P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 
`` Piel que no miente ´´  Mayela, una mujer transgenérica 17º

 

Ediciones anteriores.       10º 11º 12º 13º 14º 15º 16º

( En ésta edición consta de cuatro capítulos )

LIX

 

Está visto que la felicidad nunca es completa. Antes sufría por las dudas, los temores y los remordimientos, por la vergüenza de querer vestirme con ropa de mujer. Poco a poco he ido superando todos esos sentimientos; cada vez conozco mejor mi condición y me doy cuenta que el problema es de los prejuicios y estereotipos que ha forjado la sociedad.

Es lógico, una sociedad –y hablamos de la antigüedad- en constantes guerras necesitaba una población en permanente crecimiento. Nada era más valorado que la fertilidad de las mujeres. Se requería que hubiera hombres que preñaran a las hembras y que salieran a combatir en las guerras. No había lugar para mujeres como nosotras, con la fuerza suficiente para pelear y que ni siquiera eran capaces de embarazarse.

En otros tiempos, en otras culturas, las personas como nosotras eran muy reconocidas, tenían en sí mismas la dualidad, la fuerza de los hombres y la sensibilidad de las mujeres. Hubo civilizaciones en las que personas como nosotras ejercían su poder para conciliar disputas y arreglar conflictos. Al fin y al cabo en cierto sentido podríamos ser seres privilegiados al contar con lo mejor de los hombres y lo mejor de las mujeres.

Pero eso era en otros tiempos. Igual que las guerras y la preocupación por poblar el mundo. El problema es que tal parece que la sociedad no se ha dado cuenta que la fertilidad ya no es un valor supremo, y que hace mucho que los hombres se ganan la vida en una oficina y no en el campo de batalla. Así es que es importante que vayamos cambiando esas concepciones feudales. Yo lo entiendo perfectamente, no ha sido fácil, claro, pues tantos años de una educación sexista y prejuiciosa no se quitan de la noche a la mañana, pero creo estar en camino de poder despojarme de muchas de esas telarañas.

El asunto es que Olivia no sólo no puede hacerlo, sino que tal parece que no quiere. A veces pienso que necesita reafirmar su condición de mujer y para ello necesita a un hombre que no deje lugar a dudas de su virilidad. Otras veces se me ocurre pensar que ella se da cuenta que hay razones muy válidas para entender y aceptar el transgénero, pero teme que si se abre, al rato lo va a ver con tanta naturalidad que cometerá, según ella, errores muy costosos al aceptarlo abiertamente ante su familia o ante sus amigos.

Bien a bien no me queda claro cuál es el problema por el que mi esposa no quiere enterarse de todo esto. Lo grave es que yo estoy en medio. Ya no me siento mal por vestirme de mujer, ahora me siento mal porque lastimo a una mujer a la que amo. Ya no me preocupa que la gente me vea en la calle, pero ahora debo cuidarme de no dejar rastros de rimel para que mi esposa no se entere que me vestí. Y como antes, debo seguir inventando una serie de mentiras para ocultar lo que mi esposa no quiere saber.

Claro, yo sé bien que la felicidad nunca es completa, y prefiero esto a la represión y la vergüenza con la que debí vivir durante muchos años.

A pesar de las súplicas de mi mujer, yo sigo saliendo, cada vez más confiada, cada vez intentando llegar más lejos.

No se pudo hacer nada para recuperar el espacio de la cafetería, pero se me ocurre que puedo cambiarme en unos baños públicos. Elijo unos baños que están cerca del Parque Hundido, en Mixcoac. La intención es poder asistir a las juntas vestida. Llego al mostrador y abiertamente les digo que soy travesti, que si no tienen inconveniente en que pase a sus baños para cambiarme y ponerme ropa de mujer. La empleada se me queda viendo con flojera y me dice que mientras pague puedo vestirme como quiera.

Así lo hago. El empleado que distribuye las toallas me saluda al salir.

-Buenas tardes señorita, ¿se va a bañar?

-No –respondo con la voz más femenina que puedo- ya me bañé, ya voy de salida.

-¿Cómo? –pregunta asombrado.

-Sí, ya me voy.

-No la vi llegar, ¿a qué horas le di las toallas?

-Ya no te acuerdas, pero fue hace rato –le digo, y me voy a la junta, divertidísima. 

LX

 

Prácticamente todos los sábados que tenemos reunión acudo vestida al Parque Hundido. Me parece maravilloso, los prados que hace 30 años vieron a un adolescente rifarse el físico detrás del gol, ahora son testigos de esa misma persona, pero convertida –o transformada temporalmente, al menos- en una mujer.

