P o r t a l  d e  i n f o r m a c i ó n  t r a n s e x u a l
 
       
 

Buscan a la pareja de la transexual asesinada en Burgos para arrojar luz sobre su muerte 

Policías y personal de la Funeraria SanJosé esperan en la calle Alfareros, el jueves por la noche.

Compartir Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Delicious Menea la noticia aquí: Menea esta noticia

(Diario Digital Transexual; en La Red desde el año 2.000)  

  SUSCRIBIRME A NOTICIAS DIARIO DIGITAL 

Linsy Acosta Carmona mantenía al parecer una relación sentimental con un hombre de origen magrebí, a quien los investigadores tratan de localizar, mientras la Científica analiza los indicios recogidos en el piso y en el cadáver 

Luis López Araico/Diario de Burgo-. Policías y personal de la Funeraria SanJosé esperan en la calle Alfareros, el jueves por la noche.  

La transexual hallada muerta el jueves por la tarde en un piso de la calle Alfareros mantenía una relación sentimental con un hombre, al parecer de origen magrebí, al que los investigadores tratan de localizar para arrojar luz sobre su muerte violenta, según ha podido saber este periódico. Mientras, la Policía Científica ha comenzado el análisis de los indicios biológicos y materiales recogidos en la vivienda y en el cuerpo de la víctima, nacida en Colombia hace 40 años.

«Se trata de una labor compleja y minuciosa que no suele dar resultados de forma inmediata», reconoció ayer la subdelegada del Gobierno, Berta Tricio, a cuyo entender «aún es pronto para poder hablar de móvil» del crimen.

Linsy Acosta Carmona residía desde hace años en Burgos pero llevaba solo unos meses en la vivienda de la zona sur donde fue hallada muerta. Inicialmente, compartía piso con al menos otra persona pero luego se quedó sola. Sin embargo, en los últimos tiempos había un hombre en su vida. Algunas personas que trataban a la fallecida a diario creen que se aprovechaba de ella y que desaprobaba su modo de actuar y comportarse.

La fallecida se dedicaba a la prostitución, según han confirmado diversas fuentes y aseveran sin ninguna duda los residentes en el bloque a cuyos timbres llamaban por equivocación sus clientes o incluso ella misma, cuando no acertaba a abrir la puerta. La Policía también indaga entre sus últimas visitas para tratar de determinar qué ocurrió en las horas previas a su muerte violenta. Hay testigos que aseguran haberla visto discutir o tener pequeños altercados con algunos hombres en las cercanías de Alfareros en noches recientes.

Algunos vecinos aseguran que hace más de una semana que no ha visto ni escuchado nada en su piso de la cuarta planta, que ayer cambió el precinto policial por el del Juzgado de Instrucción número 1 de Burgos, que se ha hecho cargo de la investigación del crimen. Se apoyan también en el tiempo que lleva la ropa de su tendedero -un pantalón vaquero, una blusa roja y una colcha verde- que ayer nadie había retirado del patio interior y en el hedor que emana de su domicilio, aun tras la retirada del cadáver.

La autopsia, practicada en el Instituto de Medicina Legal de Burgos, se prolongó durante todo el día y por la noche su familia aún no había podido decidir cómo y dónde darle el último adiós.

Aunque no hacía mucha vida por la zona de San Agustín y San Pedro y San Felices, sus convecinos la recuerdan por su carácter alborotador y la afición a la bebida. En un bar se quedó dormida, un día tuvo bronca con un taxista y prácticamente todas las noches «daba guerra» dentro de su casa, según un vecino del segundo. La mujer a quien le había alquilado el piso se negó a comentar nada con este periódico y ni siquiera quiso confirmar si había recibido quejas de su inquilina, como así aseguraban los residentes en el número 5 de Alfareros.

Hace unos años, Linsy fue condenada por un juzgado de Logroño por sendas faltas de daños y lesiones contra 2 individuos y un agente policial de la capital riojana. Aunque constaba como domicilio suyo un piso del final de la calle Vitoria de Burgos, se la declaró en paradero desconocido

(Antecedente noticia)

Aparece muerta en Burgos con signos violencia mujer transexual nacionalidad colombiana

La Policía investiga la muerte violenta de una transexual, de nacionalidad colombiana, cuyo cadáver se encontró este jueves en el salón de la vivienda del cuarto piso del inmueble con el número 5 de la calle de los Alfareros, en el barrio de San Pedro y San Felices. 

Mundo/Actualización Diario Digital Transexual-. El cuerpo, que presentaba heridas de arma blanca, pero que falleció casi con toda seguridad por asfixia, llevaba varios días -de entre tres y cuatro, según fuentes consultadas-, en la vivienda. 

La fallecida, cuyo nombre se corresponde con las iniciales Linsia C. C. y de unos cuarenta años de edad, vivía sola en el piso y se dedicaba a la prostitución. 

La Policía acudió a la vivienda al recibir la llamada de una tía de la fallecida que llevaba varios días intentando ponerse en contacto con ella sin conseguirlo. Además de la imposibilidad de hablar con ella, se percibía en la planta mal olor debido a que se había iniciado ya el proceso de descomposición del cadáver. Otra llamada alertaba a los Servicios de Emergencia del 112 al filo de seis y veinte de la tarde. 

La causa y la fecha de la muerte se conocerá con más detalle cuando este vierees se efectúe la autopsia del cadáver en el Instituto Anatómico Forense. Una primera hipótesis indica que la muerte pudo ocurrir después de que la víctima se peleara con su o sus agresores, aunque en principio se cree que fue una sola persona quien cometió el crimen. 

La puerta de la vivienda no estaba forzada

Los policías encontraron rastros de sangre en la estancia donde apareció el cadáver. La puerta de la vivienda no estaba forzada, por lo que se considera que la abrió bien porque era una cita concertada o alguien conocido. 

Las primeras investigaciones para determinar la autoría de este crimen se centran en conocer a quiénes frecuentaba la víctima y cuál era su círculo de relaciones. Varios allegados prestaron declaración en las dependencias de la Comisaría de Policía. 

Algunos vecinos del inmueble se había quejado ya con anterioridad del número de entradas y salidas de personas de la vivienda. De hecho, los investigadores hablaron con varios vecinos en el mismo lugar de los hechos. Una de las personas interrogadas señaló con posterioridad a este periódico que ni había observado nada extraño ni escuchado ruidos anormales en la vivienda donde apareció el cadáver durante estos días. 

Sí confirmó que era un piso alquilado en el que entraban y salían diferentes personas a cualquier hora del día. Tres miembros de la Policía Científica de la Comisaría de Burgos permanecieron durante más de dos horas en la vivienda. Abandonaron el inmueble poco antes de que los servicios funerarios trasladaran el cuerpo sobre las ocho y media de la tarde, pero regresaron de nuevo al piso poco después. Fuentes consultadas señalaron que estos agentes volverán hoy al piso para, ya con luz natural, efectuar una inspección ocular y un registro más exhaustivo del lugar donde ocurrieron los hechos. 

La presencia de varios coches patrulla de la Policía atrajo la atención de vecinos y transeúntes que permanecieron en los alrededores observando las idas y venidas de policías y miembros de los servicios sanitarios. 

C. A. 09-10-2009 Comenta esta noticia ( indica en el titulo de que noticia estas hablando)

 
  © Carla Antonelli. 2009

Free counter and web stats