener una relación sexual y fui a por ella sin pensarlo mas de dos veces, ya que  deseaba saber mas de mi. Esa relación no tuvo mayor trascendencia de la normal, pero confirmó las pocas dudas que aun pudiese tener. Por esas fechas, me asaltaba por todas partes una chica de mi pueblo, y claro, no le podía decir el por qué de mi negativa a tener un contacto con ella, aunque un día hice un intento de prueba a ver si aquello resultaba, y bueno, lo mismo ¨^ hasta me curaba y todo ^¨ , armada de valor me dije:`venga un hombre mas para la gloriosa España ´, pero desgraciada ó afortunadamente  no hubo gloria para el País. La verdad, es que lo pasé francamente mal, hubo un momento que no sabia si echarme a correr o a llorar; al final le dije a la chica que no era el momento. De por aquellas dejó de interesarme los estudios porque ya comenzaba a tener problemas  con mi imagen; los compañeros y la gente en general se daban cuenta de lo que comenzaba a aflorar, todos se daban cuenta menos en mi casa, y como suele suceder casi siempre, el marido cornudo es el ultimo que se entera. La situación se iba haciendo tensa por momentos. Como siempre me ha gustado el cine y el teatro -les comente a mis padres que quería estudiar arte dramático- a lo que ellos accedieron, de tal manera que fui a estudiar a la capital, Santa Cruz, de esta forma me alejaba de la incomodidad de las burlas y de paso podía dar un poco mas de vía libre a mi ser.        Siguiente pagina>        

Fotos desde los 4 a 17 años   -  Fotos y datos de mi pueblo   -   En Las Palmas y Barcelona - Tenerife, antes de vivir en Madrid   -   Fotos y reportajes del asunto mili y fotos del Ladys - Reportajes Lib y otras  revistas, también periódicos hasta 1990   -  


Home

Free counter and web stats