Después de las juntas solemos ir a comer o a tomar un café con las amigas. Lo hago con confianza y naturalidad. Me encanta que en los restaurantes me pregunten -¿qué va a querer, señorita?

Yo no sé si creen que de verdad soy una mujer. Seguramente no, quizá uno que otro despistado, quizá quienes me vean a la distancia, pero de cerca creo que queda clara mi condición. Acepto que mientras no tome hormonas mi apariencia no puede ser muy femenina.

Pero no me importa, no pretendo engañar a nadie. Si alguien me ve en la calle y piensa que soy una mujer, qué maravilla. Pero si se da cuenta que biológicamente soy un hombre pues también es importante, creo que ya es hora que la gente se vaya acostumbrando a nuestra presencia.

Empiezo a entender la diferencia entre travestis, transgéneros y transexuales. Apenas empiezo a ubicarme. Creo que no soy transexual, pues no deseo una operación en donde mis genitales masculinos se transformen en una vagina, tampoco me interesa la ingestión de hormonas. Si acaso, acepto, me gustaría depilarme el vello de la cara y hacerme una cirugía facial, pero tampoco me quita el sueño el no poder hacerlo.

Creo, entonces, que estoy entre el travestismo y el transgénero. Y es que por momentos me siento una mujer, más allá del cuerpo con que la naturaleza me haya equipado. Es muy complicado todo esto. Pero tampoco me preocupo demasiado en definirme, poco a poco, en tanto vaya teniendo más información y en tanto vaya reflexionando sobre mi propia vida, podré ubicarme mejor.

Por lo pronto disfruto mucho confundirme en la calle con el resto de las mujeres. En todas partes me tratan bien, como a cualquier mujer.

Solamente tengo un incidente desagradable que frena un poco el impulso y la confianza que he ido adquiriendo. Voy con Maricruz y su novio a un Vips, yo tomo café y un pay helado de limón. Luego de unos minutos las propiedades diuréticas del café empiezan a hacer efecto. No me había ocurrido antes, falta mucho para que regrese a los baños a cambiarme, debo pensar, entonces, en como satisfacer mis necesidades fisiológicas.

Lo platico con Maricruz y ella, que todo lo ve muy fácil, me dice que vayamos al baño.

-Yo te acompaño, no te preocupes –comenta.

-¿Pretendes que entre al baño de mujeres? –pregunto preocupada.

-Claro, no te vas a meter así al de los hombres.

-¿No me dirán algo?

-No, no pasa nada, vamos, nada más no vayas a hablar.

Muerta de miedo, pero con una exigencia física difícil de posponer, sigo a Maricruz a los baños. Entramos y solamente hay una empleada que hace la limpieza, ella saluda y Maricruz responde, yo me quedo callada. Me meto al baño y me siento; es agradable me siento más mujer al estar en esta posición.

Maricruz sale primero; luego lo hago yo. Al cruzar la puerta me intercepta el capitán, gerente o qué se yo.

-Usted no puede entrar a ese baño, no vuelva a hacerlo –me dice en un tono enérgico.

-¿Entonces tengo que entrar al otro? –respondo, señalando al de los hombres.

-Tampoco, a ninguno. Y no se me ponga difícil porque en este momento llamo a la policía.

-Está bien –acepto asustada y me retiro a mi mesa.

Me siento muy mal, de verdad logró amedrentarme el tipo. Maricruz me dice que debí haber reclamado, que no tengo porqué dejarme; yo, humilde, digo que ya es mucho con que me dejen entrar al restaurante, que tampoco puedo pedir más. Apenas estoy empezando a navegar. 

LXI

 

Olivia se ha dado cuenta que salgo vestida. Un poco por ese sexto sentido que en ella está tan desarrollado y otro poco porque yo, a pesar de tener que hacerlo tantas veces, no soy muy buena para mentir.

Ahora fueron restos de barniz de uñas los que me delataron. Como ella sabe que las reuniones son en el Parque Hundido, en un sitio público y abierto, concluyó que anduve vestida en la calle.

En un primer momento le dije que la junta se había llevado a cabo en casa de Olga y que ahí me había cambiado, pero a fuerza de insistir me obligó a decir la verdad.

Histérica, bañada en llanto me empezó a gritar y se metió al cuarto de servicio, donde sabe que guardo la ropa. Tomó algunas prendas y las empezó a romper con una furia descomunal. Yo traté de evitarlo y aquello se convirtió en un forcejeo vergonzoso. Terminé por dejar que rompiera alguna de las prendas, de otra manera aquello habría degenerado en violencia física y era lo que menos quería. Sobre todo porque mi hijo dormía en su recámara y no quería que los gritos y los insultos lo despertaran.

Me duele que se hayan destruido algunos de mis vestidos, pero lo que más me duele y lo que más me indigna es que hayamos llegado a estos extremos. Me da mucha tristeza, también, darme cuenta que no hay para dónde voltear, que la relación está herida de muerte a menos que Olivia me acepte como soy o que yo vuelva a meterme al clóset y renuncie a la libertad que apenas estoy alcanzando.

En silencio nos vamos a dormir; me cuesta trabajo hacerlo, pienso si haber entrado al grupo fue lo mejor que me pudo haber sucedido o si hubiera sido preferible seguir en la más completa oscuridad pero sin tener problemas tan serios con mi pareja.

Al día siguiente tampoco nos hablamos. Por la noche, una vez que Jorge Alberto –nuestro hijo- se ha dormido, Olivia me dice.

-He estado pensando mucho todo esto que ha pasado entre los dos. Y me doy cuenta que esto va más allá de mis fuerzas.

-Lo que pasa es que no lo entiendes –le digo- si de verdad quisieras informarte, si al menos fueras a algunas de las juntas, platicaras con la gente...

-No, no podría estar ahí viéndote vestido como una mujer. No lo soportaría.

-El día que vayas no me vestiría.

-Eso no importa, de todos modos sé que ahí es donde te vistes y te exhibes en un parque, ¿te has puesto a pensar qué pasa si te ven mis amigos?

-Es lo único que te importa ¿verdad?

-Me importa todo. ¿Cómo quieres que me sienta sabiendo que vas a ponerte esa ropa y andar por la calle?  Ya no me siento mujer, me siento un cero a la izquierda, me siento nada.

-¿Y tú te has puesto a pensar cómo me he sentido toda la vida creyendo que soy un pervertido, un enfermo?

-Mira, no sigamos discutiendo porque vamos a volver a pelear. Lo que quería decirte es que ya no aguanto. Yo te lo dije antes de que nos casáramos, lo que aguantaría y lo que no. Y esto ya no lo aguanto. O dejas tu grupo y te vistes como antes en la casa, sin que nadie se entere, o te olvidas de mí.

-¿Es un ultimátum?

-Tómalo como quieras. Tú decides.

-¿Puedo pensarlo?

-Sí, pero no tardes mucho.

-Dame dos días,

-Está bien. Piénsalo. Nada más no vayas a perder lo más por lo menos.

Otra vez me costó trabajo dormir. No es fácil la decisión que debo tomar, pero recuerdo lo que habíamos platicado a propósito de asumir las consecuencias. Hace mucho años mi padre también me lo había dicho, tienes que afrontar las consecuencias de tus actos. Ahora tendré que hacerlo. 

LXII

 

Tengo un sueño. Soy un presidiario que purga una condena de cadena perpetua. Estando en prisión conozco a Olivia y ambos nos enamoramos. Ella me visita cada fin de semana, platicamos, nos besamos, hacemos el amor, en una palabra, nos amamos. Ambos sabemos de la cadena perpetua, así es que nos queda claro que la relación será así toda la vida.

Alguien me presenta a unos abogados buenísimos. Ellos apelan la sentencia y logran demostrar que los actos por los que me metieron a la cárcel no constituyen delito alguno. El juez me otorga la libertad.

Feliz, espero la llegada de mi amada para comunicarle la buena nueva, pero ella, antes que alegrarse, se molesta y se entristece. Y me dice que si salgo de la cárcel se acabará la relación.

Yo no puedo entenderla, pero ella me explica que así nos conocimos, que ambos sabíamos que pasaría toda la vida en la cárcel, que no espere que ahora que voy a salir ella se ponga tan contenta.

Yo me quedo muy triste, en verdad amo a Olivia, pienso en todo lo que podríamos hacer una vez que estuviera en libertad, pero no contaba con la reacción de mi amada que no acepta mi libertad.

La amo tanto que en algún momento cruza por mi mente la posibilidad de seguir en la cárcel con tal de no perderla; toda la noche, en prisión, le doy vueltas al asunto, no sé qué decisión tomar. Finalmente amanece y llega el carcelero con las llaves de mi celda y el papel de mi libertad. Yo sigo sin saber qué hacer, el carcelero abre la reja y en ese momento despierto.

Por Silvia Susana Jiménez Galicia-.

Siguiente edición

Comenta esta Bio ( indica en el titulo de que Bio estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2003